sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 156

Etimológicamente la palabra “puta” proviene del verbo latino “putare”, que significa “pensar”, pero por tradición oral, uso y desuso coloquial del lenguaje, “Puta” se convirtió en un sinónimo de “prostituta” que viene del latín “prostitutio”, término que tiene el mismo significado de la palabra latina, “prostituere”, que describe la acción de “exhibir para la venta”.
La confusión con la palabra “puta”, para referirse a una “prostituta”, se generó desde los romanos. Dice la historia que por allá, muy lejos, un poco antes de la época de Jesús, durante la conquista romana de las zonas griegas, aumentó el número de esclavos y esclavas.
Los romanos se pillaron que las esclavas, eran usadas como prostitutas, pero estás tenían una característica fundamental que las diferenciaría de cualquier costosa prepago, con tetas y culo repuesto. Estas «muchachas», eran conocedoras de la ciencia, del arte y la actividad pública y política. Fueron esas razones, por las que los romanos las calificaron de pensadoras, en latín, “putas” y yo diría “reputas”, porque de esas escasean en la actualidad, ya no hay. Por eso no se alarme, si alguien lo califica de “gran hijo de puta”, siéntase feliz. Lo que quieren resaltar, es que Usted es hijo de una gran pensadora.
Salida de contexto fue la frase de la “pensadora” Ángela Holguín quien sostuvo que “donde hay un hombre, hay prostitución”, con el fin de buscar argumentos, para cubrir con el show sexual del Servicio Secreto de Obama, los malos resultados de la pasada Cumbre de las Américas en Cartagena. La frase de la Ministra de Relaciones Exteriores no tiene nada que ver con el valeroso trabajo de las prostitutas que tenemos en Colombia, que se han ganado su actividad a pulso, metiendo la mano donde tienen mercado, donde tienen demanda como en la fracasada reunión presidencial.
Holguín, deberá sentirse feliz, porque ese escándalo sexual, sirvió de cortina de humo para evitar la evaluación de los temas fundamentales como el TLC, que tiene preocupados a muchos empresarios y productores nacionales, debido a que se podría presentar otro fracaso económico, como el ocurrido con la apertura económica del presidente César Gaviria en la década de los 90. Las prostitutas y las “putas”, tienen todo el derecho de prestar sus servicios en cualquier ciudad donde tengan potenciales clientes.
La prostitución, es una de las “profesiones” más antiguas, y hay evidencias sobre esta loable tarea desde que existen registros históricos de algún tipo. Jesús, ese bacán polígamo del Siglo I, perdonó a Magdalena por “puta”, para luego “tirársela”. Debió ser muy inteligente, y muy “puta” para quedar grabada en los anaqueles de la historia, como una de las representantes más importantes de la doctrina de “Benenito”.
El problema no fueron los servicios prestados por una “prepago” al personal del Servicio Secreto de Presidente de Estados Unidos. Los problemas fueron utilizar el tiempo laboral para una bacanal, y peor aún, no haber cumplido con la paga. Los integrantes del Servicio Secreto perdieron su trabajo no por “putos” sino por tumbadores. Además, no tuvieron en cuenta que una “prepago” colombiana se hace reventar la jeta, con el fin de lograr su contraprestación. Aunque el TLC, empezará pronto con los gringos, el “Made in Colombia”, no se puede devaluar de buenas a primeras, si se tiene en cuenta que a la prepago le ofrecieron 400 dólares y le pagaron devaluados 60 mil pesitos colombianos, que no alcanzan ni para ir al cine con una prima, incluidas las crispetas.
Si el problema era la falta de plata, sólo bastaba averiguar los precios que se ofertan en Medellín o en cualquier otra ciudad. Hay de todo como en botica. De 5 mil pesitos se les tiene, claro, un poco entraditas en años y “jamonuditas”, pero con los mismos servicios, misionero, perrito, trencito, a lo taxi y a lo mango.
El turismo sexual para nacionales y extranjeros, en varias ciudades del país es un cacho viejo, debido a que hace parte del itinerario de cualquier visitante “ganoso”; e inclusive integrantes de agencias de turismo y personal especializado promocionan la oferta, por la sencilla razón que ese negocio mueve dinero. Caer en el análisis del tema desde el gobierno es rencauchar un tema viejo, cotidiano y trillado.
