BAILE DISTINTO

BAILE DISTINTO

Las “elecciones primarias”, la antesala para el inicio de la firme campaña presidencial en el mes de marzo de 2022, luego de elegir el nuevo congreso y después de las consultas partidistas que escogerán candidatos únicos de coaliciones, está bastante emocionante.

El partido de César, por ejemplo, anda en problemas al carecer de un aspirante fuerte que pueda representar a los liberales durante las elecciones presidenciales del año entrante.

Al interior del liberalismo ven con preocupación la situación debido a que la aspiración del exministro y exrector Alejandro Gaviria no despega y en las encuestas como la realizada por la revista que dirige Victoria Eugenia sólo alcanzó el 2,6%.

Podría interesarle: GAVIRIA, LISTO…

Pero el negociador es habilidoso, César se las ingeniará como lo hizo en la campaña de 2018 que desgastó al pobre Humberto De La Calle en una consulta antes de tiempo, además que ayudó a descabezar a Germán Vargas para salir a negociar con el uribismo por debajo de la mesa para apoyar al actual mandatario.

Los liberales apoyaron a Duque en la pasada campaña de 2018 pasando por encima del ideario del partido que sólo quedó escrito en papel higiénico para limpiar esa gran deposición…

Lo claro, hoy, es que Gaviria está buscando “muñeco”, y el as bajo la manga que tiene el expresidente y director del Partido Liberal es el cuasi cincuentón Juan Manuel Galán, el hijo dientón de Luis Carlos que hace parte de la Coalición de la Esperanza y quien en la encuesta de Victoria Eugenia se ubicó en el cuarto lugar con un 4,2% por debajo de Petro, Fajardo y Hernández, pero por encima de Cabal, Fico y Alejo Gaviria.

Integrantes de la bancada de congresistas por Antioquia argumentan que es más fácil, no sólo para el jefe Gaviria, sino también para lograr el apoyo de ellos mismos, llegar a acuerdos con el hijo de Galán que perteneció al partido, que acercarse a Sergio Fajardo, el segundo en las encuestas, pero con quien han tenido largas, profundas e irreconciliables diferencias, por pedante, soberbio y clasista.

Qué tal: GIRO DE TABLERO

La característica del momento de campaña para el ciudadano preocupado es que para primera vuelta presidencial votará por quien quiera, por el que desea, por quien le genera emoción, para la segunda vuelta es completamente distinto…

En la segunda vuelta presidencial el protagonista es el denominado voto útil, que se decide de acuerdo a la conveniencia y circunstancia.

Por ejemplo, equis ciudadano votó por el aspirante deseado en primera, pero los resultados no favorecieron a su candidato para pasar a la segunda vuelta.

Lo que se ha evidenciado es que ese mismo ciudadano, despojado de cualquier emoción decide que su voto para segunda vuelta sea más estratégico y menos emocional, por lo que es capaz de votar por un candidato que no le gusta por el sólo hecho de votar en contra del otro que le parece peor, así ha sido y así será…

Ahora bien, están diciendo que no habrá segunda vuelta en junio del 2022, porque aseguran que Gustavo Francisco ganará de un totazo la presidencia de la república en la primera vuelta en mayo…

Hechos y datos, 36’000.000 (treinta y seis millones) de personas aproximadamente fueron las que estuvieron habilitadas para votar en el 2018 tanto para congreso como para primera y segunda vuelta presidencial, según la Registraduría.

El resultado electoral de la primera vuelta el 27 de mayo de 2018 fue más o menos de 19’600.000 (diecinueve millones seiscientos mil) votos, incluidos voto en blanco, nulos y no marcados. El abstencionismo fue de 16’400.000 (dieciséis millones cuatrocientos mil) votos un 45% aproximadamente…

En el escenario de las suposiciones podríamos decir que las personas habilitadas para votar en las elecciones presidenciales del año entrante podrían incrementarse a 40 millones si se tiene en cuenta que al 27 de septiembre de esta anualidad el censo electoral iba en más de 38’600’000 (treinta y ocho millones seiscientos mil) personas habilitadas.

Algo debería cambiar para que la ciudadanía elija a alguien diferente de quienes nos han gobernado los últimos 30 años, pero si se conserva la misma tendencia del 2018, obvio, uno, la izquierda no gobernará el próximo periodo, y, dos, hay segunda vuelta presidencial que será bastante entretenida.

La certeza para estas elecciones es que el “fijazo” para la segunda vuelta es Gustavo Francisco, el asunto es con quién pasa a la recta final de las elecciones. Sí pasa con el que diga Uribe podría ganar la presidencia, si pasa con un candidato de centro que no represente el gobierno de Duque, el baile es distinto, veremos…

Deja un comentario