domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 184

NUEVA MESA

Como van las cosas se cumplirán los pactos políticos entre las bancadas que conforman el Concejo de Medellín, y que además, hacen parte de la coalición oficialista que acolita las órdenes del Alcalde Aníbal Gaviria.
De acuerdo con los compromisos, deberá elegirse la próxima semana como Presidente para la vigencia 2013, al conservador Nicolás Albeiro Echeverri Alvarán. Integrarán la Mesa Directiva como vicepresidentes Luis Bernardo Vélez Montoya por la Alianza Social Independiente, ASI, y Aura Marleny Arcila Giraldo por el Partido Liberal.
La Secretaría General le corresponde el próximo año al Partido Verde, cuota burocrática, que según las sumas y restas políticas, le corresponde al Concejal Verde Miguel Andrés Quintero “El Marranito”. La elección se realizará el lunes 26 de noviembre.
En lo que tiene que ver con la designación del nuevo Secretario General del Concejo de Medellín para el año 2013, varios de los corporados están de pelo parado, debido a que esa cuota, al parecer, se la otorgarán al hijo de uno de los grandes artistas de la politiquería en Antioquia. Eso argumentan…
El Concejal del Partido Verde, Miguel Andrés Quintero, no podrá equivocarse en el otorgamiento de esa designación, puesto que pondría en riesgo todo su discurso electoral basado en la transparencia, y la vigilancia de los recursos y dineros del Estado, que para esta cohorte de nuevos tecno-políticos son sagrados.
“El Marranito” tiene gente. Margarita Vanegas, por ejemplo, es una de las militantes decentes del desquebrajado Partido Verde en Antioquia, a quien sacaron por la puerta de atrás de la dirección de esa colectividad por mandato de los querubines que protegen a “Dios”. Esa oportunidad podría fortalecer el permanente bajo perfil del mismo concejal, que ha conservado hasta el momento.

A propósito del Partido Verde, como un baldado de flatos y masa escatológica le cayó al Concejal Yefferson Miranda, el nombramiento de Yomar Andrés Benítez como nuevo y primer Secretario de la Juventud de Medellín.

Mientras el Alcalde Aníbal Gaviria justificaba el nombramiento argumentando que Yomar es un potentado en planeación de proyectos sociales con experiencia en el tema de juventud, por haber sido miembro del primer Consejo Municipal de la Juventud de Medellín, Miranda se retorcía entre las cobijas este fin de semana.
Yomar Andrés Benítez es abogado especialista en Derecho Público y compitió en las elecciones del octubre del año anterior por una curul en el Concejo de Medellín, al lado del Director de Teleantioquia Noticias, “el confundidito” Juan Pablo Barrientos, ambos con irreparables quemaduras en el alma durante esa competencia política.  

La designación de Yomar Andrés Benítez como nuevo y primer Secretario de la Juventud de Medellín, tiene al Concejal del Partido Verde, Yefferson Miranda, con un pie en el más allá y el otro sobre una cascara de banano.

Después que el mismo Miranda diera toda esa alharaca, según él, por haber logrado incluir en el proceso de Modernización del Municipio de Medellín, la creación de la Secretaría de la Juventud y que lo llevó, además, a cortarse el cabello al mejor estilo del Dalái Lama, se preveía que esa cuotica burocrática sería para la persona que se desempeñó como gerente de campaña del mismo impulsador de la iniciativa. Pero no, para esa clase de designaciones nunca se sabe lo que piensa el jefe de jefes.
Lo cierto, es que la incomodidad de Yefferson Miranda es tan evidente, que se dará un tiempo para meditar sí continua o no apoyando a pupitrazo limpio las iniciativas del ejecutivo.
Otros opinadores sobre la jugada del Piso 12 de la Alcaldía de Medellín, argumentan que Miranda no hace falta en la Administración, y que además, la estrategia cuando faltan tres años de gobierno municipal, es desgastar y aislar al único visible y primer defensor del anterior y uno de los Alcaldes más cuestionados que ha tenido la ciudad.  

Inevitable será que el actual Representante a la Cámara por la Alianza Social Independiente, ASI, Juan Manuel Valdés Barcha, salte hacia el Partido Verde, una vez se apruebe el transfuguismo político que muy seguramente será aprobado en el Congreso de la República antes de las elecciones del 2014.

