martes, junio 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

MIENTRAS LOS PENTACAMPEONES DEL MUNDO PREPARAN SU VISITA, EN VILLA IMPROVISACIÓN SE PIENSA EN LA TAQUILLA

Por Jorge Eduardo Betancur T.
Comunicador Social – Periodista UPB
jorgeebetancur@hotmail.com

Se acerca a pasos agigantados el inicio de las Eliminatorias al Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010 y para Colombia, su primer compromiso el domingo 14 de octubre, en Bogotá, ante Brasil, pentacampeón orbital de este deporte.
El seleccionador Dunga dará a conocer en los próximos días sus jugadores convocados para la visita a Colombia, en la cual figurarán los internacionales Ronaldinho, Robhino, Kaká y Adriano, mientras en Colombia la discusión se centra en el posible llamado de “figurones” como Totono Grisales o el Viejo Patiño.

Así es nuestra patria, Villa Improvisación, y el deporte no escapa de esta realidad. Nuestro poder futbolístico estará basado en las posibles ventajas que nos entregue la altura de Bogotà, 2.600 metros más cerca de las estrellas, y en las famosas cámaras hiperbáricas, solicitadas por el técnico nacional, Jorge Luis Pinto, a la Federación de Fútbol, y en las cuales serán introducidas, pocas horas antes del partido, las máximas figuras de un balompié lejano del brillo de los años 90.


Una desastrosa Copa América y varios cotejos amistosos de poca monta terminaron por confundir a todos: Al seleccionador nacional, quien busca pócimas y estrategias secretas para no hacer un papelón frente a los genios de la verde-amarilla; a los periodistas especializados, que no saben aún cuál podría ser nuestra nómina ideal para este crucial compromiso, y a nuestros directivos, más ocupados por pasear sus gargantas secas por los hoteles de las ciudades de Suramérica que visitarán en las eliminatorias y por las ganancias en taquillas de los juegos en condición de local de nuestro combinado.

Para ajustar, la Federación realizó una licitación para el manejo de las boletas que ganó la empresa Ossa y Asociados, la cual anunció con bombo y platillos que venderá las boletas por combos, el primero para los partidos de Brasil, Argentina y “el hueso” de Venezuela.

El aficionado raso, como usted y yo, tendremos que reunir el dinero de tres entradas para asegurar un puesto en el Nemesio Camacho “El Campín” y poder apreciar a los astros de la tierra de las garotas y la música bossa nova. Entre tanto, los revendedores harán su negocio, apoderándose de buena parte de la boletería, para luego venderla menudeada y a precios, esos sí, cercanos a las estrellas.

Al consultar los precios de las demás federaciones para esta fase previa del Mundial de Sudáfrica, me encontré otra “perlita”. La boleta en Colombia será la tercera más cara de Suramérica, por encima de Argentina, selección llena de deportistas de amplio cartel internacional y grandes bondades futbolísticas.

Tocó ahorrar parte de las próximas quincenas, destinadas, previamente, al pago de los servicios públicos, el mercado y las salidas de fin de semana con la señora, para invertirlo en un programa que es llamativo para los amantes del balompié por los jugadores visitantes, mas no por el presente del fútbol de una selección manejada a tumbos y sin orientación clara, algo que no podía faltar en Villa Improvisación, un país con la brújula perdida y anestesiado por su dura y pavorosa realidad.


Así y todo, me arriesgaré a asistir el 14 de octubre al estadio “El Campín”, consciente de la posibilidad de que el seleccionado tricolor realice una presentación para taparse el rostro con la bandera nacional y salir del estadio en camisilla y con la camiseta patria envuelta en una bolsa. Amanecerá en la Villa y veremos….
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.