domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 231

En alguna conversación con el Director del Pequeño Teatro, Rodrigo Saldarriaga ratifiqué cuales son las diferencias que existen entre vivir con lo suficiente y vivir con lo necesario. El que decide vivir con lo necesario está condenado a que su remuneración sólo alcance para pagar sus obligaciones mensuales, porque, si acaso, quedará una pequeña cuantía para un par de cervezas. Si usted se antoja de la tercera, déjeme decirle que podría encontrarse en graves aprietos económicos y muy seguramente le echará la culpa al sistema, o a los políticos, o al presidente, o a los tres juntos. En ese escenario, los que viven con lo estrictamente necesario añoran un mejor gobierno y un mejor Congreso que ofrezca más oportunidades, prebendas, más beneficios y subsidios, pero la realidad es otra. Los peores gobernantes y políticos son los que se elegirán en los próximos comicios…
Vivir con lo suficiente implica tener una visión distinta de la actividad económica que debe ubicarse por encima de las políticas gubernamentales e inclusive de las directrices que impone el sistema financiero. Vivir con lo suficiente implica cambiar de escenario para dejar a un lado las exigencias mecánicas, cotidianas, monótonas y repetidas que caracterizan -el empleo- al que muy difícilmente podrá acceder un profesional que estará mal remunerado. Vivir con lo suficiente otorga la capacidad de pensar y repensar lo que se hace, de evaluar las equivocaciones de la competencia con el objetivo de ofrecer un producto o servicio con valor agregado que se diferencie de los demás para obtener más ingresos que posibiliten más utilidad, con el fin de minimizar las restricciones empresariales y personales para acceder al mercado.
Sólo los que insisten, persisten y nunca desisten viven con lo suficiente. Rodrigo Saldarriaga, por lo que le he visto en la última década, por lo que lo conozco, por lo que ha demostrado, ha vivido toda su vida con lo suficiente y eso lo demuestra la permanencia e importancia para la ciudad del inmensamente y grande Pequeño Teatro…
En esa misma conversación con el Director del Pequeño Teatro, Rodrigo Saldarriaga, compartiendo no un par, ni una tercera, sino muchas cervezas nos referimos a dos de la infinidad de problemas fundamentales que afronta Colombia.
El primero es la Locomotora Minera de Santos y el segundo la falta de apoyo a la producción nacional, a la falta de apoyo a los campesinos del país que palabras más, palabras menos, son lo que producen y cultivan la comida que llevamos a nuestras familias.
Esos dos pequeños inconvenientes son los que el actor de teatro Rodrigo Saldarriaga combatirá y defenderá desde el Congreso de la República en caso de llegar a la Cámara de Representantes por el Polo Democrático Alternativo en la próxima campaña parlamentaria de marzo de 2014.
Entre cervezas y olor a tabaco, Saldarriaga es asediado por el público que acude al Pequeño Teatro en donde no existen tarifas establecidas para el ingreso, y por el contrario, se permite que cada espectador otorgue, si le dan ganitas, un aporte voluntario.
Rodrigo Saldarriaga es un hombre bastante particular que va contra la corriente y no está sujeto a los cánones establecidos por la sociedad. Es un hombre que desde la política criado en el Movimiento Obrero Independiente Revolucionario, MOIR, dice lo que piensa y hace lo que dice. Esa es la diferencia con los políticos tradicionales.
El actor y aspirante a la Cámara de Representantes, Rodrigo Saldarriaga es fundador del Pequeño Teatro. Estudió Arquitectura en la Universidad Nacional donde inició su actividad teatral, bajo la dirección de Jairo Aníbal Niño en obras como -La Masacre de Santa Bárbara-, -Vietnam-, -La Bienal- y -Crónicas Municipales-.
En la última década su actividad artística se ha visto compaginada con la politica que lo llevó a ser candidato a la Gobernación de Antioquia, elecciones en las que obtuvo un poco más de 60 mil votos.
En 1975 Rodrigo Saldarriaga fundó el Pequeño Teatro en el que se ha desempeñado como director, dramaturgo, actor y escenógrafo en más de 56 montajes. Participa en la Muestra de Teatro Colombiano en el -Primer Festival Internacional de Teatro Universitario- en Manizales, como actor y escenógrafo en la obra -La Madre- de Bertolt Brecht.
La aspiración de Saldarriaga a la Cámara de Representantes está fortalecida por líderes comunales, madres comunitarias, magisterio y obreros de zonas del departamento como Urabá, Bajo Cauca, Magdalena Medio y en municipios como Puerto Berrio, Yondó y en el suroeste de Antioquia en Támesis y Jardín.
Rodrigo ha escrito versiones para Teatro de cuentos y novelas, así como sus obras -Todo Fue-, -A Julián Beck- -La Venganza de los Huérfanos- y -El Ejército de los Guerreros-. Es codiseñador con los arquitectos Juan José Escobar y Samuel Ricardo Vélez de la sede del Pequeño Teatro y Maestro Honoris Causa de la Universidad de Antioquia.