De acuerdo con Valdés, lo ideal sería una alianza para las próximas elecciones parlamentarias entre la ASI y los Verdes en Antioquia. Sin embargo, Juan Manuel no cuenta con que un negocio electoral para beneficiar su campaña es imposible, puesto que las bases de la ASI no lo pueden ver ni en pintura, debido a que lo señalan de no haber hecho absolutamente nada por la colectividad que le regaló el aval.
Es más, algunos de los líderes que integran la ASI en Medellín y Antioquia, así se sienten con Juan Manuel en la misma mesa, han asegurado que no le conseguirán ni un voto a su favor, y que por el contrario, están esperando que se vaya.

Para el Representante a la Cámara por la Alianza Social Independiente, ASI, Juan Manuel Valdés Barcha, en caso que el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc llegue a feliz término, se generarán cambios sustanciales en las elecciones para Congreso de 2014. Eso piensa él.

Otros están convencidos que no pasará nada, y que por el contrario, el país continuará como va, bien, mal o peor, pero va, así no sepamos hacia donde. Después de la nefasta Reforma a la Justicia que casi nos meten a los colombianos, apoyada también por el Representante Juan Valdés, sólo queda un recurso, el voto para sancionar esta clase de políticos.
No votar por ellos, es la única posibilidad de sancionar a estos padres de la patria, como también actual Director del Partido Liberal, el congresista Simón Gaviria, que se da el lujo de no leer el Acto Legislativo en el que iban a camuflar ese enorme orangután de la Reforma a la Justicia.

Desde que “Doña Colombia” perdió hace un par de días, un pedazo de soberanía marítima, no paro de reírme. Y aunque en el fondo me incomoda el haber perdido más de 70 mil kilómetros de mar del Archipiélago de San Andrés y Providencia, lo que suena a chiste es la indignación nacional que causó ese hecho, que hasta esta semana la mayoría de colombianos no sabían que existía tanta agua junta para mis paisanos.

Un amigo empresario se refirió al fallo del -Tribunal Internacional de La Haya-, como la imposibilidad de crear una de las estaciones petroleras más grandes del mundo. Con o sin esa estación, la gasolina seguirá subiendo de precio, debido a que la visión de los empresarios y el gobierno de este país, es completamente distinta a la que tiene el ciudadano promedio.
Sin embargo, cambios si habrán. La bandera de Colombia, tendrá que ser cambiada lo más pronto posible. El amarillo que representa las riquezas de nuestras tierras, desde hace más de 500 años continúa siendo saqueada, antes por los chapetones, hoy por las multinacionales mineras gringas y canadienses que con la complacencia de la Locomotora Minera del Gobierno Nacional, y en Antioquia, bajo la complicidad del gobierno de Sergio Fajardo, iniciarán el saqueo en varias partes del departamento, especialmente en el suroeste. Eso no causa indignación.
La franja que representa el azul de los mares, por lo menos, para la bandera de los sanandresanos, será más pequeña, situación que tiene con dolor patrio a doña Colombia. El desempleo, la falta de acceso a educación, la escasez de agua potable y servicios públicos domiciliarios de óptima calidad, el alto índice de prostitución y el narcotráfico, así como la simple imposibilidad de tienen muchos de los isleños de conocer el continente para pisar tierra firme, son algunos de los problemas que jamás, ha indignado a esta señora, a Colombia.

Sobre la franja roja para que hablar, con certeza es la más grande. A la mayoría de los 45 millones de colombianos no les indigna el desalojo a bala, machete y motosierra de la tierra que pertenece a los campesinos del país y el robo de Agro Ingreso Seguro, es semejante a perder una moneda de $50 en el centro de Medellín. Las masacres acolitadas por la mano negra del Estado, patrocinador permanente de los paramilitares y las bacrim, más los asaltos de la narcoguerrilla sólo hacen parte de los titulares de prensa y no de la realidad. Eso no causa indignación.

