jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

AMNESIA


“Que el día 19 de marzo de 2.002, en la vereda el Milagro Jurisdicción del municipio de Tibú, departamento de Norte de Santander, República de Colombia, una columna de las FARC-EP acompañada de unidades del ELN enfrentó combate durante 4 horas y media con tropas adscritas al batallón mecanizado Maza con los siguientes resultados: 30 soldados muertos, un número indeterminado de heridos, propios 2 muertos y 5 heridos.

Recuperado: una ametralladora m-60 tipo comando con un cañón de repuesto, 15 fusiles galil 2,23 y 87 proveedores para los mismos, 2 lanzagranadas m-79 múltiple, 4 rokes, 1 radio PRC y un Motorola, 3 mil tiros 2,23, 3 cananas de 100 tiros para m-60, 3 granadas de m-60, 12 granadas de mano, intendencia varia”. [www.farc-ep.co 20 de abril de 2002]

“Diez militares muertos (un soboficial y nueve soldados) y más de 20 heridos dejó un ataque en la madrugada de este miércoles de las Farc en el municipio de Buenos Aires, en el norte de Cauca.” [Vanguardia.com 15 de abril de 2015]

“PÁNICO Y DESOLACIÓN EN MIRAFLORES

El horror de la guerra se tomó a Miraflores (Guaviare). De las bases del Ejército y la Policía Antinarcóticos solo quedaron escombros. Otras cinco casas cercanas a las bases militares también fueron destruidas.” [El Tiempo. 7 de agosto de 1998.]

“Un grupo de más de cien hombres que vestían prendas militares y portaban armas de corto y largo alcance, empezaron desde el martes 15 de julio y hasta la madrugada del domingo 20 de julio a ejecutar selectiva y gradualmente a habitantes del casco urbano y zona rural del municipio de Mapiripán (Meta), en límites con el departamento del Guaviare.” [El Tiempo. 22 de julio de 1997]

“Los diputados del Valle fueron asesinados con 95 disparos de fusil AK – 47, el arma usada por las Farc” [Revista Semana. Noviembre 28 de 2007]

Estos eran los titulares y noticias con los que hace cerca de 2 años nos levantábamos todos los colombianos, no había tregua, no había festivos ni navidades. Hoy después de un año de ratificada la negociación de la Habana y de poco más de dos años de haber decretado una tregua bilateral, Colombia abre sus ojos con otras noticias.

Sin embargo, parece que para muchos políticos y líderes la tranquilidad del pueblo es su pesadilla. Desde todas las esferas de poder se han puesto tropiezos a la materialización de los acuerdos firmados entre la guerrilla de las FARC y el gobierno nacional, y aunque todas las zancadillas han tenido su origen en un Congreso incapaz de asumir sus retos en una Colombia diferente, hoy todas las ramas del poder se han encargado de poner su granito de arena para evitar llevar a feliz término los acuerdos.

Lo peor radica en que en el lado de las FARC, que han cumplido su parte del acuerdo, ya empiezan a oírse voces de inconformidad. El máximo líder de la exguerrilla, Rodrigo Londoño, envió una carta abierta al Secretario General de la ONU, en la que manifiesta su inconformidad por el incumplimiento de lo pactado por parte del Estado colombiano: “[…] sino nuestra más encendida alarma por la forma como el Estado colombiano actúa en materia de la implementación de los Acuerdos referidos. Como es de su conocimiento, el señor Jeffrey Feltman, su Secretario Adjunto para Asuntos Políticos, recién terminó su visita a Colombia, en donde pudo constatar personalmente el incumplimiento estatal de lo acordado.”

Y termina la misiva citando las palabras de Jeffrey Feltman, Secretario Adjunto para Asuntos Políticos de la ONU: “El no cumplir con este compromiso esencial, después de la entrega de las armas, tendría repercusiones muy graves para el proceso y no sería entendido ni aceptado por la comunidad internacional”.

Lo de menos es la comunidad internacional, ya hemos quedado como un país totalmente guerrerista, lo que hay que tener en cuenta es que fueron más 7000 guerrilleros desmovilizados, a los que no les tiembla la mano para volver a coger las armas, además debemos recordar que la guerrilla de las FARC surgió y se ha fortalecido por el incumplimiento del Estado de los compromisos adquiridos.


Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.