El acuerdo al que llegaron los negociadores del gobierno de Santos y los integrantes de las FARC en el proceso de Paz de la Habana que posibilitará que los integrantes de la guerrilla puedan hacer política tiene a más de uno con nudo en la garganta.
La gente, especialmente la del interior, anda putísima porque los delincuentes integrantes de la FARC podrán hacer campaña para acceder al Congreso de la República, a las gobernaciones, alcaldías, asambleas y concejos. Andan indignados con la posibilidad de ver a un guerrillero de senador o alcalde.
Pero esa indignación me hizo reflexionar, asunto que poco hago. ¿Y es qué los colombianos estamos felices con los actuales congresistas, alcaldes y gobernadores? Los que deben estar preocupados no somos los colombianos porque la única certeza que tenemos es que el futuro será peor con o sin guerrilla haciendo política.
Los que deben estar preocupados son los mismo políticos porque tendrán nuevos competidores con los bolsillos repletos de dinero que les dará la posibilidad de acceder a un cargo público. No será raro en un par de años que se ofrezca como en botica la Medalla al Héroe Caído “Mono Jojoy”, la Cruz del Caguán “Raúl Reyes” o la Mención al Honor Patrio “Alfonso Cano”. Los colombianos de bien no debemos preocuparnos, porque yéndonos muy, pero muy mal, la guerrilla pagará mejor el voto.
Entre la guerra y la paz, entre Santos y las FARC, y entre Uribistas y Santistas, existe una sola manzana podrida que es el meollo de los desacuerdos entre las partes y contrapartes. Los desacuerdos entre las partes y contrapartes son un mero asunto de negocio. Hasta el momento, los columnistas y opinadores del país no se han atrevido a referirse sobre lo que hay debajo del proceso de paz entre las FARC y el actual gobierno.
En Bogotá existe un personaje que argumenta que los desacuerdos entre las partes y contrapartes tienen que ver llanamente con lo que le pueda pasar a los trillones de pesos que en la actualidad son de propiedad de las FARC producto del narcotráfico, la extorsión y el secuestro. Por qué los opinadores del país no se preguntan cuál es la manera en que se está negociando el “cómo voy yo”, cómo va Santos y como va Uribe…
¿Acaso el diálogo de paz, las gabelas y la permisividad del gobierno con las FARC están motivados a lo que pase con las canecadas de billetes verdes de propiedad de la guerrilla? ¿Ese negocito del proceso de paz sale gratis? ¿Por qué está furibundo Uribe, cuando se rumora que el mismo expresidente tenía planes de adelantar su propio proceso? ¿Santos se adelantó? ¿Quién responde?…
Por decisión del Procurador General de la Nación, Alejandro Ordoñez, la Procuraduría Delegada para la Moralidad Pública, empezó desde la semana anterior a estudiar detenidamente las denuncias que comprometen a la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO en el pago de las compensaciones urbanísticas al Municipio de Medellín que han incumplido desde hace varios años.
La Procuradora Delegada para la Moralidad Pública, María del Pilar Montenegro Díaz tiene en su escritorio todos los detalles en lo referente al pago de las compensaciones que la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO ha dejado de cumplir especialmente desde las alcaldías de Sergio Fajardo y Alonso Salazar.
Son más de ocho años durante los que dicha constructora contó con la complicidad de varios funcionarios entre ellos Mauricio Valencia cuando se desempeñó como Director de Planeación de Medellín, con el fin de posibilitar los permisos para adelantar la construcción de proyectos inmobiliarios que por sus características necesitan compensaciones urbanísticas que no se han cumplido como lo exigen las normas. 
En otras palabras, la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO, no solamente han estafado a empresarios, a inversionistas privados y a un confeso narcotraficante, sino también, ha tumbado al Municipio de Medellín donde trabajó uno de sus socios, el actual Gobernador de Antioquia. 
Por: Adolfo León Ospina Mejía
Al fin se cerró el segundo ciclo de negociaciones entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el Estado colombiano relacionado con las garantías y la participación política del grupo guerrillero. Comentarios al respecto han ido y venido de partidarios y enemigos del proceso, los primeros aplauden haber llevado a feliz término un ciclo tan complejo y por el otro lado, los enemigos minimizan y satanizan las conclusiones.
Lo que realmente es cierto es que este es el punto con más disenso dentro de la población, pues para muchos dar la oportunidad a personajes de la talla de cualquiera de los líderes de las FARC de hacer política, es un insulto tanto a la democracia como a las víctimas de este largo conflicto, sin embargo es claro que el consenso en este punto en particular es el verdadero principio de la desmovilización del grupo subversivo.
