¿Sabías que cuando alguien hace fraude lo pagamos entre todos?

¿Sabías que cuando alguien hace fraude lo pagamos entre todos?

El fenómeno de la defraudación de fluidos consiste en la apropiación indebida de energía eléctrica, gas natural y agua potable mediante mecanismos clandestinos como derivaciones no autorizadas, alteraciones en las conexiones o manipulaciones en los aparatos medidores, es un flagelo que padecen las empresas prestadoras de servicios públicos como EPM, sus filiales y el sector en general.

Pero la defraudación de fluidos involucra ahora grupos delictivos que ofrecen conexiones ilegales a hogares, comercios, emprendimientos o pequeñas, medianas y hasta grandes industrias. EL fraude en los servicios públicos genera grandes pérdidas económicas para las empresas que los prestan y esto se traduce en menores transferencias de recursos que podrían destinarse a salud, educación e infraestructura. Además, gran parte de los costos asociados a las pérdidas se deben trasladar, por regulación, a los clientes a través de la tarifa del servicio defraudado. O sea que entre todos pagamos el fraude de otros.

Las cifras de las pérdidas

En el negocio de Aguas en el año 2020 las pérdidas estimadas por fraudes y conexiones clandestinas ascendían a más de 20.342 millones de metros cúbicos de agua potable, con un valor aproximado de 110 mil 305 millones de pesos. En el negocio de gas a junio de este año se contabilizaban pérdidas por 13.7 millones de metros cúbicos en promedio con un costo aproximado de 16.500 millones de pesos. Mientras que a junio de 2021 las pérdidas del negocio de energía para el operador de red estaban en el 9.16% (Los datos de pérdidas de gas y energía combinan pérdidas por fraudes y por otros motivos)

En EPM hoy enfrentamos el fraude con un equipo de investigadores, analistas y abogados penalistas que recopilan información y formulan las respectivas denuncias ante la fiscalía general de la Nación, organismo que se ha constituido en aliado estratégico para su trámite, la investigación y el seguimiento a los defraudadores. Como empresa pública, reafirmamos nuestro propósito de contribuir a la legalidad, con cero tolerancia frente a este delito e invitamos a la comunidad a ser parte de la solución, denunciándolo de forma anónima en la App EPM Estamos ahí y en las líneas 604 44 44 115 o 01 8000 415 115 fuera de Medellín.

Deja un comentario