sábado, abril 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

TODAS JUNTAS

cprEl agite de las campañas electorales en Medellín y en Antioquia empezó a descabezar a más de un interesado en hacerse contar en las elecciones de octubre próximo.

Los primeros en perder su oportunidad fueron la exvicealcaldesa Claudia Patricia Restrepo y el Concejal de la ASI, Luis Bernardo Vélez, quienes tenían la intención de probar suerte en la campaña para la Alcaldía de Medellín.

Vergonzosa fue la situación que tuvo que afrontar Claudia Restrepo en su primiparada política, puesto que se dejó manosear del exalcalde y hoy Candidato por los Verdes y la ASI, Alonso Salazar Jaramillo.

Alonso entusiasmó a Restrepo para que renunciara al puestico en la Alcaldía de Aníbal Gaviria y se la jugara en un supuesto nuevo proyecto político para la ciudad en compañía del exalcalde, quien pretendía apostarle a la Gobernación de Antioquia.

El cálculo que le falló a Salazar, fue que nunca pensó que Fajardo, quien lo montó en la Alcaldía en el 2007, le iba a dar la espalda, y por el contrario, apoyaría al exgerente de EPM Federico Restrepo en ese propósito.

El Gobernador Sergio Fajardo, además de su plebe, están convencidos que la peor decisión que tomaron hace cinco años fue haber subido a Alonso a la Alcaldía, puesto que lo sindican de ser uno de los causantes del deterioro de la imagen del mandatario seccional en su propósito de sostener la estructura y maquinaria necesaria para lo único que lo desvela, ser Presidente de la República.

Salazar aportó en el deterioro de la imagen de Fajardo, dicen, y aseguran que su constante consumo de etílico sumado al cuadro depresivo, que el mismo Alonso comenta, lo convierten en un tipo difícil tanto para los propósitos del Gobernador como para los intereses económicos del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA. En el mismo grupo económico sostienen que su supuesta “discapacidad” pone en riesgo cualquier proyecto político y financiero que se le encargue.

La comidilla es interesante. Cuando Alonso vio perdido el apoyo de Fajardo, quien lo desconoció políticamente, decidió cambiar de estrategia. Anunció su aspiración, no a la Gobernación, sino a la Alcaldía, decisión que puso a bailar en una sola pata a Luis Pérez Gutiérrez, el otro posible aspirante al Gobierno Seccional por haberse quitado ese sirirí de encima. Hace cuatro años Salazar se hizo el harakiri con el fin de atravesarse en la campaña de Lupe para posibilitar el triunfo de Aníbal Gaviria. Alonso quedó inhabilitado por la Procuraduría, pero los ángeles le ayudaron a salir de esa olleta.

Ahora quien capotea jocosamente los ataques de Alonso es Federico Gutiérrez, candidato por firmas a la Alcaldía en fórmula con el potencial sucesor de Fajardo, Federico Restrepo, quien tienen a su favor la totalidad de la maquinaria Estatal, como la potestad de asistir a inauguraciones como la sede de la Universidad de Antioquia en la región de Urabá.

Alonso Salazar, entonces, al haber pateado el portacomidas, personificado en Fajardo por no acogerse a las órdenes de Dios, decidió patear a Claudia Restrepo sugiriéndole que se fuera de Jefe de Debate, un puesto de quinta y sin relevancia en una campaña que se reventará a mediados de junio cuando se organicen las cargas con los que verdaderamente tienen opción de poder…

Pero de todo se aprende. Claudia Restrepo renunció a un buen cargo en el gobierno municipal, la postulan como aspirante y la dejan tirada sin empezar la tarea, y además, le toca padecer y asumir la muerte de dos seres queridos, la de su compañero sentimental y la de su señor padre…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.