sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 169

Luego de la salida de Mauricio Faciolince de la Alcaldía de Aníbal Gaviria, se espera para después de la Feria de las Flores nuevos retiros del gobierno local. 

Como se preveía, al Director del Sistema Municipal de Atención y Prevención de Desastres, Simpad, Juan Camilo Zapata, quien ya presentó su carta, le darán su ácido, ha sido un placer contar con sus servicios, puesto que le aceptarán la renuncia después de culminar las festividades.
Así mismo, no solamente desde el piso 12 del Edificio de la Alcaldía, sino también desde el Concejo de Medellín, especialmente de las bancadas gaviristas, se espera que Mauricio “El Negro” Mosquera, Gerente de TeleMedellín, entregue lo más rápido posible su carta de renuncia, debido a que ese cargo se tiene comprometido.
Para Mosquera, los primeros meses del gobierno liberal han sido todo un viacrucis. Los traslados presupuestales a través de convenios de prestación de servicios por parte de las secretarías del ente central y varios entes descentralizados, han sido casi imposible, situación que le tienen frenada la capacidad de producción del canal. De acuerdo con algunos empleados de TeleMedellín, Mosquera anunció su renuncia, pero desde la Alcaldía esperan que la presente rápido. Una vez se le acepte la renuncia su reemplazo más probable podría ser el actual Jefe de Prensa de la Alcaldía, Miguel Jaramillo Lujan.

Como el “Pastorcito Mentiroso” quedó el Exsecretario de Gobierno de Medellín, Mauricio Faciolince al justificar su renuncia debido a “nuevos proyectos profesionales”. Además, después de su salida sostuvo que nunca fue a quejarse a las huestes del Grupo Empresarial Antioqueño por sus desacuerdos con el actual gobierno local.

Las últimas actuaciones de Faciolince en el interior de la Alcaldía, generaron situaciones insostenibles en el interior del gabinete de “Hanibal”, dividido soterradamente y de manera más delicada entre “gaviristas”, la mayoría y “fajardistas”, minoría en la actualidad. Más de una vez, el Director del Área Metropolitana Carlos Mario Montoya y el Exsecretario Privado Juan Camilo Quintero se vieron envueltos en discusiones por diferencias en el manejo de algunos temas de seguridad con Mauricio.
Tres fueron los hechos relevantes que en cierta medida generaron el mal ambiente entre los compañeros de gabinete, que además, aceleraron la salida de Mauricio de la Alcaldía. Uno de ellos, que advertimos con anterioridad, tiene que ver con la catástrofe que el mismo Faciolince generó por sus comentarios inoportunos.
Mauro se sintió desplazado con la creación de la Secretaría de Seguridad, debido a que le bajaron el protagonismo y lo convirtieron en un titular de despacho de tercera, sin ninguna clase de relevancia, relegado únicamente a la realización de campañas de convivencia en pro del respecto a los Derechos Humanos. Ese de “tu a tu”, entre Secretario de Gobierno y generales de Policía y Ejército lo castraron de un sólo tijeretazo.
Esa bajada de chirimoyo, generó que a Mauricio se le aflojara la lengua con el Presidente de Suramericana, David Bojanini, empresa patrocinadora del Alcalde cuando estaba en campaña. El tropel tomó mayúsculas proporciones, debido a que el mismo Aníbal fue enterado de lo sucedido, aspecto que generó desconfianza entre el mandatario y el subalterno.

Pero es que a Mauricio Faciolince se le olvidó que también era subalterno y que su obligación era la obediencia en los asuntos fundamentales de gobierno que se exigen desde el piso 12. La segunda situación que generó malestar tiene que ver con la “Casa de la Memoria”, herencia de la alcaldía anterior.

Resulta que en el mes de junio el Alcalde Gaviria durante el Foro ONU-Habitad que se realizó en la ciudad, anunció que la “Casa de la Memoria”, se utilizaría para la implementación de un Observatorio de Vivienda.
Conocida la noticia, el escritor Héctor Abad Faciolince y la exdirectora del Museo de Antioquia Lucia “La Mona” González, ambos genuflexos, defensores y socios de “Crespitos” remoquete con el que se califican a Fajardo en la Alcaldía, y además, apoyados por Mauro Faciolince desde la Secretaría de Gobierno, pegaron el grito en el cielo por tal blasfemia. Ese hecho incomodó nuevamente al mandatario local y a su gabinete, debido a que no se entiende como un secretario de despacho conspiraba sobre una decisión tomada con terceras personas.

El tercer error que cometió Mauricio Faciolince fue casar pelea con el actual Director del Área Metropolitana, Carlos Mario Montoya Serna, quien a través de la red le metió tremendo cimbronazo a su excompañero de gabinete.

Faciolince venía con cierta incomodidad, debido a que Montoya no ha seguido al pie de la letra la ejecución de algunos de los programas y proyectos que Mauro dejó desde su paso por el Área Metropolitana durante el gobierno del “Desagradabilísimo”.
Entre esos programas se encuentra “En Bici”, que Carlos Mario verá si lo cancela, lo continúa o lo suspende. Lo cierto, es que por el malestar de Faciolince al ver sus programas suspendidos y por gracia del Divino Niño, la prensa nacional sacó un informe sobre esa situación. La publicación generó el trino en twitter por parte de Montoya: “Un sinvergüenza y mentiroso que está en un gobierno y que habla de él sin poner la cara no merece una respuesta”.
Ese rifirrafe, generó hasta intermediarios para que los desacuerdos entre Montoya y Faciolince no pasaran a mayores. La realidad, es que tres hechos lamentables por falta de cálculo, provocaron el distanciamiento entre la Alcaldía de Gaviria y el profesional en la atención de desastres, el desastroso Mauricio Faciolince Prada.

