domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 204

La salida de la Secretaria de Comunicaciones de Medellín, Piedad Cristina Monsalve, es otra oportunidad para realizar cambios en el interior de la dependencia que supuestamente diseña las estrategias de percepción para los habitantes de esta ciudad.
Lo claro es que trabajar en comunicaciones, especialmente en una entidad pública como el municipio de Medellín, tiene tanto de largo como de ancho. “Los comunicadores somos la cara del fracaso y la oscuridad del éxito”.
Varias versiones, existen sobre la salida de la también detractora de este portal. La misma Monsalve, quien también le renunció a su amigo exalcalde Alonso Salazar cuando laboró en la Secretaria de Cultura Ciudadana, juró que se mamó del trabajo y que definitivamente es un ciclo cumplido.
En la misma secretaría argumentan que a la justificación de la comunicadora también hay que sumar otros motivos como las malas relaciones con el equipo de trabajo, la falta de apoyo económico y presupuesto para la nueva dependencia creada desde la modernización del aparato municipal, y los malos resultados para la creación de la “percepción” que desean desde el piso 12.
Algunos comunicadores y concejales coinciden en que Piedad Monsalve se libró que le solicitaran la renuncia, debido a que la responsabilizan de los regulares resultados por la manera en que se vendió a la ciudadanía la Actualización Catastral y el alza en el Impuesto Predial que generó protestas masivas, sin contar otros temas como la seguridad y movilidad.
Pero todo no es malo para el grupo de comunicadores de la Alcaldía de Medellín, en el que hay de todo. La buena noticia tiene que ver con la llegada de la Comunicadora Social y Periodista egresada de la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB, Yolanda Bedoya Avalos como nueva Jefe de Prensa, luego de la renuncia de Miguel Jaramillo Lujan.
La encantadora morena laboró como corresponsal y periodista de CM& por 15 años, bajo las huestes de uno de los mejores periodistas del país, Yamid Amat. Casada y con dos hijos adolescentes trabajó en el Noticiero Nacional y en la Fábrica de Licores de Antioquia.
Miguel Jaramillo Lujan, por su parte, se desempeñará como nuevo Jefe de Comunicaciones del Instituto Social de Vivienda y Hábitat de Medellín, ISVIMED.
Los comunicadores y periodistas de la Alcaldía de Medellín, se encuentran jalándose el pelo por el nombramiento por encargo del Secretario de Comunicaciones, después de la renuncia de Piedad Monsalve.
Entre dientes varios de los integrantes del grupo de informadores, están haciendo fuerza por la designación temporal del comunicador Juan Carlos Quiceno. Las referencias no son las mejores del profesional que se ha sostenido en el gobierno desde la Administración de Luis Pérez Gutiérrez en el Área Metropolitana, donde tuvo inconvenientes durante la producción del programa institucional por manejos irregulares en la contratación de personal.
Cuando haciendo “zapping” o saltando entre la programación y canales en la televisión se le ve a Juan picando cebolla en su programa de cocina en Televida, es difícil imaginarse que tenga tanta resistencia, y que por el contrario, sus compañeros lo califiquen de un “trepador del carajo” de los más peligrosos conversos de la religión fajaralonsista.
A Juan Carlos Quiceno, otro contradictor soterrado de este portal, no lo sabía, lo sindican de acomodarse al mejor postor. Estuvo en la Alcaldía de Luis Pérez, luego en la de Fajardo, Alonso Salazar y en la actualidad con el gobierno de turno. A eso se le llama pluralidad y ese asunto genera placer, pero lo que no se puede aceptar son las relaciones displicentes con compañeros y subalternos de trabajo.
JuanK, quien se desempeñaba como Director Técnico de Comunicaciones tenía a su cargo el manejo contractual y el diseño de las piezas gráficas y audibles de los comerciales institucionales. Esa misión le ha generado encontrones con el personal de TeleMedellín, operador de ese proceso, especialmente por su trato poco cordial con los empleados del canal. Esa situación generó que le jalaran las orejas en una reunión.
Sin embargo, que Juan sea un tránsfuga, acomodado, que le guste y disfrute la dulce lechita de la teta estatal como le encanta al diablo de Juan Fernando Mosquera otro infiltrado en el gobierno municipal y que no le guste lo que en este portal se publica, no es problema, pero de ahí, a generar malestar entre sus compañeros de trabajo es totalmente inaceptable…

Con toda la energía, sin generar lastima como debe ser, con peso atrás y con ganas de continuar trabajando en contra de la corrupción regresó a su curul el Concejal Liberal, Bernardo Alejandro Guerra Hoyos.

En su primera aparición después de la agresión, Guerra habló dos horas y media con una sola respiración y eso que todavía no está recuperado totalmente. Desde su curul, ratificó su postura frente a temas importantes como los restaurantes escolares y la fusión entre UNE Telecomunicaciones y Millicom.
Para la historia y el recuerdo quedó la foto del cuchillo con el que el “Matarife de Sucre” pretendía hacerle una exfoliación en la espalda, pero afortunadamente los ángeles, arcángeles y querubines hicieron lo suyo.

