martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TIRO AL BLANCO N° 257

En un enredo que podría generar pérdidas económicas para el Departamento de Antioquia se encuentra el PARQUE TECNOLÓGICO MANANTIALES, creado durante la administración de Luis Alfredo Ramos Botero e impulsado, a lo mejor sin ganas, en el gobierno de Sergio Fajardo. 

El proyecto con el que se pretendía contribuir al desarrollo económico del departamento a través de la creación de un espacio que posibilite la investigación y la comercialización de tecnología en empresas con capital propio, nacional y extranjero no ha podido despegar por falta de administración y gestión por parte de los responsables de la iniciativa.
El objetivo principal del proyecto PARQUE TECNOLÓGICO MANANTIALES constituido en gran parte con capital del INSTITUTO PARA EL DESARROLLO DE ANTIOQUIA, IDEA, era convertirse en: “el espacio institucional y empresarial científico, tecnológico y de innovación más importante del país por su generación de valor, empleos de alta calidad y posicionamiento generado para la región y el país ante el mundo”. Pero esa meta en la actualidad está lejos de cumplirse…

En el año 2011 se constituyó la sociedad PARQUE TECNOLÓGICO MANANTIALES, ubicada en un predio del municipio de Envigado en la que el SERVICIO NACIONAL DE APRENDIZAJE, SENA aportó unos $2.000’000.000 (dos mil millones de pesos) que al parecer nadie responde por esa cuantía.

Al SENA inicialmente le vendieron la idea que iba como socio del proyecto, pero ahora se está argumentando que la participación en dicha entidad es de otra manera y no como se había planteado inicialmente.
Lo más grave para las finanzas de los antioqueños que administra “Dios”, es que el departamento olvidó reportar su creación ante la CONTRALORÍA GENERAL DE ANTIOQUIA, a la que se le pasó adelantar la evaluación de los estados financieros de los años 2011 y 2012, apenas está por entregar los del 2013 y no se tiene una auditoría sobre los primeros seis meses del años en curso. Ver carta de la Contraloría

Pero aunque el planeta tierra esté partido a la mitad, para el reino de Fajardo todo es una maravilla. El gerente del IDEA, Mauricio Pérez, otro que no se roba un peso, le contestó a través de una carta al diputado Adolfo León Palacio la solicitud sobre el estado de las finanzas del parque.

En la carta con fecha del 14 de noviembre del año 2013, palabras más palabras menos, Pérez responde que el PARQUE TECNOLÓGICO MANANTIALES es lo mejor que le ha pasado a los antioqueños, que no se pierde un peso, que entre todos se miran a los ojos con sinceridad, y que todo, pero todo es todo, se encuentra absolutamente precioso. Ver carta
Intempestivamente dos meses después, en enero de 2014, el mismo Mauro Pérez, gerente del IDEA, explica a través de otro informe que en Asamblea Extraordinaria realizada en diciembre del año anterior se concluyó que el PARQUE TECNOLÓGICO MANANTIALES no deja la rentabilidad esperada. “(…) Por lo tanto decidió (la asamblea) declarar la disolución anticipada del Parque manantiales S.A.S, de acuerdo con el numeral 5 del artículo 34 de la ley 1258 de 2008 y continuar desarrollando el proyecto desde el IDEA y un promotor inmobiliario, lográndose de esta forma cumplir con el propósito del Parque Manantiales con economías importantes e incrementando la rentabilidad esperada (…)”.Ver informe del IDEA
Tras conocerse la decisión, el SERVICIO NACIONAL DE APRENDIZAJE, SENA, empezó la reclamación de su platica sin que hasta el momento logre una respuesta clara sobre el paradero de sus dos mil millones de pesos.

Los enredos contractuales con otras entidades son lo de menos en el PARQUE TECNOLÓGICO MANANTIALES. Desde hace un par de meses la administración del parque, empezó a vender predios a otras empresas.

La empresa privada productora de papel, KIMBERLY es una de las compradoras pero al parecer obtuvo de manera irregular la licencia de construcción para el proyecto. La irregularidad tiene que ver con que desde Manantiales se saltaron las exigencias y requerimientos de CORANTIOQUIA, como autoridad ambiental que prohibió toda clase de construcción en ese predio. Ver documento Corantioquia
En el mes de marzo de este año, CORANTIOQUIA, negó el permiso ambiental argumentando a través de un concepto que en el Parque Manantiales “se requiere adelantar como medida preventiva la cancelación de toda actividad constructiva” por varios factores entre los que se cuentan el incumplimiento al Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de Envigado y la existencia de nacimientos de agua, entre otros aspectos.
Sin embargo, y pese a los reparos de la autoridad ambiental, tanto el IDEA, El PARQUE TECNOLÓGICO MANANTIALES como KIMBERLY se las ingeniaron para obtener la licencia de construcción por parte del curador primero de Envigado Oswaldo Alonso Cardona Correa, pasándose por la faja a Corantioquia.

