lunes, abril 22, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“MUERTE NATURAL”

En una entrevista que le hicieron a la Alcaldesa de Salgar, Olga Eugenia Osorio dijo que la imponente montaña que protege su municipio lloró incansablemente y que junto con las permanentes lluvias generó en la madrugada de lunes una avalancha que cobró la vida de más de un centenar de personas.

Pecar por indiferencia frente a la catástrofe y emergencia que se presentó en el pueblito del suroeste de Antioquia donde la mamá de Uribe fue maestra, no tiene perdón.

Una vez más la solidaridad de los antioqueños tendrá que sobrepasar un clic en Facebook para colgar en el muro: “estamos de luto”. Solidaridad con las familias, las madres, padres e hijos que perdieron a sus seres queridos en esa madrugada inclemente. Murieron de manera distinta, no por el machetazo de un campesino iracundo, la bala perdida de un guerrillero o un paramilitar a lo que podría considerarse “muerte natural”.

Pero, ¿qué pasará cuando se limpie el pantano y se entierren los muertos?… El suroeste de Antioquia específicamente en la rivera de los ríos Cauca y San Juan es una zona que permanece en constante alerta por lo que puede ocasionar la temporada invernal.

En tiempo de lluvias, las familias asentadas en las riveras de ambos ríos duermen con un ojo abierto y en cada mano un muchachito amarrado entre los calzones para poder salir corriendo cuando de manera intempestiva se crece la corriente.

En el sector de “Remolinos”, exactamente entre las partidas de los municipios Betania y Ciudad Bolívar, la creciente del río han arrasado el sector en repetidas ocasiones al punto que la carretera denominada monumentalmente “La Troncal del Café” desaparece absolutamente.

Imposible olvidar lo que generó el río Tapartó en el municipio de Andes. Otra avalancha, hace varios años hizo lo suyo, hubo luto…

Las familias rivereñas, en su mayoría de escasos recursos en Salgar, Ciudad Bolívar y Andes, entre otras jurisdicciones necesitan una pronta reubicación, no es necesario esperar otra avalancha… fotografías

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.