Los últimos días no han sido los más “absolutamente preciosos” para el Gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo. El asunto de “La Mina de Beatriz” lo tiene en ascuas porque el Procurador General de la Nación el hitleriano Alejandro Ordoñez se saldrá con la suya. Un facho con poder como ese señor es capaz de quemar a fuego lento al mandatario seccional con toda su cohorte en la Plazoleta José María Córdoba de la Alpujarra, y eso no lo queremos, se nos acaba este negocio, socio…

   
Y es que el permiso de explotación que le otorgó al esposo de Beatriz, su secretaria, no es solamente el tema que desvela al gobernador. Quien iba a pensar que ese gordito bonachón, el Concejal por el Partido Verde Miguel Andrés Quintero, se le iba a convertir en un integrante de Al Fatah o una Viuda Negra de Chechenia que se le metió al sanedrín para explotarle una mina quiebra pata.
Tanto el Concejal Miguel como su hermano Daniel Quintero, aspirante al Senado de la República tienen una misión: destapar las ollas podridas del fajardismo en Antioquia y lo están logrando.
Las críticas que “El Marranito” hizo a los Colegios de Calidad en los que se invirtieron más de 200 mil millones de pesos dejaron sin respiración al piso 12 del Departamento. Fajardo llamó al verde concejal. ”¿Miguel qué está pasando?”, preguntó el faraón. ”Estoy haciendo lo que Usted mismo nos enseñó, a proteger los dineros públicos, que son sagrados”, respondió Miguel. La llamada se cortó…
Sobre las denuncias por los problemas de construcción de los Colegios de Calidad, la Contraloría General de la Republica inició indagación preliminar en contra de Fajardo por presunto detrimento patrimonial por 100 millones de dólares aproximadamente. Durante la Alcaldía de Alonso Salazar, el exconcejal por el Polo Carlos Ballesteros presentó fotos y evidencias haciendo la misma denuncia, pero en ese momento nadie paró bolas.
CAMBIO Y FUERA

La distancia entre el Concejal Miguel Andrés Quintero y el Partido Verde, especialmente con la línea empírica del fajardismo es cada vez más grande, tanto que junto a su hermano Daniel, quien quiere ser senador están buscando para donde irse.

Miguel y Daniel tienen una importante ascendencia en el Partido Conservador y quien iba a creer, pero en la actualidad tienen caminando ladeado al Gobernador de Antioquia con las presuntas irregularidades en la construcción de los Colegios de Calidad y al Alcalde Gaviria por los reparos con el proyecto de fusión entre Une y Millicom.
Otro que está pensando en irse para otro lado es el Concejal de Movimiento Firmes Roberto Cardona. A este novato cabildante se le ha visto rodeado de integrantes también del Partido Conservador totalmente chamuscados. Cardona está esperando la oportunidad para salir huyendo de las toldas del exalcalde Luis Pérez.  

Por: Adolfo León Ospina Mejía

La nueva historia que han intentado escribir los más recientes mandatarios está caracterizada por la adoración al cemento, pareciera que los árboles estovaran, que es mejor talarlos que barrer sus hojas, que los problemas de ciudad se solucionan con una placa de concreto y un jardín artificial, en materitas como lo hicieron en la feria de flores del año 2012.
Ahora, y con el sofisma del desarrollo de la ciudad, montados en el caballito de mostrar: el transporte masivo; la administración actual ha destruido, ha asesinado, una gran cantidad de árboles en la calle 30 sobre la autopista, “ahí haremos la estación de integración del Metroplus”, dijo el alcalde. El pasado domingo los habitantes del sector de belén circundantes del parque Juan Pablo Segundo, protestaron por el proyecto que pretende hacer una mega pista de ciclocrós, exactamente en la parte verde del parque: más arbolito para el piso.
Y con el mismo argumento del sistema masivo de transporte pretenden destruir un granito de la historia de nuestra ciudad: la Plazuela de San Ignacio. Allí donde queda el tan nombrado, recordado y querido Paraninfo de la Universidad de Antioquia, esa, que es la fotografía de todas las postales de Medellín, que está adornada con un par de hermososárboles del tamaño de la iglesia, tan viejos como ella y alrededor de los cuales Medellín ha ido creciendo y que serán talados, sin ningún respeto, sin ningún recato, sin agradecimiento por un par de gigantes que con su sombra cobijaron a los medellinitas de antaño. Los talarán, las matarán, no habrá más refugio para los ajedrecistas, ni para las palomas que han hecho de las centenarias ceibas su casa.
Increíble es que más de 100 años de vida que pueden tener cada uno de estos ejemplares sean despreciados de esta manera. ¡Qué tristeza! 

Me reporta un corresponsal de mi tierrita que hace un par de días se cayó, colapso, se vino al suelo, el gran árbol que caracterizaba la entrada a la Vereda Quebrada Bonita en la parte alta de la localidad, específicamente a 200 metros después del Hotel Balandú de Comfenalco en la carretera que conduce hacia el municipio de Riosucio en el Departamento de Caldas.

Que se caiga un árbol no es noticia, pero para los jardineños cuarentones como yo sí lo es. Ese árbol tiene más de medio siglo de historia puesto que en ese lugar donde estaba plantado tiene el nombre de: “La Vuelta al Duro”.
Voy a hacer uso de mi creatividad para intentar describir lo que allí pasaba. Si el Presidente del Senado Roy Barreras publica un libro de poemas, también puedo hacer lo que se me venga en gana.
Cuenta la mitología jardineña, que de eso si sabe y vive, que ese sitio donde estaba el árbol de grandes raíces y magistral sombra, sirvió por más de 50 años para deshojar margaritas. Muchas pasaron por ese hermoso edredón verde donde estaba el árbol. Muchas hijas decorosas de buenos padres, hijas de médicos y maestros. Muchas damas de buen nombre, pero casadas, también conocieron la dulzura del rocío en las madrugadas frías del terruño.
Recuerdo con regocijo como las señoras eternas adoratrices y cómplices fundamentales del cura se escandalizaban por la curiosidad de saber quién fue la incauta que vio estrellitas fugaces con su amante furtivo de turno.
Todo el pueblo conoció o supo de la existencia de ese árbol celestino y alcahuete que sirvió de descanso para el amor y que lastimosamente nunca visité porque a esa edad, ni me la mostraban…
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.