domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 203

Vagando por la nube me tropecé con Ron Mueck, un artista australiano que deja a más de uno con la boca abierta después de apreciar sus esculturas. Mueck quien nació en 1958, es un escultor hiperrealista que actualmente vive en Inglaterra.
El hiperrealismo es una tendencia de la pintura realista que apareció en Estados Unidos hace 50 años y propone reproducir la realidad con una fidelidad semejante a la que expone la fotografía.
Ron Mueck trabajó inicialmente como profesional en efectos especiales en varias películas de cine, tiempo que aprovechó también para avanzar hacia el mundo del arte aprovechando su talento para desarrollar creaciones plásticas con un realismo sorprendente. Ver esculturas
El Concejo de Medellín respaldó las observaciones que presentó el Cabildante por el Partido Verde, Miguel Andrés Quintero quien cuestionó la forma y manera en la que viene operando la Empresa de Desarrollo Urbano de Medellín, EDU.
Durante el análisis de la situación de entidad, Quintero recordó los inconvenientes que en construcción presentan varios de los Colegios de Calidad, iniciados por la Administración de Sergio Fajardo y continuados en la de Alonso Salazar.
Palabras más, palabras menos, los concejales de Medellín y hasta la Gerenta de la EDU, Margarita María Ángel Bernal, aceptó la necesidad de revisar cada unos de los procesos que se han implementado, con el fin de garantizar la eficiencia y la eficacia de las obras y proyectos que la empresa continuará ejecutando.
En la Alianza AMA entre el Gobernador y el Alcalde es claro que están “juntos, pero no revueltos”, y esa frase la aplican los subalternos que a ella pertenecen. Dejando a un lado los aspectos técnicos y pasando a los políticos, mucho dejó que pensar el debate a la EDU que hizo el verde concejal Miguel Andrés Quintero.
Una vez expuestos los motivos del cabildante, totalmente validos, la dupla de amigos gaviristas Nicolás Albeiro Echeverri, conservador; y Carlos Mario Mejía, liberal; fueron  enfáticos en hacer entender que los problemas que padece la EDU vienen desde las alcaldías de Fajardo y Alonso, y por el contrario, la actual administración trata de solucionarlos.
Por un lado, el presidente de la corporación Echeverri Alvarán sostuvo que el análisis de los problemas de la EDU que lideró Quintero, integrante del Partido Verde, fue un debate contra Fajardo y Alonso, especialmente por los problemas de construcción que tienen varios de los Colegios de Calidad.
Por el otro, El Flaco Mejía impresionó con la máxima: “Al César lo que es del César y a Marco Antonio lo de Marco Antonio”.  La multitud que estaba en las gradas se silenció. Publio Cornelio Escipión, Fabio Máximo, Cayo Lelio y Lucio Marcio abrieron los ojos. El Concejal Carlos Mario Mejía, dio a entender que las deudas que vienen de otras administraciones no se pueden cobrar al actual gobierno, y en cambio, esos errores los tendrán que asumir quienes los cometieron.
El Gobernador de Antioquia Sergio Fajardo, la Secretaria de Minas, Claudia Cecilia Cadavid y la Directora de Titulación de Minas, Melissa Álvarez, están que se arrancan las mechas debido a que la Procuraduría General de la Nación está que presenta el pliego de cargos en su contra por el contratico de concesión minera que le otorgaron a Manuel Antonio Mesa, esposo de la actual Secretaria de Participación Ciudadana Beatriz White.
El proceso se viene investigando desde el mes de diciembre del año anterior por parte de la Procuradora Delegada para la Moralidad Pública, María Consuelo Cruz y compromete a estos tres tristes tigres por violar la Ley 80 de Contratación. La norma prohíbe a un servidor público en este caso Fajardo, quien conoce desde hace varios años a Beatriz White, que el cónyuge de un funcionario de nivel directivo contrate con la entidad en la que labora su pareja.
