domingo, julio 21, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“FALSA PANORÁMICA”

133e6-elarquitecto01Por casualidad tuve la oportunidad de conocer a un señorazo. Como acostumbro ser perro de toda boda, resulté en la casa de Don Enrique Rojas Montoya, un ingeniero civil de unos 83 años de edad bastante enteradito de los hechos políticos más importantes desde la década de los 50 hasta la actualidad.

La particularidad de Don Enrique es que a su edad anda organizando su casa para acoger a su novia con la que ha compartido los últimos 18 años y a quien le propuso vivir juntos en su propiedad ubicada en cercanías del Country Club en la vía Las Palmas. Haber sido testigo de la vitalidad de este señorazo, me volvió el alma al cuerpo. Todavía tengo oportunidad de quemar más cartuchos, así sean al aire.

Pasados 60 minutos de conversación entendí que algo me unía a Don Enrique Rojas. Este señorazo es otro de los estafados por parte de la CONSTRUCTORA FAJARDO MORENO, que representa el hermano del gobernador, Andrés Fajardo Valderrama.

Su casa está ubicada al lado del proyecto PANORÁMICA COUNTRY, por lo que el fallecido señor Raúl Fajardo, padre del par de perlas le solicitó a Don Enrique que le alquilara su vivienda para instalar las oficinas para la venta de ese proyecto.

Con el fallecimiento del señor padre de las perlas pero negras, empezó el viacrucis del octogenario personaje. Perdónenme, pero le volvieron mierda su vivienda y nadie responde con el agravante que el canon de arrendamiento acordado no se lo pagaron por más de tres años y como si fuera poco le mutilaron el lote de su propiedad.

En la actualidad, a Don Enrique Rojas Montoya, oriundo del municipio de la Estrella la CONSTRUCTORA FAJARDO le adeuda más de $2.000’000.000 (dos mil millones de pesos) que a través de un largo pleito espera recuperar…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.