La mala educación y el pésimo servicio de salud que padecemos los colombianos, fueron convertidos en los mejores negocios para la empresa privada, acomodados desde la legislación por los padres de la patria, entre bostezos y flatulencias para beneficiar a los patrones que financian sus campañas electorales. Eso tampoco indigna a un ciudadano. La diferencia en la remuneración mensual en Colombia entre un congresista y un profesional, sin contar los brincos que tiene que dar un obrero para medio subsistir con menos del salario mínimo mensual, menos genera indignación.
En Colombia, el concepto de indignación y dignidad sólo aparecen en el diccionario, y tanto el gobierno, como los congresistas, los políticos y los empresarios son los directamente responsables absolutamente de todos los problemas del país, por eso, que hoy se pierda una tajadita de mar, es una total insignificancia.
“Medellín será una ciudad líder en el transporte urbano en bicicleta”: Aníbal Gaviria Correa a Ciclistas Unidos. Febrero 22 de 2012. Hoy parece ser retórica, pues las acciones concretas por parte de las Instituciones para hacer de la bicicleta, una completa estrategia pública de la movilidad enfocada al desarrollo de la infraestructura cicloinclusiva, la promoción, la educación y la intermodalidad con otros sistemas masivos de transporte, son mediocres. 
Después de 11 meses de silencio, la Secretaría de Movilidad respondió las inquietudes planteadas por los diferentes colectivos ciclistas, en las que se solicitaron los planes de movilidad en bicicleta para esta administración. El desconcierto es evidente pues no tienen propuestas, y además, quieren ganar el cielo con padre nuestros ajenos, con el Área Metropolitana que intenta liderar el programa –EnCicla-, no sabemos si con su complacencia.
Después de mucho biciactivismo, se abrió una nueva mesa de discusión ante la falta de respuesta de la Secretaria de Movilidad, que sólo ha tenido un acto relacionado con las bicicletas en el año, borrar una increíble y simbólica acción ciudadana llamada -Bicis por La Vida-, en la que colectivos Probici de la ciudad regalaron en 4 países y 6 ciudades en Colombia, vías cicloinclusivas a los biciusuarios.
A un año de trabajo, el compromiso por parte de la Alcaldía de Medellín está enmarcado en el marketing de la sostenibilidad. En 40 días que quedan para culminar el año, se instalarían 6 nuevas estaciones del Sistema Público de Bicicletas –EnCicla-, 100 nuevas bicicletas y 8.5 Km de vías cicloinclusivas que se adquieren a través de pintar algunas rayas en las calles, con señalización preferencial para ciclistas. Igualmente, se reactivó después de 10 meses el programa Días EnCicla, conocido anteriormente como -Miércoles en Bicicleta- y los Días del Aire que incluye un ciclopaseo semanal. En los próximos 3 años, además, se construirían 10 Km de ciclorutas, con un presupuesto cercano a los $3.000 millones de pesos.
Es evidente que la prioridad para esta alcaldía es el automóvil particular con todo lo que implica, el cambio de ruta de la Ciclovía nocturna, por ejemplo, mejoró la fluidez de estos, a costa de miles de biciusarios y caminantes de Sabaneta, Itagüí y Envigado que ya no tienen acceso directo y por eso han dejado de asistir. En 2 semanas este espacio será cerrado para darle paso a la caravana de autos contaminantes que recorrerán los alumbrados decembrinos, súmele a esto el desmonte del pico y placa y el aumento de velocidad en las autopistas regional y sur de 60 a 80 Km/h, pese a que las señales de tránsito indican que en ese sector pueden circular ciclistas y a esa velocidad permitida, estorban a los conductores.

-Un Hogar para la Vida-sería posible si se trabaja por la equidad, especialmente en la utilización de la vía pública, sin contaminación, con menos índices de muertes y accidentalidad. -Un Hogar para la Vida-es posible con personas saludables física y mentalmente que se apropian de la ciudad, al tiempo que mejoran su movilidad, ahorrando dinero, disminuyendo el impacto del alto tráfico si fueran en bicicleta, sin embargo, falta la voluntad política para que sea una realidad.


Por: Adolfo León Ospina Mejía

En cierta ocasión me contaba una buena amiga, con total conocimiento de causa, la experiencia que había vivido su compañero afectivo, un militar que realizaba un curso de ascenso. Narraba el aspirante que había sido enviado a un país centroamericano a realizar dicho estudio y que al inicio le habían dado un cachorro de perro de dos meses, al cual debía proteger por completo y que, al finalizar después de cuatro meses de intensas prácticas, el animalito, que en ese momento  ya contaría con seis meses, debía ser sacrificado por su protector.

Parece ser que el uso de animales para prácticas militares no es nuevo, raro ni extraoficial. No hace mucho publicaron por diferentes medios el maltrato del que era víctima un perro por soldados en el municipio de Girardota  Antioquia y el fin de semana anterior los televidentes veíamos indignados, (muchos), como soldados en el departamento del Cauca usaban un can para practicar polígono.

No entiendo cómo sea posible que algunos humanos todavía causen dolor a  animales que en su mayoría son totalmente inofensivos para los humanos y están indefensos ante nosotros. Necesario es que las autoridades militares, que se vanaglorian de conservar la vida bajo cualquier figura, se pronuncien, sancionen y hagan pública la sanción a los militares que cometen estos hechos completamente inhumanos contra los animales.   
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.