domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 253

Fuera de la campaña peñalosista quedaron los muchachos integrantes del Partido Verde que se enfrentaron a golpes con algunos auxiliares de policía cuando intentaban hacer proselitismo político en una estación del Metro, situación que restó favoritismo a la campaña de Enrique Peñalosa en Medellín.
Los jóvenes coordinados por el chamuscado ex candidato a la cámara de representantes Alejandro Gómez, por el diputado Edison Muñoz y el concejal Yefferson Miranda pretendían promocionar su candidato presidencial en el interior de la Estación Hospital del Metro el pasado domingo de resurrección, actividad prohibida en el Sistema Masivo de Transportes. Al ver a los ingenuos muchachos, ataviados con sus camisetas verdes peñalosistas algunos auxiliares de policía acudieron inmediatamente para impedir la actividad.
Lo cierto es que mientras unos especulan sobre la positiva percepción de Peñalosa en algunas regiones del país, otros argumentan que carece de la estructura y maquinaria necesaria para afrontar la competencia que tiene con el candidato – presidente que empezará a sacar su artillería en el mes de mayo. Los integrantes de la campaña de Enrique Peñalosa tendrán que ingeniársela para evitar repetir la historia de hace cuatro años cuando Antanas Mockus fue su candidato que logró una alta votación pero en Facebook… 
Para algunos concejales de Medellín los resultados de las elecciones presidenciales serán fundamentales para determinar las tendencias políticas que demarcarían, por lo menos inicialmente, el camino para las elecciones territoriales, especialmente para Alcaldía de Medellín y Gobernación de Antioquia.
A un año y medio de las elecciones para alcaldías, gobernaciones, concejos y asambleas son muy conocidos los que de alguna manera insistirán con ese objetivo. Federico Gutiérrez, uno de los favoritos, pretende ser aspirante a la alcaldía por firmas.
En el interior de Centro Democrático no desconocen la cercanía entre Fico Gutiérrez con el electo senador Uribe, aunque la mayoría de los congresistas antioqueños por este movimiento se encuentran incómodos porque durante la pasada campaña parlamentaria y en la actual presidencial no se ha dejado ver y ni siquiera les ha enviado la foto.
Los integrantes del cónclave del gobernador Sergio Fajardo quieren empujar para la alcaldía al violonchelista Federico Restrepo Posada, todo un señor, independiente que cuando nos tropezamos en el restaurante del MAMM lo único que me ofreció fue su espalda. Ojalá lo vuelva a hacer si logra ser candidato…
Restrepo Posada, al parecer intentará avalar su campaña a través del desahuciado Movimiento Compromiso Ciudadano, el mismo con el que se enredó Fajardo cuando fue candidato a la alcaldía antes que empezará a desmantelar la muerta Alianza Social Indígena, ASI.
Pero Federico Restrepo y sus jefes han aprendido a hacer política con el antiguo método que tanto han criticado. Así les de pena aceptarlo públicamente, Restrepo Posada pertenece a la Unidad Nacional de Santos a través de la gerencia de Autopistas de la prosperidad antes de la Montaña. Ese cargo representa casi un ministerio, aspecto que lo llevará a analizar muy bien qué hacer, o adhiere a los candidato de la Unidad o se queda por fuera…
La puja por el aval para la Alcaldía de Medellín por el Partido de la U está muy interesante. Con la decisión de Fico Gutiérrez de avalar su campaña con firmas, el concejal Juan Felipe Campuzano se quitó un peso de encima y ahora tiene el terreno más libre para intentar lograr ese requisito.
De acuerdo a una encuesta que conocimos pocos a finales del 2013 que ordenó un grupo de empresarios muy importante de la ciudad, el nombre de Campuzano está bien posicionado a la par con otros posibles competidores.
Campuzano, un aspirante de extrema derecha, convencido que a los “criminales que les gusta la sangre hay que ponerlos a sangrar” está convenciendo en algunos sectores de la ciudad de que la seguridad es el primer paso para posteriormente garantizar desarrollo social y más oportunidades para los habitantes de Medellín.
Pero Juan Felipe no está solo en esa tarea de lograr el aval de su partido para fortalecer su aspiración a la Alcaldía de Medellín. Gabriel Jaime Rico Betancur, gerente de Plaza Mayor, es otro de los cercanos a esta colectividad que está haciendo la fila desde hace años, pero que por ahora anda bastante silencioso.
Otro de los anuncios que se espera es el nombre del posible candidato a la Alcaldía por Centro Democrático, movimiento que logró en Medellín cerca de 205 mil votos. Con ese caudal electoral obtenido por primera vez en las elecciones para Congreso el domingo 9 de marzo, se puede prever buenas posibilidades para el movimiento uribista.
