MAL MOMENTO

MAL MOMENTO

La Alcaldía de Medellín ha emprendido una maratónica realización de obras públicas que con absoluta seguridad impactan de manera positiva el empleo en una ciudad que lo ha visto disminuido en los últimos 18 meses.

Sin embargo y completamente contradictorio a lo anterior, se ve cómo algunos programas de la misma Alcaldía se ven castigados, afectando con esto las finanzas personales de miles de funcionarios que cumplen funciones de gran importancia para la comunidad.

En un acto completamente sorprendente, la semana anterior los entrenadores, gestores y profesores del Inder Medellín, fueron notificados por correo electrónico de la suspensión de sus contratos e invitados de manera vergonzosa a presentar propuestas de ajuste fiscal desde cada uno de ellos, para menguar el impacto que la implementación de los programas ofrecidos por la entidad genera al fisco municipal.

La condición de este tipo de funcionarios es supremamente irregular, reciben honorarios que están altamente gravados y su contratación es, en extremo, volátil, tanto así que se ha llegado a momentos en que los contratos son suspendidos por la presencia de un puente festivo.

Pero además del impacto económico que medidas absurdas como esa generan en miles de familias, hay un impacto social que no puede valorarse en términos económicos. Muchos niños tienen como única escapatoria a su cotidianeidad los programas del Inder, que en los últimos meses se han visto fortalecidos por la ausencia de una escuela presencial, algo similar ocurre con personas mayores que también tenían como escape las actividades organizadas por la Alcaldía a través del Inder.

En otras palabras, estas medidas son completamente antisociales desde donde se les mire, y afectan de manera directa a las personas más vulnerables de la ciudad: contratistas, niños y ancianos. Esperemos que corrijan de manera pronta esa actitud mezquina de algunas dependencias de la administración de Medellín y piensen en formas diferentes de paliar las consecuencias de la pandemia.

One thought on “MAL MOMENTO

Deja un comentario