sábado, julio 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

EN EL LIMBO

1193707933_f
La situación que afronta en la actualidad el concejal de Medellín, ex integrante del Partido de la U, José Nicolás Alfonso Duque Ossa, es bastante interesante, al punto, que se está haciendo nueva jurisprudencia… Desde diversas trincheras tienen argumentos jurídicos, sin embargo, desde la Mesa Directiva del Concejo no la tienen clara y tienen que acudir a las decisiones salomónicas.
Duque fue expulsado del Partido de la U por apoyar la candidatura presidencial de Centro Democrático. La polémica nace entonces, porque unos afirman que las curules son de los partidos políticos, argumento que obliga a Nicolás a entregar la curul para que la ocupe Lina Garcia; pero los otros, sustentan que la curul pertenece al servidor quien consiguió los votos, opción por la que optó el concejal.
Entonces, Duque fue expulsado de la U y la Presidencia del Concejo de Medellín que ostenta Jaime Cuartas no lo reconoce como concejal de Centro Democrático, CD. Esa decisión hizo que Nicolás perdiera algunas garantías debido a que las mismas se toman del Reglamento Orgánico del Concejo que se basa en la Ley de Bancadas Políticas.
En otras palabras, el concejal sin partido, sin bancada, Nicolás Duque, no puede votar proyectos de acuerdo, ni hablar en debates, ni citaciones, ni tampoco presentar proposiciones en plenaria. Está limitado a realizar comentarios sobre algunos temas puntuales.
La única manara de desatar el nudo jurídico, según el presidente Jaime Cuartas, es que algún integrante del Partido de la U instaure una acción de tutela para que un juez obligue a Nicolás a entregar la curul, o que el mismo concejal utilice la misma herramienta para que Cuartas lo reconozca como concejal de Centro Democrático, porque de lo contrario, el cabildante continuará en el limbo…
Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.