EL TRIÁNGULO DE LA BERMUDAS

EL TRIÁNGULO DE LA BERMUDAS

En días pasados empezó a configurarse una alianza que de materializarse será la carta de la derecha tradicional en las próximas elecciones presidenciales de 2022 en Colombia.

Al Ubérrimo, la hacienda del “Triple Ex” llegaron los Char, la tradicional familia política de la Costa Atlántica, dueños de las tiendas Olímpica y otros conglomerados económicos, que cargados de obsequios, como los reyes magos, están abonando el terreno para una unión completamente electorera y populista entre ellos, el líder del Centro Democrático y el partido de la “U”, por lo menos de lo que queda de él, encabezado también por la electorera Dilian Francisca Toro.

El terrible Triángulo que además será multirregional, pues el “Triple Ex” es el elector por naturaleza del eje cafetero y Antioquia (nos disculpa el país por eso), los Char del norte del País, y Francisca de buena parte del occidente, donde poca acogida tiene Uribe, será capaz de acoger en su seno enorme cantidades de votos.

Sin embargo, lo que para algunos es tan claro y estratégico para otros es solo una jugada desesperada del expresidente para paliar la evidente derrota que se le adviene producto de la pésima gestión del “que dijo Uribe” hace dos años.

La unión de esos tres ángulos representantes ellos de lo más “granando” de la política colombiana que pareciera expedita y casi que natural, deberá sortear algunos obstáculos no sencillos: los partidos a los que pertenecen cada uno de esos representantes.

Muy seguramente lo que queda de la “U” hará lo que Toro diga pues para un partido que se ha desgranado como mazorca y en estado de cuidados intensivos cualquier cosa será ganancia. No pasa lo mismo en los otros dos.

Por un lado, Cambio Radical, al que pertenecen los Char, y que se le torció a su líder natural en las elecciones pasadas, todavía tendrá que lidiar con él, Vargas Lleras ha mostrado su astucia, sagacidad e injerencia, al lograr que el Congreso de la República ponga cortapisas a muchas iniciativas de gobierno.

Y por el otro, así Centro Democrático se deba por y a Uribe, muchos integrantes de ese partido han hecho juiciosa, obediente y pacientemente la tarea con, seguramente aspiraciones presidenciales reales y creo que no verán con buenos ojos que sea ahora una alianza quien determine su candidato tomándolo de afuera.

Lo evidente es que las alianzas empiezan a vislumbrarse, en ellas no importan acuerdos programáticos o agendas comunes (sino ver a Benedetti haciéndole fila a Petro), sino, y perdónenme la expresión, vulgares votos conseguidos a cualquier precio.

El “Triple Ex” la tiene clara, tiene que asegurar que el sucesor de “El Incapaz” le haga suavecito, y para eso hará lo que tenga que hacer, pues de lo contrario fácilmente se le vendrá el cielo encima. Esa la importancia de la alianza que se empieza a construir.

ESTRIBILLO:

La noticia de las negociaciones de las vacunas no cambiará la percepción que el país (y el mundo) tienen del presidente de Colombia, pues es lo menos que un gobernante tendría que hacer en una pandemia.

El nivel de inseguridad que se está viviendo en la capital de la montaña es abrumador, sectores como el centro, y el norte están en manos de la delincuencia. ¿Y el alcalde? Bien gracias.

Deja un comentario