miércoles, mayo 22, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CARGOS CONTRA COMISARIO DE FAMILIA DE JERICÓ

“El ente de control resaltó que los niños, niñas y adolescentes son sujetos de protección constitucional reforzada, y, por lo tanto, es prioritaria la actuación oficial para garantizar y restituir sus derechos”.

Lea: RATAS CUIDANDO EL QUESO

La Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos contra el comisario de Familia de Jericó, Antioquia, Ricardo Elías Ruiz Palacio (2018-2019) por supuestas omisiones en el trámite de Procesos Administrativos de Restablecimiento de Derechos.

El entonces funcionario habría dejado vencer los términos en 25 procesos que tuvo a cargo entre 2018 y 2019, lo que derivó en la posible pérdida de competencia que pudo conllevar a una respuesta institucional lenta y tardía frente al mandato de protección del interés superior de los menores afectados.

El Ministerio Público cuestionó al disciplinable por la presunta inobservancia del principio de celeridad que hace referencia a la agilidad en la gestión administrativa y sentenció que como autoridad debió impulsar los procedimientos a su cargo para que se adelantaran con diligencia, dentro de los términos legales y sin dilaciones injustificadas.

En esta etapa procesal la Procuraduría Provincial de Andes calificó la conducta de Ruiz Palacio como falta grave a título de culpa grave.

Escuche: CANDIDATOS NO COMUNICAN BIEN

El ente de control resaltó que:

“Los niños, niñas y adolescentes son sujetos de protección constitucional reforzada, y, por lo tanto, es prioritaria la actuación oficial para garantizar y restituir sus derechos”.

La Procuraduría ordenó la práctica de pruebas con el fin de establecer la ocurrencia de conductas presuntamente irregulares, para determinar si constituyen faltas disciplinarias y el posible perjuicio causado.

Escuche: DIRECTA Y CONTUNDENTE

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.