martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

ASUNTO DE PRESBICIA

Está claro que toda contienda electoral vuelve sensibles a las personas, a los políticos y más a los candidatos.

Sobre la publicación que hice la semana pasada, que casi ni sale por la jaqueada tan inmunda que nos pegaron, escribí algunos de los nombres que apostarán suertes al Concejo de Medellín por el Partido de la U, bajo la línea del Senador Germán Hoyos.

Entre los nombres que escribí, incluí el de John Fredy Toro González, quien no será candidato porque le consiguieron la Notaria 29 de la ciudad.

El asunto fue que posterior a la publicación me encontré con el Concejal y posible aspirante a la Asamblea de Antioquia, Santy Martínez, quien me pegó tremendo regañón por haber mencionado ese nombre, ni me dio tiempo para reaccionar. Razones tendrá…

Hay que medir las proporciones porque una salida en falso puede afectar cualquier proceso electoral. Los votantes se pegan de un clavo caliente con tan de conseguir excusas para cambiar de candidato.

Por ejemplo, la percepción que generaron las denuncias por presunta estafa en contra del exfutbolista Mauricio “El Chicho” Serna, quien hace parte de la campaña a la Alcaldía de Gabriel Jaime Rico está generando malas lecturas en la ciudad.

Sobre esos bochinches el concejal del Partido Verde Jefferson Miranda, quien siempre le carga el morral a su mentor Alonso Salazar me preguntó qué cuál era la campaña más corrupta de esta competencia.

Le contesté que todos los candidatos tenían rabo de paja y que si uno buscaba algo encontraría. Miranda, quien ahora da catedra de buenas maneras y periodismo me mandó a hacer el cuadro con cada uno de los candidatos en aras del equilibrio periodístico.

A todo el mundo se le olvidó, inclusive a la Senadora Claudia López, quien convulsiona con actos de corrupción y denuncia a funcionarios por su relación con personas al margen de la ley, la foto que Alonso Salazar, abrazado y borrachito, se tomó con alias “Memín”.

Pero si en los verdes llueve, con los liberales no escampa. Lo mejor que puede hacer el candidato a la Alcaldía de Medellín, Eugenio Prieto Soto es esconder y amarrar a la Senadora Sofía Gaviria.

Siempre que sale a hacer reclamos la embarra, como el mico, una gracia y tres cagadas. Es imposible entender que una mujer con los pergaminos y profesores que tiene salga a contestarle al mandadero mayor del Gobernador Sergio Fajardo.

El pensamiento de Héctor Abad Faciolince sobre Luis Pérez y el Partido Liberal es absolutamente respetable, de ahí, a que sea verdad o mentira no es problema. Fajardo para abrirle el camino a Federico Restrepo tiene varios lavaperros. Entiéndase lavaperro como aquel que está al mando en segunda instancia esperando que el patrón muera para posesionarse. Fajardo no va a salir a torear sus contradictores porque para eso tiene a sus lugartenientes.

Uno es Héctor Abad que le ayuda con la pluma y el otro es el mismo Alonso Salazar muy parecido a un perro rottweiler que Fajardo tiene amarrado esperando el momento justo para soltárselo a Luis Pérez, por la sencilla razón de que sabe que si LUPE es gobernador, hasta ahí le llega su carrera política.

Lo grave por la falta de cálculo, volviendo al asunto de Sofía, es que por contestarle a un columnista leído, termina afectando la campaña a la Alcaldía de Medellín. ¡Amárrenla, pero ya!…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.