EN LA MIRA DEL FISCAL

Más vale tarde que nunca. Plausible es la tarea que desde hace un par de meses emprendieron la Fiscalía, Procuraduría y Contraloría General de la República en destapar procesos de anteriores representantes legales territoriales engavetados en los anaqueles de los organismos de control.

Muchos se preguntan, si están investigando a Aníbal Gaviria y sus posibles desaciertos en la primera gobernación, por qué causa, motivo o circunstancia no pasa lo mismo con el exgobernador Sergio Fajardo, quien siempre escurre el bulto y se esconde detrás de cualquier subalterno. Alguien tiene que tener la culpa, menos él…

Pues ahora, la Fiscalía General de la Nación reinició la investigación contra Sergio “El Tibio” Fajardo por presunto detrimento patrimonial durante su gobernación por un préstamo sin notificación al Banco de la República, hecho que se ha mencionado en este portal desde que “todo era oscuridad”. (Génesis 1:1-25), jiji.

Por el momento y de acuerdo con las respectivas órdenes judiciales emitidas por una fiscal delegada ante la Corte Suprema de Justicia, el actual gobierno departamental iniciará la entrega de información del mandato constitucional 2012-2015, y en especial, del año 2013, periodo en el que se suscribió el cuestionado préstamo.

El secretario general de Antioquia Juan Guillermo Usme Fernández fue notificado a través de una misiva para que entregue lo más pronto posible la información que hará parte de la investigación no sólo contra el exgobernador Sergio Fajardo, sino también de la exsecretaria de Hacienda María Eugenia Escobar Navarro entre otros exfuncionarios. Ver documento

Recordar es vivir. Entre los años 2014 y 2016, puntodevistardb.com realizó varios informes denunciando las presuntas irregularidades que se presentaron en la realización de ese préstamo en particular, sin que hubiese pasado algo. ¡Claro! el loco, irreverente y sesgado era yo, Fajardo un ángel…

El hecho es que son más de $76.000’000.000 (setenta y seis mil millones de pesos) el sobrecosto que el exgobernador Sergio Fajardo dejó al Departamento por no haber adquirido las correspondientes pólizas para asegurar la cobertura cambiaria para los préstamos que adelantó en dólares.

De acuerdo con la Unidad de Reacción Inmediata de la Contraloría General de Antioquia, en ese momento, el Departamento estaría pagando ese sobrecosto por la deuda en dólares que adquirió “La más Educada” con CORPBANCA anteriormente Helm Bank durante el 2013, por un valor inicial de 77 millones de dólares, más de $148.000’000.000 (ciento cuarenta y ocho mil millones de pesos).

Dicha situación, argumentó la Contraloría, se presenta por la variabilidad de la tasa de cambio, y a la cuestionada decisión de la Secretaria de Hacienda Escobar Navarro, que al momento de tomar el crédito no adquirió las correspondientes pólizas que permitieran hacer una cobertura del riesgo frente a la tasa cambiaria como lo establece la Ley 819 de 2000.

La mala decisión administrativa de “El Matemático”, impactó de manera directa el presupuesto lo que generó riesgos en la liquidez del Departamento por el aumento de la deuda.

Por ese caso, la Contraloría de Antioquia, inició, hace varios años, dos investigaciones contra el exgobernador Sergio Fajardo y la exsecretaria de Hacienda, María Eugenia Escobar Navarro por presuntas irregularidades que podrían generar un detrimento patrimonial por más de $76.000’000.000 (setenta y seis mil millones de pesos).

Pero hay más para tener en cuenta, en la Asamblea de Antioquia de ese período constitucional se analizó lo cuestionable que fue comprobar que la misma secretaria de Hacienda tuviera participación accionaria en el mismo banco en el que se tramitó el préstamo. De acuerdo a los documentos, Escobar Navarro poseía en ese momento, unas 14.000 (catorce mil) Acciones Preferenciales, situación que de confirmarse podría generar más problemas en los exfuncionarios departamentales. Ver documento

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ruben Benjumea

Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.