“SEÑORA COLOMBIA”

“SEÑORA COLOMBIA”

Acepto que me equivoqué. Estaba convencido que la complejidad de la pandemia, incluidas las pérdidas que dejó el 2020 se habían superado en un 50% y que el año 2021 por duro que fuera, sería más llevadero…

La crisis económica del 2020 apenas la estamos sintiendo, por lo menos los que intentamos hacer algo por cuenta propia, los que trabajamos de manera independiente, los que tenemos algún emprendimiento.

A los empleados estatales sólo se les baja el trabajo, no el salario, les disminuye la labor por falta de oficio, de público, de ciudadanos para atender.

A los pobres no les pasa nada, ni diarrea les da, todo se les subsidia y pueden que coman mierda, pero algo es algo, peor es nada…

A los otros, a nosotros, la clase media emergente ni las putas preguntan para que servimos, no somos pobres para que nos subsidien, pero tampoco ricos para que el establecimiento gubernamental nos arrope y nos exima de subsidiar a los pobres y pagar impuestos al gobierno para que proteja a los ricos…

La economía se encuentra en una activación del 30% aproximadamente con respecto al 2019, me equivocaré por poco, especialmente para los que pertenecen al clúster comercial de los almacenes de ropa, accesorios, librerías y ópticas, entre otros que no hacen parte de manera directa de la canasta familiar.

El asunto es que con ese 30% hay que asumir los costos fijos mensuales del 2021 y las deudas que dejó el 2020. Mientras tanto al gobierno del presentador apenas le alcanza para pensar la manera más rápida de incrementar impuestos…

De lo que también estoy convencido es que si todos perdemos un poquito es más fácil, pero ese convencimiento de mi parte es sólo una buena intención, pomada o mierda de la que le logran arrebatar a los pobres, con la que, en este mismo momento, están embadurnando el camino al fracaso.

Mierda es mierda, el gobierno se la da a los pobres y a la clase media nos la quita, nadie nos da nada, es más, no necesitamos que nos den, pero si que se nos ofrezcan garantías, por lo menos para trabajar…

La última encuesta de Invamer abril de 2021 en la que se revelan las proyecciones y estadística sobre intención de voto presidencial, incluida la medición de la desfavorabilidad del “presentador de televisión pública” es más que real.

La falta de credibilidad del gobierno y sus acciones hacen que, los colombianos, de acuerdo con la estadística, miren hacia el lado diferente de “lo que diga Uribe”.

El mal en Colombia es que el gobierno pretenda que el país continúe siendo parte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, una entidad que la conforman unos 40 estados, países de modo financiero, con plata, que se reúnen para trazar el nuevo ordenamiento mundial que por obvia razón es absolutamente neoliberal: “el que no trabaje que no coma”…

En palabras sencillas, para hacerme entender, la OCDE es como el Country o el NOGAL, allá van a tomar whisky y ginebra para hacer negocios. El gobierno colombiano con lo arribista que es quiere pertenecer a ese vecindario y grupo elitista, razón por la que, la OCDEC, exige, pague allí, compré allá, suba aquí, más impuestos, viabilidad financiera…

Seamos sensatos, a la “señora Colombia” no le da para ir a un club, ni al Country ni al Nogal. A “la señora” sólo le alcanza para Comfama o Comfenalco.

TODOS A MARCHAR

La reforma tributaria en plena pandemia, la falta de celeridad en las jornadas de vacunación contra el bicho, entre otros desaciertos de las medidas y decisiones tomadas por el presidente Iván Duque generaron, por lo menos, dos cosas: el incremento de su desfavorabilidad y las protestas contra su gobierno.

One thought on ““SEÑORA COLOMBIA”

Deja un comentario