miércoles, abril 24, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ATENTADO A TRABAJADORES


El 20 de septiembre de los corrientes se inició el paro de pilotos más largo de la historia de la aviación comercial en el mundo – el record lo tenían los pilotos de la aerolínea Iberia que en 2012 alcanzaron los 24 días en cese de actividades-, las cifras son contundentes: 700 tripuladores vinculados a la huelga, más de 50 millones de dólares en pérdidas, cerca de 6 mil vuelos cancelados y algo así como 350 mil pasajeros que no pudieron viajar.

Como nunca se había visto en Colombia los pilotos de Avianca afiliados a la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles, ACDAC, salieron a marchar el pasado jueves 12 de octubre junto a profesores, empleados de la salud, organizaciones no gubernamentales y en general todas las centrales obreras para reclamar el cumplimiento de los acuerdos firmados y el respeto por las garantías laborales vigentes.

Sin embargo y debajo de las protestas que exigen reivindicaciones laborales y salariales, hay una disputa de fondo. El conflicto laboral de la aerolínea Avianca con los pilotos vinculados a la empresa, que se ha dado en un mar de declaraciones que van desde lo moral y lo ético hasta los excesos, llegó a los estrados judiciales, arrojando como resultado el fallo del Tribunal Superior de Bogotá que declaró la huelga de ilegal, por ser el transporte aéreo un servicio público esencial, lo que permitiría, en palabras del mismo magistrado que anunció el fallo, que la aerolínea pudiera despedir a los participantes del cese de actividades.

Declarar el transporte aéreo como esencial es por decir lo menos un despropósito que muestra el carácter del fallo, de hecho, y según la revista Portafolios, que reveló un estudio del Centro de Pensamiento Raddar, cerca del 54% de la población colombiana no sabe qué es viajar en avión y de los usuarios de este tipo de transporte, la mayoría corresponden a los estratos 5 y 6, dejando claro que la población más vulnerable está excluida de este servicio público “esencial”.

Nada impensado para nuestra nación. Hay que tener en cuenta que la cifra de viajeros por aire se ha elevado con la aparición reciente de las aerolíneas de bajo costo, que han puesto la oferta en otra dimensión, porque hasta hace cerca de 10 años los tiquetes aéreos eran un lujo para muy pocos.

A lo anterior hay que sumar que Avianca no es la única empresa aérea que sirve al país, de hecho en la actualidad cerca de 10 aerolíneas de pasajeros operan desde Colombia, lo que implica que de ser el transporte aéreo de pasajeros un servicio público esencial, que como ya se dijo no lo es, otras nueve empresas podrían suplir la necesidad de los usuarios.

En esa realidad, es claro que el fallo tiene como objetivo único la desarticulación del movimiento huelguístico de los pilotos de Avianca y queda como precedente peligroso para las demás luchas laborales que se puedan generar, pues serían muy vulnerables a la declaratoria de ilegalidad con cualquier argumento.

En ese marco se generó la protesta de las Centrales Obreras el pasado 12 de octubre, pues aunque al respecto se ha hecho poca publicidad, y de los verdaderos alcances del fallo se ha hablado poco, es una realidad que los sindicatos tienen claro cuáles son los peligros que de un fallo de tal magnitud puedan emerger.


Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.