domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 161

NI SUENA, NI TRUENA

Después de la gran estafa que hiciera el actual Representante a la Cámara por la Alianza Social Independiente, Juan Manuel Valdés Barcha a los integrantes de su Partido ASI que nunca representó, empiezan a revelarse los nombres de los posibles competidores que van por esa curul en el Congreso de la República en las elecciones de 2014.

Varios de los integrantes de la ASI en Medellín y Antioquia, recibieron con beneplácito la intención del expersonero de Medellín, Jairo Herrán Vargas, de medírsele a la contienda electoral para la Cámara de Representantes.
Aunque todavía no se ha oficializado su aspiración, Jairo Herrán, cuenta con el apoyo del concejal de la ASI, Luis Bernardo Vélez, quien posee un caudal electoral que sobrepasa los cinco mil votos en Medellín, que se ratificaron en la pasada contienda parlamentaria, cuando la “Casa Bernardista” apoyó al exsecretario de Desarrollo, excandidato a la Cámara, y hoy desaparecido del escenario público, Giovanni Celis.
Lo cierto es que Juan Valdés, integrante de la tropa fundamentalista de “Los Transformes”, y quien ha tenido un pésimo desempeño en el Congreso, pues ni suena, ni truena, deberá estar rezando para que haya nuevamente el alcahuete transfuguismo político, para salir corriendo hacia las toldas del Partido Verde, porque en la ASI no lo pueden ver ni con un lápiz.
A propósito del Concejal Luis Bernardo Vélez, jefe e ideólogo de la “Casa Bernardista” del Partido Alianza Social Independiente, cuestionó la inclusión de las denominadas APP, Alianzas Público Privadas en al Plan de Desarrollo de Medellín, aprobado por el Cabildo Municipal el miércoles anterior.
Sostuvo, que esa clase de propuestas, generan suspicacias y temores en los servidores que defienden las entidades públicas como patrimonio de los medellinenses.
Por su parte, el vehemente Concejal del Partido de la U, Juan Felipe Campuzano, sostuvo que las APP, no generan confianza, si se tiene en cuenta que durante la anterior Administración liberal de la Gobernación, hubo conato de privatización de la Fábrica de Licores de Antioquia.
La bancada integrada por los concejales del Partido de la U anunciaron el debate a las APP, en el que solicitarán a la Alcaldía, aclarar, explicar y compartir para qué y con quién se harán las nuevas Alianzas Público Privadas.
Sobre las APP, no se puede olvidar que las alianzas entre empresas gubernamentales y empresas privadas, han dejado más desfalcos que inversión social.
Hace muchos años, cuando era todo un púber con la grabadora en mano, el Alcalde de Medellín Juan Pablo María Gómez Martínez, hizo alianza público-privada con el pobre viejecito Don Carlos Sarmiento Angulo. Ambos crearon Orbitel.
14 años después la historia ya la conocemos, un pequeño desfalco por 50 millones de dólares, unos 100 mil milloncitos de pesos perdidos, porque a nuestros dirigentes se les olvidó negociar, y nadie responde…
A veces es difícil descifrar lo que piensa un político que pese a su desgaste y la escasez de votos, sigue postulándose a un cargo de elección popular. Esos políticos, parece que tuvieran alma de Kamikazes o Samuráis, porque siempre se debaten entre la vida y muerte, por lo menos en política, pero se resisten a caer en la segunda.
Hace días, dos amigos del exconcejal de Medellín, Libardo Álvarez Lopera, le contaron a un grupo de periodistas que este político está aceitando los cuadros programáticos y electoreros, con el fin de iniciar campaña a la Cámara de Representantes. Me pregunté, ¿kamikaze o samurái?
Los Kamikazes, fueron esos pilotos japoneses muy pelotudos, capaces de sacrificar su vida en pro de la causa, tirándose desde los cielos contra portaaviones militares y barcos de guerra, con el fin de detener el avance de las tropas enemigas por el océano pacifico. Estos creadores del “viento divino”, como les decían en Japón a los integrantes de la Unidad Especial de la Armada Imperial eran el terror de los gringos durante las confrontaciones bélicas del siglo anterior.
Definí que Álvarez Lopera no tiene alma de Kamikaze, porque los pilotos suicidas del Japón, entregaban su vida convencidos de su causa política y militar. Su muerte valerosa, tendría irremediablemente algún sentido.
Los Samuráis, fueron aquellos guerreros y militares del antiguo Japón, que se caracterizaron por ser hombres valerosos, con honor, sin tacha, pero especialmente de palabra. Escuché los comentarios de aquellos periodistas analizando las opciones del también precandidato a la Alcaldía de Medellín por el liberalismo. Tampoco tiene alma de Samurái, pensé.
Seguí con mi Reiki mental escuchando la conversación de los colegas y llegué a una conclusión sobre mi silencioso análisis. Otra aspiración de Libardo a un cargo de elección popular tendría resultados desastrosos, y en ese estado hay que acudir a una salida decente: El Harakiri.
El harakiri o seppuku es el corte del vientre, que practicaban en la antigüedad los samuráis cuando caían en deshonra, o cuando, por la culpa de los años, revelaban enfermedad, desgaste y falta de credibilidad. Un samurái decente, prefería tener una muerte con honor. El suicidio, censurado especialmente por los cristianos y católicos, es el acto más valeroso al que puede acceder una persona, por lo menos hipotéticamente, cuando se habla de política.
Hace un par de días recibí un correo electrónico de unos empresarios que solicitaron un encuentro, con el fin de compartir una información que compromete a la familia de un Senador de la República.
Mucha fue la curiosidad. Me reuní con los empresarios y vaya sorpresa, la información de primera mano, compromete a secretarios de juzgados, notarias, oficinas de instrumentos públicos y varios abogados sin escrúpulos de un conocido y turístico municipio de Antioquia, donde están ubicadas dos finquitas, de las que al parecer la familia del Senador se quiere apoderar.
Los denunciantes, argumentan que la conocida familia de tradición política, ha resucitado muertos y puesto payasos, con tal de argumentar derechos sobre esa tierrita que no les pertenece, y que está avaluada en mal contados 10.000 millones de pesos aproximadamente.
La historia de extrema delicadeza, se encuentra en preparación, estamos reuniendo los documentos con la respectiva asesoría jurídica necesaria para el soporte de la denuncia, que podría generar incomodidad para asumir otra campaña al Congreso de la República.
La mayoría de los políticos, no todos, les falta acostumbrarse a la confrontación. Les fastidia y genera incomodidad que se les acuse debido a que muchas de las cosas que hacen son mal vistas.
Reflexionar sobre el “oficio” del político, en este país de lagartos y otros animales salvajes, es importante, porque algo bueno deberá tener esta actividad que tanto nos gusta. En ese sentido, el ejercicio que hace la Corporación Libertad y Democracia, es totalmente válido.
Sin embargo, a varios de los concejales, y con justa razón, como las que expuso el concejal Álvaro Múnera, les generó incomodidad dicho informe, que pretende evaluar el desempeño de los integrantes de los concejos de algunas ciudades del país, entre ellas, Medellín.
La Corporación Libertad y Democracia, al parecer es una entidad seria, respaldada por varios cartones de universidades importantes. Politólogos y académicos, conforman el grupo, así, entre ellos, haya personajes que han participado de la actividad política electoral que podría en algún momento, generar suspicacias.

