martes, junio 18, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

AL CHARCO

alcaldiaVarios de los que creen tener alguna posibilidad en las elecciones territoriales del año entrante renunciaron a los cargos que tenían con el Estado para evitar alguna inhabilidad.

Claudia Restrepo y Gabriel Jaime Rico, ambos adscritos al gobierno de Aníbal Gaviria, dejaron sus puestos de trabajo porque pretenden empezar la competencia por la Alcaldía de Medellín.

Carlos Mario Montoya, también dejó la Dirección del Área Metropolitana, porque quiere ser gobernador de Antioquia, al igual que Federico Restrepo, que entregó la gerencia que tenía en Autopistas para la Prosperidad.

Con estas renuncias se configura el grupo de aspirantes más importante de los que quieren competir por administrar por cuatro años la leche que sale de la vaca gubernamental del municipio y el departamento.

Hacen fila para Alcaldía de Medellín, Claudia Restrepo, cercana a Aníbal Gaviria, pero sin ninguna clase de repercusión en la clase política, aspecto que le dificultará consolidar un proyecto de coalición que vincule a los políticos tradicionales. Su pretensión, dicen, es crear un proyecto por firmas, pero Restrepo tiene dos dificultades, una, no genera voto de opinión debido a que sólo la conocen en la Alpujarra, y segundo, la ascendencia que tiene entre los diferentes partidos políticos de la ciudad es muy pobre.

Gabriel Jaime Rico, es uno de los nombres, que según los analistas, ven con posibilidades en la competencia del año entrante. Rico siempre se las ha ingeniado para estar bien rodeado, entre empresarios y políticos de alto turmequé, tiene amigos en los partidos de la U y Conservador, al igual que Juan Felipe Campuzano que todavía piensa en una posible aspiración a la Alcaldía con el aval de la U. Campuzano, es también empresario con carisma, resorte financiero, pero según sus amigos, necesita crear y fortalecer una fuerte maquinaria electoral.

Por el Partido Liberal suena Bernardo Alejandro Guerra, un hombre decidido con un trabajo importante en contra de la corrupción que le ha generado una percepción de ser un político sin miedo y con mucho carácter. Una de las tareas más importantes que tiene Guerra, es entonces, convencer a la clase política, y en especial a los integrantes de su mismo partido para que lo apoyen en su intención.

El posible aspirante por firmas, Federico Gutiérrez es otro de los favoritos para las elecciones de 2015. Su pretensión es consolidar una propuesta de coalición con ascendencia en el Partido Centro Democrático y la U y a quien le tocará demostrar que tiene más proyección que el para nada carismático Juan Carlos Vélez Uribe, hoy aspirante por el uribismo.

Eso sí, cualquiera tiene derecho a aspirar así sea aire. En los mentideros políticos se ha especulado sobre las aspiraciones de Gabriel Zapata, Senador de la República por el Partido Conservador. Tienen todo el derecho de dar la lora necesaria al igual que Juan Fernando Jaramillo de Centro Democrático y Héctor Manuel Hoyos del Polo Democrático Alternativo.

A Hoyos nadie lo conoce, mientras que Zapata y Jaramillo, siempre han estado de segundos, sentados en la banca esperando alguna designación. Son personajes de muy bajo perfil, sin carisma y carentes de la percepción suficiente para llamar la atención de la ciudadanía, por lo menos, en un centro comercial.

El anuncio de la aspiración a una precandidatura a la Alcaldía de Medellín del Concejal Miguel Quintero, quien hace parte del Partido Verde revela la situación interna del fajardismo. Tanto Quintero como Luis Bernardo Vélez de la ASI, otro de los aspirantes a mandatario, fueron criados en el mismo cuartel haciendo genuflexiones a “Tutanmamón” y al resto de sus áulicos a través del muerto Movimiento Compromiso Ciudadano que hoy quieren resucitar.

Partidos Verde y ASI, incluido el Movimiento Compromiso Ciudadano andan al final de los gobiernos de Gaviria y Fajardo tirando para lados diferentes y en las peores circunstancias que avizoran cuales serán los resultados de las elecciones territoriales del próximo año…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.