Que el estado abra paso a la posibilidad de que la confrontación ideológica se dé en un escenario diferente a las zonas rurales del país y de manera contraria a la militar, garantiza un interés real de generar un proceso de paz de ambas partes: El estado genera un espacio alterno para el disenso y la participación y la guerrilla renuncia a las armas para plantear su visión de Estado, es lo que cualquier proceso de paz en el mundo pretende.
Ahora dentro de la difícil  agenda quedan puntos de tantísima complejidad  como la entrega de armas, el destino de los combatientes de la guerrilla  y el manejo del narcotráfico con el que el grupo subversivo ha generado multimillonarias ganancias, y en este último punto tendremos que lidiar con los estrados judiciales gringos, que han hecho de ese negocio la justificación perfecta de extradiciones, invasiones y bloqueos económicos. Pero pese a lo oscuro del panorama este paso, dado a principios de la semana anterior con el acuerdo para la participación política del grupo armado al margen de la ley, es firme y garantiza, siempre y cuando los enemigos del proceso lo permitan, un camino un poco más seguro, quizás no más rápido, para llegar a la desmovilización de las FARC.
Una vez más el balón en nuestros pies: ¿tendremos la capacidad de perdonar, o haremos de la venganza, como hasta ahora, un elemento de identidad cultural? y ¿seremos capaces de debatir en el “ágora de la democracia” asuntos como nuestro destino de país?       

Cuentan que en el pico más alto del Tíbet vive el hombre más sabio del mundo. Un joven acudió para descubrir el camino al corazón de una mujer de la que se había enamorado. Cuando encontró al sabio en la cumbre de la montaña, preguntó: -Dime Maestro de los maestros: ¿Cuál es el camino más corto, seguro y directo para llegar al corazón de una mujer?
El maestro respondió: -No hay camino seguro al corazón de una mujer, sólo senderos al borde de precipicios y caminos sin mapas o brújulas, tapizados de peñascos, de arbustos espinosos y con serpientes ponzoñosas-. -Pero, entonces, Maestro ¿qué debo hacer para conquistar el corazón de mi amada? -Recuerda amado discípulo, conserva en tu mente y en tu corazón las enseñanzas y los consejos que te daré. Síguelos fielmente y llegarás al corazón de la mujer que amas.
Lávese los dientes permanentemente, evita el mal aliento, no se rasque las güevas frente a ella, regálele flores y muchos, pero muchos presentes, levante la tapa del inodoro antes de orinar y recuerde bajarla después, lávese las manos cuando salga del baño, no mastique con la boca abierta, no eructe duro, mejor, no eructe jamás y no sea pedorro. Además, dijo el maestro a su discípulo, -no hable mal de la madre de ella, por el contrario, ámela como a su propia madre, no diga palabrotas, ría siempre de sus malos chistes, no la cele, deje que ella tenga celos de usted, ella sí puede.
No tenga barriga, mejor nunca engorde, ella sí puede, pero nunca se lo diga. No se demore en el baño, aprenda a trapearlo, pero aún así, no se demore. No deje la toalla tirada. No diga que ella no sabe manejar, no llegue tarde a casa, salga de trabajar y váyase de inmediato para su casa, no se entretenga con los amigos, mejor, no tenga amigos y no sueñe con tener amigas. Nunca, pero nunca mire ni hable de las tetas o del culo de las amigas de ella. No mire a otras mujeres, entienda de una vez que no existen otras mujeres. Jamás hable de su ex, usted nunca tuvo a nadie antes que ella y dígale -Te amo- al menos 24 veces al día.
No sea tacaño, use por lo menos dos tarjetas débito y dos de crédito. Aprenda a cocinar, lave los platos y deje la cocina limpia. Arregle siempre la cama. Llámela desde cualquier lugar, especialmente cuando usted esté más ocupado. Deje que ella compre ropa, zapatos y bolsos siempre que quiera. Ayúdela a caminar durante horas eligiendo lo que quiera comprar y sonría mientras camina.
Deje que ella converse durante horas por teléfono, y si puede, páguele la factura del celular. No ronque. Recuerde, a usted no le gusta el fútbol y odia las carreras de Fórmula Uno. Aféitese todos los días para que no la lastime. No piense solamente en sexo, pero tampoco exagere, propóngaselo con frecuencia, aunque esté cansado y descremado. Respete cuando a ella le duela la cabeza, pero si ella se lo pide, complázcala de inmediato. ¡Ah!, y no se vaya a quedar dormido inmediatamente después, debe mirarla a los ojos y acariciarla hasta que sea ella quien se quede plácidamente dormida. Diga en todo momento que ella es la mujer más bella que jamás ha visto.
El Discípulo se vuelve para bajar de la montaña y el Maestro le dice: -¡Espera, hijo mío, vuelve acá!- El Discípulo contesta: -Nooo, Maestro, ¡ahora entiendo porque hay tanto marica!…
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.