domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

MICO ANDANDO

andres-fajardo-valderrama-700-copia

Funcionarios de malas mañas, no sólo existen en Medellín, también en el resto del país y en el municipio de Rionegro. Mal parado quedó el Director de Planeación de esta localidad del oriente de Antioquia, Jorge Humberto Urrea, quien dejó esperando casi una hora la esposa de Álvaro Uribe, Lina Moreno y a Pilar González, quejosas por las obras de la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO en Llano Grande.

Lina y Pili, habían solicitado una cita con Urrea, para exponerle y radicarle las quejas por las presuntas irregularidades del proyecto LAGOON, COUNTRY & SUITES, que se pretendía adelantar en una zona de inundación.

Urrea, dilató la reunión porque también estaba esperando al representante legal de la constructora, Andresito Fajardo. Lina y Pilar cuando vieron a semejante empresario entraron en apnea inducida y sus lagrimales empezaron producción lo que las llevó a negarse inmediatamente a ingresar a la reunión con el presunto estafador hermano del gobernador. Andrés Fajardo acompañado de varios ingenieros quiso hablar con Moreno y González, pero le fue imposible porque el par de señoras encopetadas se estaban envalentonando.

Lo cierto es que, al parecer, tanto Andrés Fajardo como el Director de Planeación de Rionegro, tienen su guardado. El mismo Urrea les argumentó al par de damas que la licencia urbanística ya estaba lista y que los conceptos de CORNARE están absolutamente desactualizados.

Pero hay más para tener en cuenta. De acuerdo con el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de Rionegro, ese sector de Llano Grande está estipulado específicamente para la construcción de vivienda campestre y proyectos hoteleros, siendo esta última figura la utilizada por la constructora para vender dicho proyecto, para meter el aparente mico…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.