Fácilmente Centro Democrático podría contar con un candidato propio y con una buena alianza en determinado momento le alcanzaría para definir los resultados en las elecciones territoriales de octubre de 2015.
El problema de CD es que no tiene candidatos fuertes para la alcaldía. Juan Carlos Vélez Uribe, quien sacrificó los últimos días de salario en el Congreso por el Partido de la U para irse a la nueva tolda de su líder y electo senador, carece de carisma, no atrae a la gente y no tiene “química” con la plebe, absolutamente necesaria para hacer política entre los pobres de bolsillo y de corazón.
Además, el ex senador Juan Carlos Vélez no goza de toda la aceptación en el interior de CD. Su desempeñó durante la campaña presidencial de Oscar Iván Zuluaga no ha sido el mejor. Las concentraciones que ha liderado hasta el momento han sido pobres y muy irrisorias en la asistencia de público por su falta de liderazgo…
La realidad del ex senador Juan Carlos Vélez es que está bien aferrado al mesías de Centro Democrático. Tan aferrado está a la rosca que aunque suena como candidato a la alcaldía, otra posibilidad es una aspiración a la Gobernación de Antioquia.
Aunque la monita Liliana Rendón se siente tranquila y segura porque cree que logró haber conquistado la decisión de Uribe con un posible apoyo para aspirar al gobierno seccional por este movimiento, la verdad verdadera explica todo lo contrario…
Algunos de los integrantes del uribismo están haciendo apuestas a que el senador Álvaro Uribe Vélez le cobrará por ventanilla a Liliana Rendón el desplante que le hizo cuando era senadora por el Partido Conservador y necesitaba su voto para aprobar el referendo reeleccionista. Liliana, sobrada de lote en ese momento, se le hizo la pendeja y al pobre ex ministro Andrés Felipe Arias alias “Uribito” le tocó ir a decir a la “Casa de Nari” que el voto de la “monita” no lo torcía nadie…
Lo cierto es que los mismos integrantes de CD aseguran que Uribe le cobrará por ventanilla esa cuenta a Liliana Rendón, y que la escogencia tanto de los aspirantes a la alcaldía como a la gobernación se hará sobre la base de los resultados de una encuesta o de la percepción que exista mesecitos antes de elecciones territoriales.
Que más se puede esperar de una compañera del electo senador José Obdulio Gaviria que fue capaz de asegurar que en Colombia no existe desplazamiento forzado, sino, por el contrario, migraciones internas…
Una total desconocida de Centro Democrático como la electa representante a la cámara por Bogotá, María Fernanda Cabal, deberá estar feliz por haberse convertido en noticia nacional con una estrategia comunicacional que le salió mal, pues lo único que consiguió fue afectar la campaña presidencial de Oscar Iván Zuluaga ubicándola en una extrema derecha, fascista, peligrosa y reaccionaria.
Lo claro es que ante la Corte Suprema de Justicia fue interpuesta una denuncia en contra de Cabal por haber incurrido presuntamente en el delito de actos de discriminación y racismo en especial el referido al hostigamiento consagrado en la Ley 14-82 del año 2011.
En la encuesta que pocos conocimos a finales del año pasado, otro de los políticos que se encuentra con una aceptable posición con respecto a la percepción e intención de voto que tiene en Medellín, es el concejal por el Partido Liberal Bernardo Alejandro Guerra Hoyos.
Bernardo Alejandro goza en la actualidad de una buena aceptación en diferentes franjas de opinión por los debates en contra de la corrupción y malos manejos de los recursos públicos. Sin embargo, dicen los que saben que el voto de opinión es muy importante, pero no alcanza para enfrentar una posible aspiración a la Alcaldía de Medellín.  
Además del apoyo empresarial y de algunos medios de comunicaciones regionales, es necesario contar con la construcción de una aspiración de coalición que agrupe partidos políticos y “garajes electorales” que ayuden a sumar, pero la talanquera del concejal es que por conservar la línea del control político, se le olvida hacer amiguitos…
Aunque no lo mencionan de manera pública, más de un concejal de Medellín está preocupado con lo que pueda pasar en las elecciones de octubre del año entrante sobre la base de los más de 200 mil votos que obtuvo Centro Democrático en Medellín.
Haciendo uso de las especulaciones si CD logra ratificar esa votación en la ciudad, el año entrante a través de una lista cerrada para el concejo lograría meter unos seis cabildantes en la corporación de la segunda ciudad más importante del país.
Si ese pronóstico se cumple, los perjudicados serían en primera instancia el Partido de la U que perdería entre dos y tres curules, y el Partido Conservador al que se le disminuiría en igual proporción su bancada.
Pero si los fuertes pierden, los partidos pequeños van Tutunendo abajo, van hace rato por el rio Atrato pegados de un pedazo de madera. El Movimiento Firmes y la Alianza Social Independiente, ASI, desaparecen del concejo. El Partido Verde, si acaso conserva una curul al igual que Cambio Radical.
