viernes, abril 19, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ENTRE DOS MUJERES

o y sA comienzos del 2014, en la recta final para las elecciones de Congreso el domingo 9 de marzo, estuve tomando tinto en el Café de los Andes, en el Centro de Convecciones Plaza Mayor con el entonces Candidato a la Cámara de Representes Oscar Hurtado y la actual Diputada Ángela María Cano Vargas. Pico va, pico viene, mi amor, tesoro y hasta más por parte de la señora…

Oscar Hurtado, como fórmula en Antioquia, ratificó el apoyo a la candidatura al Senado de Sofía Gaviria, mientras que Ángela María Cano con su característica melosería aprobó el comentario.

La contraprestación que Cano esperaba era completamente evidente, lograr que en las elecciones de alcaldes, gobernadores, concejales y diputados, la apoyaran con el objeto de conservar la curul que posee en la Asamblea Departamental de Antioquia.

No obstante, la situación que afronta la Diputada por su presunta estafa a un número de familias en Itagüí, Amagá, Frontino y Ciudad Bolívar al incumplir sus compromisos en la entrega de Viviendas de Interés Prioritario, VIP, les dañó la cabeza tanto a Oscar Hurtado como a Sofía Gaviria.

o y aAhora, los integrantes del grupo al que pertenece el nuevo Representante Hurtado dejaron sola y tirada en la chanda a Ángela María, mientras Sofía no quiere saber absolutamente nada de la Diputada, así existan dudas sobre el supuesto apoyo que le brindó en su momento.

Como si fuera poco, el periodista de CM&, encargado de hacer la nota en la que evidencia que Ángela Cano apoyó la candidatura de Sofía le envió una carta a la Senadora en la que expone las evidencias para tal afirmación.

El texto de la misiva que el Reportero le envió a la Congresista deja entrever que el Noticiero CM& de Yamid Amat no rectificará la información emitida. Ver carta

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.