Como era de esperarse se adelantó la apelación al fallo de la Procuraduría que destituyó e inhabilitó en primera instancia para ejercer cargos públicos por once años a cuatro funcionarios de la Gobernación de Antioquia, entre ellos el secretario de infraestructura, Mauricio Valencia. Fallo de la Procuraduría

Los otros tres funcionarios a los que también posiblemente les ratifiquen la sanción son Óscar España Pulido, director de Asuntos Legales; Sebastián Álvarez, gerente de Proyectos Estratégicos y Juan Carlos Restrepo, director general de Proyectos Estratégicos de esta dependencia.
Los cuatro cuestionados fueron sancionados por el ente de control por haber revocado la adjudicación del contrato para la construcción de la doble calzada de 4,1 kilómetros que conectará la carrera 80 con el túnel Fernando Gómez Martínez, obra que cuesta cerca de 90 mil millones de pesos.
A mediados del año anterior la Gobernación adjudicó el contrato al consorcio COPARCO, conformado por Conasfaltos, Arquitectura y Concreto, y Copcisa, pero Mauricio Valencia y su equipo de trabajo mediante resolución revocaron dicha decisión para posteriormente en el mes de septiembre de ese mismo año adjudicarla al consorcio FERROCOL – LOMA HERMOSA, integrado por la española Ferrovial y la colombiana Colpatria, esta última socia en negocios de la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO, empresa de propiedad de la familia del gobernador Sergio Fajardo. Más detalles del negocito
Lo cierto es que los presuntos chanchullos que el gobernador quiere evitar dejar ver de la opinión pública, son temas de reflexión de muchas instituciones serias de Medellín y el departamento.
Con respecto a las supuestas irregularidades que se vienen cometiendo en el interior de la Secretaría de Infraestructura Física, el director ejecutivo de la CÁMARA COLOMBIANA DE LA INFRAESTRUCTURA, seccional Antioquia, José Fernando Villegas Hortal, le envió una carta a Fajardo en la que le recuerda que debe practicar lo que tanto predica en lo que a contratación se refiere. Ver carta

Bastante mal ha quedado el ex candidato a la Cámara de Representantes por el Partido Liberal, Hernán “Gomita” Gómez tras conocerse que tomó la decisión de irse a trabajar a la campaña presidencial de Oscar Iván Zuluaga por Centro Democrático.

Al buen muchacho Hernán se le perdió la brújula hace mucho tiempo y no la ha podido encontrar. El compromiso al que llegó con los liberales fue que trabajaría por la reelección del presidente Santos, ganara o perdiera su campaña a la cámara baja.
Hace un par de días lo vieron entregando papelitos de Santos en varios de los municipios del norte de Antioquia, pero ahora se bajó de ese barco para treparse en el de los uribistas, donde también tiene amiguitos.
Pero esa decisión tiene razón de ser. Hernán “Gomita” Gómez, un tipo poco liberal y que, además, se voltea más que un desvelado, quiere apostarle a una posible aspiración al Concejo de Medellín por Centro Democrático.
En otras palabras a “Gomita”, le tocó devolverse al punto de partida por ambicioso. Con lo buena gente que es pero es verdad. Anteriormente todo era oscuridad y Hernancho se candidatizó al concejo por el liberalismo y ganó, pero una vez en el cabildo se le abrieron las agallas y se montó en la vaca loca de querer ser alcalde. De ahí en adelante no ha dado pie con bola.
En las pasadas elecciones territoriales el pequeño grupo electorero de Hernancho acompañó desde el Partido de la U las candidaturas a la alcaldía de Federico Gutiérrez y a la gobernación de Carlos Mario Estrada. En la recta final se bajaron del bus para apoyar a Aníbal Gaviria y se hicieron los de la oreja mocha con el candidato a la gobernación…

Malos vecinos, por decir lo menos. Ángela María Arango Mejía y Jaime Uribe se han convertido en una verdadera pesadilla para los habitantes de las veredas La Mesa y San Isidro, en Támesis, suroeste antioqueño. Esta pareja de esposos, con el pretexto de mejorar un Camino Real, solicitaron permiso a planeación municipal de la localidad para hacer un “enrielado”.