El contrato de concesión es el 5967 con fecha del 26 de julio de 2012 en el que se le permite al esposo de Beatriz explotar durante 30 años un yacimiento de arenas y gravas naturales en el municipio de Santa Rosa de Osos, norte de Antioquia. Los denunciantes del caso que tiene caminando apretadito al Gobernador son el abogado Jaime Alberto Cárdenas Restrepo y el exfiscal Francisco Javier Galvis.
Aunque no se sabe sí la Procuraduría General de la Nación abrirá de manera formal pliego de cargos en contra del Gobernador Sergio Fajardo por el contrato de concesión minera que le otorgó a Manuel Antonio Mesa, esposo de la Secretaria de Participación Ciudadana Beatriz White, preocupados se encuentran los integrantes de la logia del mandatario seccional.
Dicen que si el Cristo se le voltea al gobernador, su carrera política se verá disminuida a la última expresión por la sencilla razón que durante la última década se la ha pasado hablando sobre la pulcritud que debe tenerse cuando de manejar los recursos públicos se trata.
Muchos, pero muchos, están rezando de rodillas para que eso pase, pero tanto rezan los unos, como los otros. Los otros, advierten entre dientes que en caso de presentarse una sanción en contra de Fajardo, por mínima que sea, sería fatal para el mesiánico político que siempre ha dicho: “No compramos ni un voto, en Antioquia no se pierde un peso y somos los más educados”…
Aunque parezca insólito, otro que declinó una posible aspiración a la Cámara de Representantes, fue el exdirector de Indeportes Antioquia, Esteban “Palillo” Escobar, quien fue Concejal de Medellín por la Alianza Social Independiente, ASI.
Pero “Palillo”, quien perdió la curul en el Cabildo Municipal en las elecciones del 2011 por causa del hoy cabildante Luis Bernardo Vélez Montoya, no tuvo el apoyo suficiente para impulsar su objetivo, y en cambio, nadie le acolitó su intención.
Esteban Escobar ya no tiene tanta ascendencia con el Gobernador Sergio Fajardo. Fajarkamón, le prohibió mencionar su posible aspiración a la Cámara por el Partido Verde, y además, su salida de Indeportes que se debió entre otros motivos a que no tuvo química con la fallecida Alicia Eugenia Vargas, hizo que lo alejaran del sanedrín del impoluto.
Por: Adolfo León Ospina Mejía
La “guerra contra el microtráfico ha comenzado”, fue el gran titular anunciado por el presidente de la República, y nos imaginábamos una ofensiva sin precedentes contra aquellos expendios de narcóticos que todos, inclusive la policía, sabemos donde están ubicados, la acción no fue sorpresa, dos, tres noticias de amplio impacto y pare de contar, porque, o no han hecho nada o no han informado (cosa poco probable).
Y es que el microtráfico es uno de los reglones que mueve la economía local, no podemos desconocer que en ciudades como Medellín, es el microtráfico quien subsidia muchas familias, muchos policías por ejemplo, ajustan su salario  con la colaboración que en estos sitios les hacen, y esto no es un secreto, la comunidad en general hemos visto como llegan los “motorizados” a las mal llamadas plazas, entran y salen sin ningún tipo de novedad, porque el expendio sigue trabajando como si nada hubiera pasado, tampoco podemos negar que en muchos vecindarios este tipo de comercio es apoyado por muchos de lo vecinos que más que ver en este comercio un delito, ven una oportunidad de desarrollo económico y se evidencia esto en sectores de barrio Antioquia y de Lovaina, donde muchos de lo cohabitantes se dedican a este oficio.
Así mismo parece que la “guerra contra el microtráfico”, al contrario de acabarlo, ha incentivado la creación de nuevos espacios, hay que ver, por ejemplo, como el corredor del río, a la altura de la macarena y hasta pasar el sector de Moravia es un completo espacio de venta y consumo de drogas ilegales, y a la luz de todos, se observan llegar los carros, motos y transeúntes a comprar y consumir ahí, al ladito del río.
No es criticar por criticar, es asumir que se necesita mucho más que un anuncio pomposo para desbaratar un negocio tan lucrativo y accesible para el común de los habitantes.      
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.