jueves, julio 25, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

DESILUSIÓN


Muchos dirán, comenzando por el director de este portal, que era un acto de pura ingenuidad, y sí, lo reconozco, esperaba algo diferente con el lanzamiento del partido de las FARC, pero por lo que han demostrado se vaticina algo igual, porque peor no puede ser.

La proclamación de los candidatos al Senado, la Cámara y la Presidencia del país, demuestra que la exguerrilla viene a jugar de la misma manera en que han jugado los partidos tradicionales, los que creíamos que el naciente partido podría ser el ángulo para un triángulo electoral un poco menos desigual nos equivocamos, y de qué manera.

Ya habían dado puntadas en su discurso, que al estilo del Centro Democrático, Cambio Radical y los demás, cogieron como caballo de batalla la vulgar corrupción colombiana, intentaron distanciarse un poco cuando hablaron de una ley de tierras que cobije a los campesinos menos favorecidos, nada menos se podría esperar de ellos, una guerrilla que surgió y se fortaleció en el campesinado.

Hasta ahí un empate, un tema que tiene indignada a la Nación, que toca las fibras más sensibles de la población colombiana como ha sido la corrupción debe hacer parte del discurso electoral de un partido, y un tema completamente impopular entre la población de las grandes ciudades, que son las que eligen, que se alegró porque según Uribe en su presidencia podríamos salir a las fincas sin temor, así un número muy reducido de los habitantes tengan un terruño, hacen que se piense en el discurso de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común como un discurso estratégico.

Sin embargo a la hora de mostrar sus cartas electorales la nueva FARC, desnuda su caída en los vicios de la democracia colombiana. Está bien, Rodrigo Londoño, por representar lo que representa, no podría estar en otro campo (igualmente para nadie es un secreto que esté el que esté en el tarjetón para la Presidencia de Colombia por el partido FARC, se ha quemado), pero para las curules que lograron en la negociación, sí era de esperarse unos cuadros un poco más de línea intelectual y social que ideológica y militar, que es lo que hicieron.

Una vez más las FARC sobredimensionan su realidad, (política, no militar) al mismo tiempo son víctimas de su arrogancia y soberbia y dejan ver que en el juego de la democracia, sufrirán lo que muchos de los colombianos sufrieron. Han mostrado su ingenuidad, al mantener un nombre cuya sigla opacará los aportes que haga y han puesto a elección unos hombres a los que por más maquillaje que se les aplique tienen una de las más malas percepciones entre los colombianos.

En otras palabras, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, entrará al Congreso por la negociación, y no obtendrá una curul más de las conquistadas en la Habana.


Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.