jueves, abril 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

SENSATEZ Y HUMILDAD

No gobierna quien quiere sino quien puede. Gobernar es un arte, independientemente del sistema que impere, un gobernante se debe a su gente, y para ello requiere una alta dosis de sensatez y humildad. Quizás el principal enemigo de los gobernantes no sea su ignorancia en algunos temas, sino y más la soberbia y el apego al poder, que está demostrado es adictivo.

Sin duda alguna, atravesamos una crisis de gobernabilidad y de líderes, tanto a nivel nacional como local.

En el país la herencia maldita de Uribe, (con la consabida excepción de Santos), ha creado una crisis en la gobernabilidad de tamaño mayúsculo, han empezado las cifras a demostrar lo que mucho quieren tapar pero que es imposible: socialmente Colombia transita uno de los periodos más desafortunados de su historia, y económicamente, así nos distraigan con el sofisma del buen crecimiento económico del país, las cuentas no cuadran. Lo peor es que la actitud del incapaz coincidente con la descripción anterior de los gobernantes no ayuda en nada a enderezar el sendero tortuoso que caminamos.

Por otro lado, a nivel local, nos hemos encontrado con unos gobernantes bastante egocéntricos, que olvidan la ciudad que los eligió y gobiernan para ciudades donde se formaron o que crearon en su mente.

Esto, histórico durante los últimos gobiernos, ha construido una Medellín envidiada por muchos colombianos, pero que carece de identidad cultural y de definición de vocación económica.

El pasado amanecer del primero de diciembre, de nuevo el cielo de Medellín se iluminó con la pólvora, los cerros de la Capital de la Montaña fueron todos un despliegue de iluminación y color en lo ya reconocido a nivel Nacional, la maldita alborada.

Nadie podrá negar que Fico intentó dentro de su mandato eliminar esta práctica heredada del narco, y que la disminuyó de manera significativa, sin embargo y pese a su prohibición, la costumbre de bienvenida a la navidad continúa. La pólvora es un alto contaminante ambiental, genera alto grado de estrés en los animales y es peligrosa para las personas, sin embargo y teniendo claro que todos sabemos esto, la alborada continúa.

Surge entonces la pregunta, ¿es eso lo que la ciudad quiere?, ¿este tipo de conducta solo molesta a Fico y a otro tanto de desprevenidos?, ¿sería mejor quitar la prohibición y activar la alarma roja en los hospitales? Y en resumen, ¿cuál ciudad gobierna Fico la que él quiere construir o la que hay?

Para seguir con la línea inicial que parece se perdiera, hay una pregunta adicional, ¿a qué ciudad llegó Quintero, a la que hay, a la de Fico o la que él quiere construir?

Algo así sucedió con el país, Centro Democrático destruyó lo construido por su anterior para reconstruir las ruinas que ellos mismo generaron.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.