jueves, abril 11, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“EL PAQUETAZO”

La desfavorabilidad del Presidente Iván Duque, a quien los capuchos le metieron el remoquete de “El Paquetazo” es de tal proporción, que hasta el senador y orientador de Centro Democrático Álvaro Uribe, reconoció públicamente que al mandatario de los colombianos le «falta mucho, pero trabaja para mejorar”…

Iván Duque tiene a más de uno de sus seguidores defraudado porque no ha acertado en nada desde que se posesionó el siete de agosto del año anterior como presidente. Su desfavorabilidad alcanza el 69%, resultado de la percepción que tiene el país sobre su modesta gestión como mandatario.

Duque, el Subpresidente, como lo llama la recién alcaldesa electa de Bogotá Claudia Nayibe López, afronta otro de los peores paros liderado por organizaciones obreras, el magisterio y estudiantes universitarios que vienen reclamando desde el año anterior sus derechos.

Reformas pensional y laboral, la supuesta transformación del Régimen de Prima Media, el cambio de la base de cotización en salud para pensionados, el presupuesto para universidades públicas y mejoramiento de los servicios de salud para profesores son algunas de las reclamaciones que a grito herido piden los trabajadores del país…

En Medellín desde el martes en la tarde empezaron las protestas, los estudiantes de la Universidad Nacional bloquearon la autopista en ambos sentidos lo que hizo colapsar el tráfico en el norte de la ciudad, pero eso no es nada en comparación con la propuesta de pagar a trabajadores por horas…

El gobierno no tiene brújula, mientras la Ministra del Trabajo, Alicia Arango dice una cosa, el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, parece obedecer a los intereses de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional, sin constatar la realidad que afrontan la mayoría de los colombianos: la pobreza…

A Duque, al presidente se lo pasan por la faja, los subalternos no le copian, no le hacen caso, hablan más de la cuenta. Ahí mandó llamar a Pachito Santos el embajador de Colombia en Washington tras filtrarse una conversación con Claudia Blum, la nueva canciller en la que despotrican de sus compañeros de trabajo, igual de malos a ellos, el exministro Botero y el nuevo mindefensa Carlos Holmes Trujillo.

Hay que ser realistas, Duque, “El Paquetazo”, no ha dado pie con bola, desde que se posesionó lo único que ha obtenido es estrés y desaciertos. En agosto de 2018 los profesores lo recibieron con un cese de actividades que fue apoyado también por los estudiantes universitarios, luego los indígenas del sur, los del Cauca, lo pusieron a tomar yagé y adorar la Pachamama para que le desbloquearan la carretera Panamericana, hecho que desabasteció de comida la mitad del país.

Superada la crisis que causó la Minga Indígena aparece Casquilla, el impopular Ministro de Hacienda con su Ley de Financiamiento radicada en el Congreso diseñada para golpear la clase media colombiana que por vicios procedimentales, afortunadamente, fue declarada inexequible por parte de la Corte Constitucional.

Pero ni el gobierno, ni Carrasquilla entienden, esta semana dicha Ley reinició su recorrido en el Congreso del que se avizora sea bastante costoso, puesto que un senador o representante sin mermelada no funciona, no aprueba…

Iván Duque, un desastre peor que Botero diría Pachito, un desacierto, pero al fin y al cabo el Presidente que desilusionó a la mayoría de los colombianos que votaron por él debido a que en campaña se esforzó por demostrar lo que no era: Inteligente, tal vez lo sea, lo que pasa es que no se le nota. Queda repetir lo que a finales del siglo pasado manifestó Don Emiliano Zapata: “si no hay justicia para el pueblo que no haya paz para el gobierno”… ¡que la marcha no sea sólo hoy!…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.