A la fecha son tres los posibles candidatos para reemplazar la vacante que dejó Faciolince, en la Secretaría de Gobierno de Medellín.

El actual Secretario de Desarrollo Social, Jorge Mejía Martínez, suena como nuevo Titular de Gobierno, al igual que el Secretario General Carlos Mario Gómez, ambos profesionales, con experiencia e integrantes del Partido Liberal.
El tercero y que tiene menos opción por el guacal de donde proviene es el actual Subsecretario de Gobierno y excandidato al Concejo de Medellín por el Partido Verde, Yomar Benítez.
De acuerdo, con el análisis que se hacen desde las trincheras del Edificio de la Alcaldía, la idea es recuperar el espacio ocupado por los fajaralonsistas, y por el contrario, ubicar los seguidores fundamentales del actual gobierno.

Después de gastarse unos $60’000.000 (sesenta millones de pesos) para lograr un permiso, con el fin de cazar elefantes en África, otras desgracias persiguen al Doctor Juan Carlos de Borbón, Rey de España.

Todavía recuerdo la carta que le envió el escritor Fernando Vallejo al exalcalde Sergio Fajardo, recordándole el protocolo de debería seguir cuando “Su Majestad” visitó la capital de Antioquia. Recomendó que no lo tratara de Majestad, mejor de Doctor Borbón porque de pronto se le descula. Y eso precisamente casi vuelve a pasar. Ahora, también es cierto que doctor se le dice a cualquier hijo de puta. 
Durante una visita a la sede del Estado Mayor de la Defensa del España, el Doctor Juan Carlos se tropezó con un escalón y cayó de bruces, mientras terminaba de saludar a los militares.

Cuando ingresé a la universidad entre los compañeros de clase se encontraba Camilo Uribe, un muchacho apasionado por la televisión y el cine, que hoy, lastimosamente no se encuentra entre nosotros, debido a que empezó hace un par de años su capacitación en arpa para ganarse las alitas.

Camilo Uribe, se la pasaba para arriba y para abajo con otro compañero, estudiante de Comunicación Social y Periodismo que hoy nos ha puesto a hablar a muchos. Me refiero a Andrés Burgos, otro inquieto de esta comarca con la chispa adelantada que el pasado viernes 3 de agosto estrenó su opera prima: “Sofía y el Terco”.
Burgos, un cuasi cuarentón de Medellín, es periodista de la Universidad de Antioquia y cineasta de la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, Cuba, que siempre se ha movido entre los medios audiovisuales.
Su “Sofía y el Terco”, es una historia sencilla, cotidiana, con una puesta impecable enriquecida por la variedad de matices en las historias que se entrelazan sin dejar el tema central que narra las piruetas de una setentona, personificada por la actriz española Carmen Maura, que no conoce el mar que vive con su esposo, representado por Gustavo Angarita, en un pueblito frío y tranquilo en las montañas del interior colombiano.
En muchas ocasiones Alfredo, su esposo, le ha prometido ir al Caribe, pero por diferentes motivos le ha incumplido este sueño, hasta que un día, su mejor amiga se convierte en cómplice para realizar el viaje, dejando solo a su marido en la tienda de víveres.
Vaya para que se divierta con una historia, que estoy seguro viven la mayoría de los habitantes de esta comarca colombiana, que todavía se imaginan como es el mar. Vaya, diviértase y descanse de los mismos cuentos de traquetos, putas, siliconas, sicarios, paracos, guerrilla y políticos, porque personalmente estoy mamado en revivir en el cine el mismo conflicto que vivimos en la calle.

Por: Adolfo León Ospina Mejía
Que ahorremos agua fue la sugerencia-orden del primer mandatario del país, Juan Manuel Santos, al hablar de las nuevas dificultades que atravesará Colombia a razón, esta vez, del fenómeno del niño. Recordemos que hace ya 20 años se dio una sequía que conllevó al apagón de Gaviria, sin embargo y pese a esa historia tan reciente y con un veranillo de dos meses ya se habla de la reducción de las reservas hídricas del país y la necesidad de ahorrar agua, pero nosotros, los de a píe, los que no podemos dejar la llave del agua con una goterita, los que debemos recoger el agua de la segunda juagada de la lavadora, los que tenemos que regar las maticas con una vasija y no con manguera, esos somos los que tenemos que ahorrar, por que las multinacionales mineras, las que acaban con las selvas y los páramos pueden seguirlo haciendo y nosotros les tenemos que agradecer “que se fijen el país para sus inversiones”
El debate cada día es más necesario y exige profundidad, la realidad de la presencia de las multinacionales mineras en el país, la industria que más ha crecido y jalonadora del desarrollo económico actual es un asunto que no puede apreciarse desde la televisión, somos todos los colombianos los que tenemos que participar en él y decidir si queremos un país próspero económicamente en el que el agua sea un artículo de lujo o un país que respete la vida (toda manifestación de ella), y haga de su biodiversidad la locomotora que lidere el progreso económico.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.