domingo, mayo 19, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TRANQUILOS Y PRUDENTES

 

El Primer Debate entre candidatos a la Presidencia de la República realizado por Teleantioquia y la Revista Semana inició bastante formal con unos aspirantes tranquilos y prudentes como unas monjitas de la caridad.

Como dato importante debe resaltarse el trabajo y buen resultado de la alianza entre el canal regional y la revista capitalina que lograron ser tendencia en twitter en el país por hora y media, además de lograr más de 100 mil televidentes a través de Facebook y Teleantioquia online, sin contar la medición de IBOPE.

Vamos al grano. Entre la cháchara de los candidatos lo más rescatable fue al finalizar el foro con las preguntas de si o no, que revelaron puntos cruciales de los que se pega el “ciudadano preocupado” para elegir un candidato de preferencia.

Sobre la intención de mantener los Acuerdos con las FARC Iván Duque, el uribista fue claro en admitir que es necesario hacer cambios, mientras Petro, Fajardo y Vargas dijeron que sí.

En lo que tiene que ver con la legalización de la marihuana nuevamente Iván Duque admitió que no le gusta la idea, contrario a lo que explican Petro, Fajardo y Vargas que sí están de acuerdo con el consumo mínimo de “marimba”. Bueno, a “Varguitas” le gusta sólo la medicinal, no la recreativa como a mi…

Con respecto al matrimonio gay, tema bastante controversial, los cuatro aspirantes manifestaron estar de acuerdo, mientras sobre un eventual dialogo con el Ejército de Liberación Nacional, ELN, Duque y Vargas coinciden con un no rotundo, a lo que Petro y Fajardo con el sí.

Con respecto a temas importantes como infraestructura, orden público, dosis mínima, economía, corrupción, salud, medioambiente, justicia, reforma política, y competitividad, los cuatro candidatos dijeron lo que quienes están habilitados para votar, incluidos los indecisos, quieren escuchar: “casi todo hay que cambiarlo”…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.