martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CULTURA MAFIOSA

( 1 ) 20130516_103315La situación financiera y administrativa de la Caja de Compensación Familiar, Comfama, posee un eje transversal desde hace 20 años que raya con las prácticas mafiosas y extravagantes de los traquetos de la época de Pablito.

Los mafiosos faltos de clase y de buen gusto fueron capaces, por ejemplo, de empotrar la mesa del comedor en cuatro esfinges egipcias bañadas en oro y de engullirse la rana completa en vez de sus ancas y de ese tipo de excentricidades no se libra la Directora María Inés Restrepo de Arango.

Cuentan en Comfama que los caprichos de “La Reina Mary Pepa” son de mayor proporción. Para el confort de María Inés en el baño y en la Sala VIP, anexa al Auditorio de la Sede de Comfama de San Ignacio no pueden faltar una dotación de medias veladas, papel higiénico blanco extra suave, toallas higiénicas y almendras blancas, pero blancas, blancas…

El desgreño financiero por parte de Restrepo de Arango apenas se está revelando porque la historia que os contaré sólo se equipara con la administración de una tienda de barrio. En enero del año 2012 la Dirección de Comfama decidió cambiar la manera para entregar el subsidio a sus beneficiarios. Se dejaría el tradicional chequecito del subsidio, para pasar al pago mediante tarjeta plástica. Ver documento políticas para pago del subsidio

Sin embargo, por orden de la Dirección, la Jefe del Departamento de Tesorería, Ana María Pérez Bustamante hizo un plan de contingencia para el pago del subsidio, ordenando la compra de unos 400 mil cheques, formas continuas, que podían no utilizarse.

La misma empleada analizando el exceso decidió disminuirla en un 50%. La compra de los 200 mil cheques se hizo a través de una orden verbal y sin ninguna clase de soporte para la contabilidad de la Caja de Compensación.

Los 200 mil formatos de cheques se compraron a Bancolombia por $338’400.000 (trescientos treinta y ocho millones cuatrocientos mil pesos), con un costo por unidad, es decir por cheque de $1.692 (mil seiscientos noventa y dos pesos). Ver cuenta Bancolombia para pago de chequesVer correos sobre cheques

Lo paradójico de esta negociación es que los mismos cheques, eran comprados habitualmente a la firma CARVAJAL S.A a un costo unitario de $93 (noventa y tres pesos) y al proveedor ASSENDA a un costo de $24 (veinticuatro pesos). Sobre la base de la cotización de $93 (noventa y tres pesos) Comfama pagó un sobrecosto de $1.599 (mil quinientos noventa y nueve pesos) por cheque, precio por encima del que se manejaba en el mercado en ese momento. Ver cotización I –  Ver cotización II 

Como a partir del mes de febrero de 2012 se empezó a pagar el subsidio con tarjeta plástica, se dejó de utilizar la vieja modalidad del cheque enviando las formas continuas a la basura y al reciclaje.

( 7 )20130516_103201 imagenes de las cajas para destruirComfama terminó de recibir los 200 mil cheques el 14 de mayo de 2012 y sólo 53 días después, el 6 julio, la Tesorera tomó la determinación de proceder a la destrucción de 129.530 (ciento veintinueve mil quinientos treinta) cheques que nunca se utilizaron. Ver memorando de destrucción de cheques

Posterior a la destrucción de los cheques decidieron también ocultar la evidencia, difiriendo el gasto en la contabilidad para no llamar la atención sobre las múltiples irregularidades cometidas. Ver contabilidad del diferido

La Tesorera Ana María Pérez Bustamante, una de las consentidas del Subdirector Financiero Juan Javier Vélez no sólo se brincó las normas de suministros, haciendo una compra que no le correspondía por ser competencia del Departamento de Logística de Abastecimiento, sino que se saltó, además, la Norma Nº9 de Contratación, excediendo los topes de compras permitidos para su cargo.

Es más, Pérez Bustamante, compró cheques entre el 2.000% y 4.000% por encima del precio del mercado, además, de que incumplió la Orden Administrativa 187 debido a que se castigó el monto de la compra sin autorización del Consejo Directivo de acuerdo con el informe de investigación realizado por la Unidad de Control Gestión. Ver informe de investigación

De acuerdo con la Orden Administrativa 187 el Nº2: “El Consejo Directivo será la única instancia con facultad para la autorización del castigo de activos”.

Con tremendo enredo, las Directivas de Comfama iniciaron una “rigurosa investigación” que sostuvo que en dicha negociación se violaron las normas internas de la compañía, pero nada pasó, porque al parecer el Subdirector Financiero Juan Javier Vélez y el Jefe de Gestión Humana Andrés Blair Gómez decidieron que no se ameritaba ninguna sanción en contra de la Tesorera.

Lo cierto es que dicha negociación para COMFAMA no constituye ni configura ninguna clase de irregularidad o falta, pero para los entes de control externos como la Contraloría General de la República y la Superintendencia de Subsidio Familiar, encargadas de auditar las Cajas de Compensación del país, sería un evidente detrimento patrimonial.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.