sábado, abril 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“SIN PIEDAD”

fyl1Como se esperaba, el Concejal de la Alianza Social Independiente, ASI, Luis Bernardo Vélez Montoya, adhirió a la campaña a la Alcaldía de Medellín de Federico Gutiérrez Zuluaga.

La ASI, uno de los partidos políticos en Antioquia que se caracteriza por compulsión en la “venta” de avales, le quitó el respaldo a Luis Bernardo para la Alcaldía para otorgárselo a otro candidato.

Luis Bernardo a quien educaron políticamente en el sanedrín de “Dios” lo sacaron por la puerta de atrás de la ASI para dejarlo a la deriva como un hijo prodigo sin ganas de volver a casa.

Cansado y sin ilusiones de la actividad política, hastiado de las mentiras del fajardismo y de la traición de su propio Partido, Vélez Montoya oficializó el apoyo al Movimiento “Creemos” que lidera otro de los políticos jóvenes de Medellín que se divide entre el poder electoral del fajardismo y la convicción del uribismo.

Esa decisión es precisamente la que generó que importantes líderes, integrantes del grupo de Luis Bernardo Vélez se hicieran a un lado y hayan optado por no impulsar esa determinación.

Dicen que Piedad Toro, quien se desempeñó como subsecretaria del Concejo de Medellín, una de las lideresas más importantes de Vélez Montoya por más de 15 años no lo acompañará en esta ocasión apoyando a Fico Gutiérrez.

Advierten que Toro no está de acuerdo con su jefe Luis Bernardo por el hecho de imponer el apoyo a Gutiérrez Zuluaga, pues siempre han defendido posiciones de centro-izquierda con un discurso antiuribista, y por obvias razones, terminar votando por un uribista como Fico Gutiérrez no tiene presentación.

En el mismo equipo luisbernardista insistieron en acudir a mecanismos democráticos para tomar dicha decisión, como lo hacen los partidos que tanto han criticado, pero la propuesta no fue acogida.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.