Ganar la declaratoria por escrito de hijo no grato de Jardín por parte de dos ilustres paisanos y la malquerida mirada por el rabillo del ojo de las rezanderas señoras pudientes de mi tierra por manifestar públicamente el malestar por las modificaciones inconsultas de las ceremonias y procesiones de la Semana Santa valió la pena.
Como siempre estuve en Jardín, descansando y participando de la Semana Mayor como lo he hecho los últimos 41 años. Así un viejo compañero de colegio me quiera quitar mi título de jardineño por no vivir permanentemente en mi tierra los últimos 20 años y una señora sin contexto que la vida sólo le da para acariciar la camándula me prohíba la entrada al municipio, regresé como siempre sin ninguna clase de arrepentimiento. ¡Que se arrepientan los pecadores!…
Aunque quedé con una pública fama de ateo, me gustaría de la manera más respetuosa aclarar que sí, soy ateo pero de tierra. Me muero del susto despegar los pies de pavimento y siempre que alzo vuelo me encomiendo a Dios para dejar la vida en sus manos.
La Semana Santa de este año dejó varias cosas aprendidas. El ser sacerdote no significa estar exento de equivocaciones. El católico practicante o no, tiene derecho a manifestar sus inconformidades contra los pastores de la iglesia. Tanto el sacerdote como el feligrés tienen derecho a equivocarse, pero también tienen el deber de ofrecer excusas…
En ese sentido, se debe manifestar también las cosas buenas. La multitudinaria asistencia al Viacrucis del Viernes Santo fue testigo de su éxito. La solemnidad y el silencio al compás de la música fúnebre fueron una excelente oportunidad para conmemorar la pasión de Cristo. Buena esa Padre, pudimos apreciar las señoras creyentes vestidas elegantemente de negro y los caballeros de blanco embriagados con el humo y el olor del incienso que conforman una hermosa fotografía que cada año se repite… Gracias Padre, bienvenido a nuestra casa…
La conversación entre los dos grandes que decidieron escoger el mismo día que  Úrsula Iguarán para emprender su partida (más para el infierno de Dante que para el de Cabal) debió estar ambientada por una agradable música y un olor a calor costeño. No alcanza uno, pobre mortal, a imaginarse lo delicioso de este momento en el que el gran Cheo y el gigantesco Gabo abordaron el tren de partida.
Algo en común, además del día de su muerte, caracterizó a estos dos personajes, ambos son representantes de una cualidad que la mayoría de los habitantes de este continente hemos negado: nuestra condición de latinoamericanos. Entre sones, boleros y salsa, Cheo nos transportó a nuestros orígenes negros y mestizos, alegres pero melancólicos quizá temerosos de coger en nuestras manos por fin el propio destino. No fue puertorriqueño, fue latinoamericano, fue Caribe. Acaso, como dijo el escritor González-Seijas [El Nacional de Caracas. Abril 20 de 2014] ¿No ha sido su voz, para gran parte de los latinoamericanos, un sonido natural como el de algún pájaro selvático, un sonido de la manigua colada en el jazz de las ciudades?
Y mientras el José Luis Feliciano Vega contaba cantando, el magistral Gabo decidía novelar en una obra cumbre de la literatura universal nuestra realidad. Resumió el territorio comprendido entre el intento de república del Río Grande y la Patagonia en un pueblito polvoriento que infinitamente repite nuestras vivencias. Gabriel García Márquez hizo una alegoría de Colombia y a partir de allí narró la realidad que esta parte del mundo ha vivido en los últimos quinientos años, más que literatura, la obra garcíamarquiana es una hermosa narración, como ninguna, de nuestra historia. Gracias a él y para tristeza de los anodinos gobernantes de nuestra patria la cruel masacre de las bananeras permanecerá en la mente así sea literaria de los que se atrevan a llegar a Macondo.
A él deberemos la real valoración de la tradición oral, de la importancia cultural de la mujer y de las provocadas por conveniencias partidistas, pero innecesarias guerras que han durado mil días o diez y ocho mil doscientas cincuenta noches (como diría Sabina).
Sí, se fueron dos grandes, el uno, ícono musical de nuestras raíces afro y caribeñas, el otro la prueba fehaciente de la existencia de un continente capaz de hacer, de escribir, de contar realidades ficticias y reales de nuestra cotidianeidad, de trascender la pobreza creativa de una narración escrita o visual referida al narcotráfico y un hombre que con su vida y obra nos enrostró la soledad en la que caemos merced al enajenamiento en el que estamos por carecer de identidad.
Los unió esa brisa marina que los invitó a un viaje sin retorno, y como grandes nos dejaron la enseñanza de que hasta para irse hay que tener claro cuándo y con quién emprender el camino.
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.