En la autorización de Planeación quedó claro que: “mejorar un camino público no lo hace privado”, pero sólo fue recibir el permiso para que los dueños de la finca “La Cigarrita”, cerraran el camino con puertas metálicas y candados, sin dejar paso a sus vecinos, irrespetando servidumbres obligatorias y negando incluso los pasos peatonales a trabajadores y estudiantes del sector.
Aunque los vecinos han realizado oportunamente las reclamaciones pertinentes a Planeación Municipal y a la Inspección de Policía, las autoridades han brillado por su ausencia y han dilatado el proceso, que lleva más de dos años, perjudicando a un considerable número de vecinos que deben ingeniárselas a diario para trasladar sus productos al pueblo, ir a trabajar o enviar a sus hijos al colegio ante la ausencia de camino, por la actitud irresponsable y arbitraria de los señores Uribe y Arango Mejía.
Ojalá y la historia no se repita: En el pasado y ante hechos similares protagonizados por estos señores en otro sector de Támesis donde los vecinos se vieron perjudicados por el cierre de sus servidumbres, Uribe y Arango Mejía debieron abandonar la finca “La Cigarra”, luego de que fueran declarados personas no gratas. Ojalá y las autoridades de Támesis presten atención al asunto y hagan valer los derechos de campesinos honestos y trabajadores que en mala hora les tocó ser colindantes de nuevos ricos que creen que su desmedido poder económico todo lo puede.
El paro de maestros convocado por FECODE y su casi inmediata negociación pone en evidencia dos cosas. En primer lugar, la grave crisis laboral que atraviesa el gremio y cómo con el falso sofisma de mejorar la inexistente calidad de la educación, sus reivindicaciones económicas han sido desmontadas; y en segundo lugar el desprestigio y la palidez de las organizaciones sindicales y particularmente de la que otrora fuera una fuerte Federación.
Los reclamos del magisterio nacional no son menos que justos. El primero de ellos, relacionado con la nivelación salarial se resume en las siguientes cifras: un licenciado vinculado al estado en la categoría 2A entra con un salario de $1’411.890 y un docente antiguo, después de trabajar toda una vida, termina con un salario de $2’711.939. Ahí queda la inquietud, y  agrego algo más para la reflexión, según la fundación compartir,  privada ella, el salario de los maestros está un 18% por debajo del salario de los otros profesionales. FECODE negoció un aumento del 1% en julio de 2014 y 1% adicional para 2015.
El segundo de los puntos reclamado por la Federación tiene que ver con la salud de los profesores. Solo para ejemplificar la crítica situación del gremio en este campo, basta decir que en Medellín, la entidad que atiende el servicio, no tiene dispuesto un sitio de atención de urgencias, pues para la Fundación Médico Preventiva, las urgencias vitales se atienden en cualquier clínica u hospital de la ciudad y aquellas urgencias que no clasifican como tales, dan espera, de hecho  lo que se denomina consulta prioritaria se atiende hasta los sábados a la 1:00 de la tarde, después de esa hora los maestros quedan literalmente desatendidos. Es decir, para un caso de migraña, cólico fuerte de gastritis, alguna afección respiratoria, etc, hay que esperar hasta el lunes siguiente. Frente a esto la Federación sólo logró un “estudio” profundo.
El tercer punto exigido por FECODE, se relaciona con la evaluación para el ascenso en el escalafón de los maestros vinculados bajo el estatuto 1278 de 2002 (no olvidar en el gobierno de quien). Así la ministra Ocampo se rasgue las vestiduras para defender la aplicación de estas pruebas arguyendo que eliminarlas sería acabar con el poco de calidad que tiene la educación, nadie en el país que conozca algo del tema, podrá decir que esto es cierto, pues la denominada evaluación de competencias tienen un afán completamente fiscal y no académico y mucho menos formativo.
Las evaluaciones de competencias son un mar de preguntas entre 70 y 100 que apuntan absolutamente a nada, no tienen una especificidad definida y, no por casualidad, la mayoría de los pocos maestros que las superan son aquellos que han realizado estudios en leyes, porque contradictoriamente, muchos de los que se han metido en el costoso mundo de las maestrías en educación también han fracasado en el intento de superarlas.
La realidad no es que los maestros  nos neguemos a ser evaluados, la realidad es que mientras la evaluación tenga un afán fiscalista: frenar las mejoras salariales; coercitivo, sumir al maestro en la obediencia absoluta con los jefes inmediatos y absurdo en cuanto no es claro el objetivo  de la educación colombiana, es menester de cada uno de los docentes del país oponerse a ella, y  de los autonombrados representantes y voceros de la opinión pública conocer más del tema antes de lanzar dardos envenenados como lo fueron los escritos en el editorial del tiempo del 15 de mayo de los corrientes, bajo el título “No tienen corona” que sólo aportan a la polarización ya de por sí bien grave en Colombia.
De izquierda a derecha: Rubén Benjumea, Cesar Duque, Paola Holguín, Adolfo Ospina, Luis Pérez, Olmedo López y Camilo Grajales. 
En el programa Punto de Vista Radio Nº 66 del pasado sábado 17 de mayo por Ondas de la Montaña 1350 AM entre las 12:00 y 1:00 de la tarde tuvimos como invitados a la Senadora por Centro Democrático Paola Holguín, al ex alcalde Luis Pérez por la campaña reeleccionista de Santos y a Olmedo López presidente del Polo Democrático en Antioquia.

La idea fue analizar las campañas presidenciales del 25 de mayo. En el ameno encuentro y de la manera más respetuosa se dieron con el balde para hacer defender sus posiciones sobre una de las campañas más cuestionadas de la historia política colombiana.


Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.