sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 155

Varios egresados de la Universidad de Antioquia, estuvimos dialogando sobre los disturbios que se presentan constantemente desde hace 40 años en inmediaciones de la ciudadela universitaria. Monjas chamuscadas, buses incinerados, estudiantes y policías heridos son los resultados de esas escaramuzas, a veces, sin objetivos claros, pero que hacen honor al “derecho a la protesta”. Imposible el consenso, por la sencilla razón, de que todos observamos el mismo hecho desde trincheras diferentes.
Los integrantes de la fuerza pública ven las cosas de otro color, y es bueno saberlo. La mayoría, por no decir, todos los integrantes de la policía, están esperando los pronunciamientos de los organismos defensores de los Derechos Humanos por los últimos disturbios que se presentaron en el Alma Mater, donde un agente de policía integrante del Escuadrón Móvil Antidisturbios, Esmad, perdió una pierna, por la explosión de una “papa bomba” que contenía metralla, después de ser arrojada por encapuchados, supuestos estudiantes.
Tan lamentable fue la muerte la del Auxiliar de Policía hace un par de años por la explosión de otra “papa bomba” arrojada a su casco de protección en una protesta en las afueras de la Universidad Nacional en Bogotá, como la mutilación de otro estudiante quien perdió las piernas por el mismo artefacto explosivo en la ciudad de Tunja.
Lamentable también, que integrantes del Ejército Colombiano tengan que salir a las calles de Bogotá a protestar porque un soldado profesional se jubila con el 75% de la totalidad de su salario, unos $750.000 mensuales aproximadamente para el sostenimiento propio y de su familia, después de exponer su vida revolcarse en la manigua persiguiendo guerrilla y “bacrim”. ¿A ellos quién los defiende?…
Los agentes policiales de la Metropolitana del Valle de Aburrá, coinciden en que los Defensores de Derechos Humanos deben ofrecer garantías para todas las víctimas, incluida la fuerza pública, porque en la actualidad, la realidad sólo demuestra que estos personajes apenas se esfuerzan por defender a la población vulnerable y asediada por grupos armados al margen de la ley.
El sánduche en el que se encuentra la policía para defenderse de ataques y respetar los Derechos Humanos, no tiene solución. Un policía narró lo que sucedió hace unos meses en el barrio Santa Cruz, al nororiente de la ciudad, hecho que no salió a la luz pública.
Resulta que un par de policías en motocicleta salieron a patrullar la zona y fueron confrontados por un grupo de personas a piedra y palo. Durante la asonada perdieron la moto, y uno de los uniformados logró escapar para solicitar ayuda. El otro uniformado, no tuvo más opción que echarse al suelo abrazando su fusil para recibir el castigo a pura pata de aquellas personas.
El agente cuando tuvo oportunidad se puso de pie y con su fusil; ¿cómo escribo, asesinó o dio de baja?… Repito, el agente cuando tuvo oportunidad se puso de pie y con su fusil le quitó la vida a uno de los atacantes, e hirió a otro. Hoy, ese agente de policía anda metido en semejante problema por el hecho. ¿Quién los defiende?…
Por estos días, los altos mandos de la policía metropolitana andan incómodos por lo que está sucediendo en el Edificio de la Gobernación de Antioquia.
Desde el inicio del gobierno del nuevo mandatario seccional, los agentes de la policía que tienen a su cargo velar por la vigilancia del edificio, han sido menospreciados por Sergio Fajardo, situación que tiene bastante fastidiados a los agentes del orden.
Comentan, en las huestes de la policía metropolitana, que de a poquitos los han ido sacando de una manera disimulada, porque dicen que a “Optimus Prime”, le genera urticaria, por no decir fastidio, tener un policía cerca.
Entre los agentes que prestan sus servicios de seguridad en la Plazoleta José María Córdoba del Centro Administrativo La Alpujarra, plena meca de la supuesta democracia, se comenta que es lo menos que se puede esperar de tremendo gobernante.
Algunos policías que laboran en el Edificio de la Gobernación, se atrevieron a argumentar que la nueva administración, pretende pagar a las empresas de vigilancia privada, en vez de utilizar los servicios de la Metropolitana del Valle del Aburrá.
La gobernación podría argumentar que contrata los servicios de seguridad con quien lo estime conveniente, pero lo cierto, es que un agente de policía tiene más ventajas operativas sobre un vigilante privado.
El vigilante por más capacidad de reacción que tenga a la hora de presentarse un inconveniente, no puede meter la mano en los bolsos, carteras, morrales y maletines de los cientos de personas que ingresan al edificio. Tampoco pueden tocar a una persona para ser requisada y no tienen permitido detener una persona por cualquier clase de sospecha. Escasamente pueden remitirse al indicador de las maquinas de seguridad instaladas en la puerta de ingreso.
Los agentes de policía, tienen más potestad para ello, pueden detener una persona mientras verifican su estado judicial, pueden requisar hasta por debajo de las medias, aspecto, que a los “ciudadanos de bien” les da más tranquilidad.
En total hermetismo se encuentran el Concejo de Medellín y la Administración Municipal, con respecto a la detención domiciliaria contra Guillermo Gaviria Echeverri, padre del Alcalde Aníbal Gaviria y su asesor personal Juan Esteban Álvarez por supuestos nexos con paramilitares, especialmente con el bloque que comandaba alias “Pedro Bonito”. Sin embargo, mientras en La Alpujarra secretean el hecho, varios periodistas hacen análisis serios sobre el asunto.
Un periodista serio de la ciudad hizo una interpretación muy interesante, dice: “Sí te pones a leer el fallo, te das cuenta de esto: El nombre de Guillermo Gaviria Echeverri fue incluido por Hasbún Mendoza en una lista de “aportantes voluntarios” que le entregó a una fiscal de la Unidad Nacional de Justicia y Paz el 3 de septiembre de 2010 durante una sesión de versión libre… “(…) Le aportaron dineros al Frente Arlex Hurtado de las AUC, incluido el del Grupo 20, razón social de propiedad de la familia Gaviria Correa (…)”. Es decir, Aníbal Gaviria Correa, no el papá, diremos nosotros.