Entre los comentarios que se escuchan sobre el informe, se encuentran que los ejecutores de la iniciativa, son muchachos jóvenes que apenas están empezando en esta clase de trabajos y este primer ensayo es una completa buñuelada, debido a que muchos buenos concejales fueron regularmente calificados.  Sin embargo, algo es algo…

De acuerdo con el informe, podría decirse que el Concejo de Medellín tiene 21 concejales aplicados, y que por lo menos, por inasistencia no pierden materias.
Cumplen a cabalidad con esta exigencia los cabildantes: Carlos Mario Uribe de Cambio Radical, Fabio Humberto Rivera del Partido Liberal, Juan Felipe Campuzano por el Partido de la U y Roberto Cardona por el Movimiento Firmes.
En el control político se destacan en el Concejo de Medellín, los liberales Bernardo Alejandro Guerra y Fabio Rivera; Juan Felipe Campuzano por el Partido de la U y Nicolás Echeverri por el Partido Conservador.
De acuerdo con el informe, los cabildantes que carecen de todo criterio y análisis sobre los programas de gobierno municipal son en su orden: Yefferson Miranda del Partido Verde, el Santy Martínez y Nicolás Duque del Partido de la U y Jaime Cuartas del Partido Verde.
Con respecto al concejal conservador John Jaime Moncada, quien aparece de último en todos los indicadores del informe “Concejo Visible Medellín”, hay que aclarar que el político continúa incapacitado y en recuperación después de varias intervenciones quirúrgicas luego del atentado el año anterior.
Finalmente los resultados del estudio de los primeros cuatro meses del año, dejan al concejal Fabio Humberto Rivera en el primer lugar, seguido por el cabildante Juan Felipe Campuzano. En el tercer y cuarto lugar de acuerdo con la puntuación de la estrategia, quedaron ubicados Bernardo Alejandro Guerra y Jesús Aníbal Echeverri. Ver Informe Completo
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.