martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

PALABRA DE EMPRESARIOS

fya

El candidato a la Alcaldía de Medellín por el “Movimiento Creemos”, Federico Andrés Gutiérrez Zuluaga tiene a más de un integrante de la Campaña de Alonso Salazar bronco aspirando por el apoyo que ratificaron de manera pública varios de los empresarios de la ciudad, incluidas algunas de las fichas claves del Grupo Empresarial Antioqueño, GEA.

El gerente de Distrihogar, Ricardo Sierra, quien es además, el encargado de las Relaciones Públicas y políticas del GEA, argumentó que Fico Gutiérrez reúne las cualidades suficientes para dirigir la ciudad.

El espaldarazo de los empresarios del otrora “Sindicato Antioqueño” es un mensaje bastante diciente para Fajardo puesto que podría pensarse que no apoyarán su candidato a la Alcaldía de Medellín, Alonso Salazar como lo hicieron hace ocho años cuando fue electo mandatario de la Capital de Antioquia.

También es evidente que Gutiérrez y Alonso no pueden verse por varios factores. Salazar no le perdona a Fico que le haya hecho tanta oposición cuando se desempeñó como Alcalde y Fico todavía no digiere que el mismo Alonso con sus “verdes” amigos de Bogotá se las haya ingeniado para atravesarse en su aspiración, después de haber logrado la alianza de los “Federicos” que contaba con el apoyo de Fajardo.

Lo cierto es que está demostrado que tanto para el uribismo como para el fajardismo pesan más las directrices e intereses de los empresarios que las propias alianzas entre candidatos y partidos políticos. Uribe demostró que el GEA tiene más peso que su propia palabra que quedó costando tres pesos al descabezar a Liliana Rendón de su candidatura.

Esa misma situación se podría presentar con Fajardo y sus candidatos si se tiene en cuenta que en el Grupo Empresarial Antioqueño, no confían ni poquito en Alonso Salazar, aspecto que posibilita a Fico Gutiérrez continuar en el juego electoral.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.