En Medellín, las prostitutas de la Iglesia Veracruz, por ejemplo, tienen décadas de estar en el mismo lugar. Hacen parte de la estética urbana, conforman entre todas ellas un perfecto performance, junto al Museo de Antioquia y la Plazoleta, donde se encuentran las monumentales esculturas del octogenario Botero, para revelar de la manera más sutil y desapercibida el oficio más antiguo del mundo.
No se puede pretender, impedir que un turista invierta en los servicios sexuales de una persona mayor de edad. Esa actividad es totalmente lícita y la ofrecen tanto mujeres como hombres, y debe estar además, contemplada en los Planes de Ordenamiento Territorial de cada ciudad, porque dinamiza la economía y ayuda a la manutención de familias enteras, maridos, madres, hijos…
Como diría un anónimo: “Vagina es la Santa más popular, la Beata con más fieles en el mundo. Ante ella se inclinan reyes, ricos y mendigos. Hombres sabios y brutos, honestos y rateros la veneran, la besan, la acarician, lo dejan todo por ir tras ella. Y aunque Santa Vagina no es grande, apenas una enana de rostro deforme, le caben joyas, dinero, poder, propiedades, palacios, carros, barcos, naciones enteras (y el Servicio Secreto). Ese es su milagro: se traga todo”. No hay discusión…
El análisis “moral” que lo hagan las adoratrices del “Divino Miembro”, porque cada cual está libre de conseguirse la plata para su manutención como le venga en gana, mientras no atente contra los demás. Censurar las prostitutas y a las “putas” de los romanos, sería un atentado ambiental y visual, que generaría irremediablemente letreros como: “Señor turista, prohibida la “paja”, utilice nuestros servicios”, Hotel Obama…
“EL HOMBRE DEL LAPICERO”

Los integrantes del Partido Alianza Social Independiente, ASI, y los últimos defensores del gobierno de Alonso Salazar, que todavía conservan sus trabajos en la Alcaldía de Medellín, celebran en secreto la detención domiciliaria de Juan Esteban Álvarez, a quien apodan “El Hombre del Lapicero”.

Argumentan que con la detención de la ficha más importante del Alcalde Aníbal Gaviria, podrán descansar de la soterrada persecución, que pretende neutralizar, las influencias del cuestionado gobierno anterior en el municipio de Medellín. El “fajaralonsismo” pensó que las cuotas burocráticas que venían desde hace cuatro años, continuarían sin inconvenientes. Por el contrario, “El Hombre del Lapicero”, es el directamente responsable de controlar, sacar, poner, recomponer, decidir, cancelar y censurar, en lo que tiene que ver con el manejo de la clientela.
“El Hombre del Lapicero”, el mejor estratega del gobierno gavirista, tiene cansados al fajaralonsismo en Medellín, otro de los motivos que ha generado que las relaciones de la Alianza AMA, esté atravesando por sus peores momentos.
El reparto burocrático en la Alcaldía de Medellín, es uno de los motivos que tiene con muchos malestares a los seguidores del Gobernador Sergio Fajardo y del pobre hombre Alonso Salazar, hoy caído en desgracia.
Una muestra de ello, fue lo ocurrido después de la celebración de otro de los cumpleaños del Jardín Botánico, al que el mandatario Aníbal Gaviria no asistió.
Después del evento, los integrantes del viejo gabinete, salieron corriendo donde “Lonso” Salazar para quejarse del maltrato que reciben en la actualidad por el gobierno liberal. Y es que tienen por qué quejarse, cuando “El Hombre del Lapicero”, es quien decide que florero o matera se mueve.
Las situaciones inesperadas con “El Hombre del Lapicero”, son tan interesantes, que me babearía con tal de ver una escena de esas. Hace un par de días, le bajaron del “chirimoyo” a dos amiguitos del nuevo Director de Planeación de Medellín, David Escobar Arango.
Se encontraba Juan Esteban Álvarez voleando lapicero, cuando el evasor de impuestos, David Escobar, expresidente de UNE Telecomunicaciones, llegó con su estatura 1,80 aproximadamente, delgado, impecable, bien vestido, con su pequeñito mechón de canitas que le sobresalen por el tratamiento capilar, y dos hojitas de vida bajo el brazo.