El asunto fue retomado el 5 de mayo de 2011 por Hasbún Mendoza, quien puso varios ejemplos, entre ellos el del empresario bananero Juan Esteban Álvarez Bermúdez, representante legal de Grupo 20, quien también fue cobijado con medida de aseguramiento. O sea, queda ratificado, Hasbún mete en el paseo a Aníbal, el alcalde.

Además, de ser el representante legal de las empresas de la familia Gaviria Correa; Álvarez Bermúdez se ha desempeñado como asesor de Aníbal Gaviria Correa a su paso por la Gobernación de Antioquia y, en la actualidad, por la Alcaldía de Medellín. Es el que nombra, el que entrega contratos, diremos nosotros”.
Los opositores al gobierno departamental, andan esculcando lo que sea posible con tal de determinar, a cuánto ascendieron los gastos durante la campaña de Sergio Fajardo, que se rumora sobrepasaron los 20 mil millones de pesos, recursos al parecer provenientes de una de las empresas del Grupo Empresarial Antioqueño.
El Exdirector de Fiscalías de Antioquia, Francisco Javier Galvis, a través de derechos de petición está solicitando al mandatario seccional claridad en sus gastos, porque al parecer no reportaron la totalidad de los aportes a su campaña provenientes de la empresa InverArgos.
AHÍ ESTÁN PINTADOS

Por: Adolfo León Ospina Mejía

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner decidió de manera legítima (supongo que legal), la nacionalización de YPF, la petrolera española que operaba en Argentina. El escándalo no se ha hecho esperar, los ibéricos que todavía asumen que América es su colonia, se sienten indignados por el “robo” del que han sido víctimas.
Nada diferente puede esperarse de un país que todavía mantiene una figura tan absurda como las monarquías, cuyo rey acaba de sufrir un accidente por andar cazando elefantes en pleno siglo 21, un país que hace 500 años colonizó con la biblia en una mano y la espada en la otra, de manera sangrienta gran parte de un continente.
Los españoles critican, acusan, se revuelcan porque algunos países, haciendo uso del derecho a la autonomía deciden sobre sus recursos restringiendo la intervención de terceros sobre ellos, al parecer olvidando que se encargaron de saquear de la manera más salvaje todo lo que encontraron en su camino y al parecer olvidando que la época del colonialismo, por lo menos como lo concibieron ellos hace cinco siglos ha desaparecido. No es estar de acuerdo o no con lo hecho por el gobierno argentino, es respetar la decisión de cada país, independientemente de que nos guste o no.
Tremendo derrumbe de piedra se presentó hace pocas horas en la vereda San Bartolo, vía que comunica a los municipios de Andes a Jardín en el suroeste antioqueño. El sitio está ubicado en cercanías del Resguardo Indígena de Cristianía, la Pacha Mama de la exdiputada Eulalia Yagarí, y donde fecundaron el proyecto político de Sergio Fajardo y «Lonso» Salazar, para no hablar más de la cuenta… Pobre tierra labrantía, culpa del invierno…Ver fotos
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.