martes, junio 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CALIFICACIÓN: 2.9 – REPROBADO

Desde la noche del pasado domingo cuando culminó la primera vuelta presidencial, “El Pollo” de Uribe bajó el tono para intentar acercarse al centro y despegarse un poco de la derecha, y Petro, mesuró también su discurso de izquierda con el mismo objetivo de Centro Democrático: pescar en los 4 millones 500 mil personas que votaron por “El Profe” Fajardo.

“Amor no quita conocimiento”. Entre los grandes ganadores de la primera vuelta se encuentra el exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia, quien logró en el Departamento la segunda y más importante votación cercana a los 732 mil votos, pese a los cuestionamientos por mal administrador de dineros públicos. En Bogotá ganó con un millón 200 mil votos dejando al exalcalde Petro en segundo lugar y a Duque en el tercero con 900 mil votos mal contados.

Todo hay que decirlo, una semana más de campaña y Fajardo pasa a la segunda vuelta presidencial sin el mayor de los inconvenientes, pero la realidad es otra, “El Profe”, perdió el examen en 2.9 por haber desestimado la alianza que en su momento planteó Humberto De La Calle, empujón que lo tendría en la segunda vuelta.

Ahora, Fajardo fue claro al expresar que no va ni con Petro, ni con Uribe, además, que no le interesa participar como candidato en las próximas contiendas electorales de manera personal, pero sí admitió, que le ayudará a otros posibles aspirantes en Antioquia y Bogotá.

Los 4.5 millones de votos, en su mayoría prestados, que obtuvo Fajardo, son el resultado del caudal del Partido Verde (1.3 millones), una parte del Polo (0.7), más el voto de opinión, cuantía que genera en los dos candidatos que disputarán la presidencia el domingo 17 de junio una gran expectativa para alcanzar el triunfo.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.