sábado, julio 13, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

INCUMPLIMIENTO (parte uno)

En el centro comercial Bosque Plaza frente a la estación Universidad del Metro hay un café llamado Paraíso. Su bella y amable propietaria, Tatiana, intentó hacer una apuesta suprema por el proceso de paz: preparaba su café y las bebidas basadas en éste con el grano producido en el municipio de Ituango por excombatientes que se la jugaron por la reinserción.

En el mes de diciembre cuando llegué a tomarme mi cotidiana bebida me di cuenta que lo había cambiado por otro café del grupo que produce “Amor Perfecto”, al indagar me comentó que “Paramillo”, el café producido por excombatientes no podía garantizarle permanente provisión, que ella creería que lo iban a sacar del mercado.

Al parecer, y después de indagar con los comercializadores y algunos miembros del Espacio Territorial de Capacitación y Reinserción, el asunto responde más a un cambio de estrategia comercial que otra cosa.

Sin embargo, la realidad es que el actual agonizante proceso de paz recae en la espalda de lo que algunos han llamado la guerrillerada, el gobierno, fiel a su promesa de campaña, ha hecho un ataque abierto, descarado y, por desgracia acertado, contra él y el partido de la flor, ha sido incapaz de generar percepción que le posibilite proponer cambios significativos en el sistema colombiano y defender lo logrado en el pacto de La Habana.

Para los excombatientes reunidos en los ETCR, la vida diaria es un nuevo combate, esta vez sin armas y contra la ignominia y el desinterés de la sociedad a la que parece no le preocupa un grupo armado más. El gobierno ha incumplido todos los acuerdos, empezando por el económico, no hay capacitaciones y mucho menos un apoyo real a los proyectos productivos que les garantizaría a los antiguos guerrilleros una verdadera reinserción a la vida civil.

Lo poco que han podido hacer los integrantes de los Espacios, se ha logrado gracias a la presencia de organizaciones internacionales, que captoras de recursos públicos y privados, provenientes en la mayoría de los casos de entidades extranjeras, los acompañan.

Una de estas organizaciones, que más presencia ha hecho en Antioquia, es “Paso Colombia” una ONG que se la ha jugado con apoyo económico y capacitaciones, sin embargo el desinterés general de la sociedad colombiana, y particularmente del Estado y de la empresa privada ha conllevado a que el proceso de paz esté en cuidados especiales.

Paso Colombia ha acompañado varios proyectos productivos, entre ellos el casi único exitoso, “café La Esperanza”, y su producto “Café Espíritu de Paz con el que los excombatientes reunidos en los ETCR del Departamento de Cauca ganaron el primer puesto en el concurso al café de calidad “Ernesto Illy”, entregado por la multinacional italiana Illy Café.

El éxito de este proyecto se debe a la posibilidad que la Multinacional les brindó al garantizarles un precio estable y la compra de una cantidad significativa de la cosecha del grano, además de la vinculación de otras empresas extranjeras en la compra del producto.

Desgraciadamente los esfuerzos de este tipo de organizaciones no son suficientes para garantizarle a los casi ocho mil excombatientes que se acogieron al proceso su continuidad y posibilidad de reinserción plena.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.