sábado, abril 20, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CON TODO EL DERECHO

j2 - copiaHacer política es difícil, pero más difícil es participar de una jornada electoral en un pueblito antioqueño de las características de Jardín.

Existen ciudadanos que carecen de argumentos y que creen que la vida se mide o se evalúa a través de simples juicios de valor. Lo que creen, lo que se imaginan e inclusive lo que piensan, así estén errados, lo aplican para evaluar las decisiones de los demás. Tienen su derecho, ni más faltaba en una democracia colombiana que huele a mierda…

Hace un par de días en una discusión con un amigo, tuvo la osadía de cuestionarme por no apoyar la candidatura a la Alcaldía de Jardín de Héctor Jaime Rendón Osorio quien logró el aval por parte del Partido Centro Democrático.

En lo personal, nunca he dudado de las cualidades profesionales de Rendón Osorio, un muchacho que logró, por su alto nivel académico, acceder a sus estudios profesionales en la Alemania de la posguerra, antes que tumbaran el muro de Berlín en noviembre de 1989. Yo estaba repitiendo décimo, después de hacer noveno en dos veces… bueno, y también repetí undécimo y me presente al Ejército dos veces donde no me aceptaron.

Ahora, como ciudadano, apoyar un joven profesional educado y con secuelas de la guerra fría, y quien, además, tomó la decisión de matricularse en Centro Democrático, posterior a que el Partido conservador le diera la espalda, no puede estar en mis afectos electorales.

Centro Democrático, más que un partido, es una religión fundamentalista en la que se obedece, se respeta y se cumple a cabalidad sin chistar la “doctrina uribista”. Como ciudadano, no voto por CD, pero como periodista hay que reconocer que al interior del Partido de Uribe, existen personas talentosas, con méritos propios, pero sometidos a este dogma…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.