viernes, abril 19, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

VOTOS PERISTAS

lp2El Gobernador Sergio Fajardo y su grupo de trabajo deberán estar bastante preocupados, puesto que para las elecciones de octubre han perdido el respaldo electoral de varias importantes toldas que integran el Partido Liberal en Antioquia.

Hasta el momento, los grupos políticos que le dieron la espalda a Luis Pérez hace cuatro años en su campaña a la Alcaldía de Medellín, hoy respaldan su proyecto a la Gobernación de Antioquia con una votación para nada despreciable.

Los primeros en anunciar el apoyo a Luis Emilio fueron los antiprietistas integrados por el Senador Luis Fernando Duque y los Representantes a la Cámara, Oscar Hurtado, John Jairo Arroyave y Julián Bedoya.

Después, el actual Presidente del Concejo de Medellín, Fabio Humberto Rivera y toda su tropa adhirieron a Pérez Gutiérrez en un acto en el Hotel Dann Carlton.

Pérez Gutiérrez con su estrategia de silenciarse para evitar peleas, ha logrado reunir a las mayorías de los diferentes movimientos que integran los partidos políticos en Antioquia y el apoyo de Santos que tiene preocupados a algunos los empresarios, especialmente al Grupo Empresarial Antioqueño, GEA, que apoya a Fico Restrepo que anda quedado en las encuestas.

El revés de Fajardo sobrepasa los 100.000 (cien mil) votos. El liberalismo de Envigado que orienta el Alcalde Héctor Londoño ratificó el apoyo al candidato liberal a la Gobernación, igual, que el grupo de la Universidad de Medellín, que anunció que el más indicado para liderar el futuro del Departamento es Pérez Gutiérrez…

Ahora bien, los Guerra, padre e hijo, porque el Espíritu Santo anda en Centro Democrático, tendrán que decidir qué camino tomarán con respecto a las candidaturas territoriales. El “pajarito” de Maduro contó que el Concejal Bernardo Alejandro y “El Socio” Guerra anunciarán también su posición.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.