“Estas dos personas trabajarán conmigo en la Dirección de Planeación”, le dijo a Álvarez, quien le aclaró inmediatamente que su gobierno ya le había pagado los favores recibidos con su propio cargo. Escobar, reaccionó, solicitándole a Juan Esteban que se relajara, pero le replicó que estaba relajado y que recordará que los cargos se ponían desde el piso 12.
El Secretario de Gobierno de Medellín, el profesional en atención de desastres, Mauricio Faciolince generó una catástrofe debido a los comentarios inoportunos que de vez en cuando, hace donde no puede abrir la boca.
Mauricio, con todo su derecho, se siente desplazado con la creación y puesta en marcha de la nueva Secretaría de Seguridad de Medellín, que desplazó la razón de ser la viejita Secretaría de Gobierno. En otras palabras, le bajaron el protagonismo y lo convirtieron rápidamente en un titular de despacho de tercera, sin ninguna clase de relevancia.
La bajada del pedestal, más su incomodidad por el manejo de la contratación de personal y de otros servicios, llevaron a Mauricio Faciolince a que se le aflojara la lengua con el presidente de Suramericana de Inversiones, David Bojanini, empresa patrocinadora del actual alcalde cuando estaba en campaña.
El tropel, tomó mayúsculas proporciones, debido a que el mismo Alcalde Aníbal Gaviria fue enterado de lo sucedido, situación que puso en riesgo la confianza entre el mandatario y el subalterno, que tiene dizque aspiraciones políticas.
Por la investigación que cursa en el Tribunal Contencioso Administrativo de Antioquia en contra del Gobernador, Sergio Fajardo por su presunta inhabilidad, por haber violando el régimen electoral, las fuerzas del Partido de la U, están como un gato en un machucadero de carne, esperando que se caiga alguna cosita.
Con las destituciones de varios gobernadores del país por causas menores, argumentan en Antioquia que tarde o temprano será sancionado el faraón. Si eso pasa, se revelarán las verdaderas intenciones de la aparente unidad de la Alianza AMA, aspecto que indudablemente removerá la coalición oficialista del Concejo de Medellín.
Con una mínima sanción al Transformers “Optimus Prime”, los integrantes de la bancada del Partido Verde y la ASI, quedarían por fuera, lo que posibilitaría el ingreso de la bancada del Partido de la U. Eso argumentan…
Por: Adolfo León Ospina Mejía
En el 2010 se generó la primera invitación para las mesas de trabajo y la gran marcha patriótica en Bogotá, en dicha oportunidad se reunieron en la capital más de ochenta mil personas que trabajaron en mesas de estudio aspectos como la educación, el trabajo, las comunicaciones, las redes sociales, entre muchas otras. El pasado 23 de abril, supongo que después de un año largo de trabajo, se convocó de nuevo a las organizaciones sociales a la marcha patriótica, en la que se lanzaría el partido político del mismo nombre: MARCHA PATRIÓTICA.
El acto es bien interesante para el proceso democrático del país, intentar unir los disímiles movimientos de la izquierda en uno sólo, incluso alejándose del Polo, que no es un secreto es más liberal que de izquierda, enriquecería las contiendas electorales. Sin embargo dos cosas me preocupan: la primera, es el interés desmesurado de algunas partes, incluyendo el gobierno central, de hacer ver al naciente movimiento como un apéndice de las FARC, lo que garantiza que el número de adeptos del nuevo movimiento sea bien reducido y que esté muriéndose antes de nacer, (estrategia que ha dado muy buenos resultados a la derecha). El segundo elemento preocupante es la vinculación de MARCHA PATRIÓTICA a la exterminada UP, quizá por la coincidencia del nombre, torpeza de los directivos del colectivo, pues no podemos desconocer que todo lo que en Colombia sea nombrado como “patriótico” correrá un alto riesgo de ser exterminado por alguno de los actores armados tanto legales como ilegales.
De una u otra manera son más las cosas favorables que desfavorables del acto, ojalá pues que al fin la izquierda deje de lado las minúsculas diferencias conceptuales que los ha mantenido desunidos y logren por primera vez llegar al poder sin más intereses y realidades que el bienestar de los colombianos.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.