jueves, febrero 22, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

DE PAISA PA’ ROLO

cl2Escuchando los debates que se han realizado con los candidatos a la Alcaldía de Santa Fe de Bogotá, no deja de preocupar el tono agresivo y el soterrado y peligroso objetivo que se deja leer entre líneas de “todos contra Clara”.

Y es cierto, la candidata a vencer es Clara López Obregón, pues representa el continuismo de una verdadera ideología de oposición en el gobierno capitalino y eso tiene bastante incómodos a los “de siempre”, que ven en una serie de gobiernos de izquierda cómo la hegemonía histórica que mantienen sobre la totalidad del país se puede ir desgranando empezando por la ciudad más importante.

Será el voto de ustedes, los que habitan la única urbe de Colombia, quien defina si seguirle dando oportunidades a una ideología a la que en los pocos años de su gobierno (sólo tres periodos) parece el gran reto les quedó grande, o volver a los tradicionales “de siempre” que en toda una historia de gobierno, no hicieron más que ampliar la brecha existente entre el norte y el sur de la Capital.

Sin embargo, el llamado de atención que como paisa quiero hacerle al votante capitalino no es lo conveniente o no de votar por la izquierda o por la derecha (centro no existe, o mejor, izquierda no existe), sino hacer énfasis en las propuestas de seguridad de Pardo, Peñalosa y Santos. Sin más adjetivos, peligrosísimas.

Un poco de historia. En 1994 en la presidencia de Cesar Gaviria, se expidió el Decreto 356, por medio del cual se autoriza la creación y funcionamiento de “servicios comunitarios de vigilancia y seguridad privada”, más conocidas como CONVIVIR. Pero es en 1995 cuando durante la gobernación de Álvaro Uribe Vélez, toman un auge tal que se salieron de todo control y devinieron en lo que todos conocemos como paramilitarismo, organizaciones completamente sangrientas con intereses netamente económicos.

Medellín, capital del departamento regido por Uribe, ha sido doliente directa de estas formas de “control ciudadano ilegales”, de “cooperantes de la fuerza pública”. Solamente el año anterior, (y no se sabe más porque nuestros mandatarios inmediatos antes de estadistas han sido expertos relacionistas públicos, publicistas y maquilladores de la realidad), se presentó un fuerte enfrentamiento en el centro de la capital de la montaña entre varias “Convivir” que se disputan el narcotráfico, el contrabando que campea en las calles céntricas de la ciudad y el control del espacio público que en nuestra ciudad no lo es.

Granadas y enfrentamiento a fusil alertaron el grande poder que estas organizaciones, hoy condenadas, antes ensalzadas, ejercen en la ciudad y la impotencia de las autoridades para ponerlas en cintura.

Volviendo. Las propuestas de los candidatos a la alcaldía de Bogotá, en específico de Pardo, Santos y Peñalosa, estipulan generar espacios de participación de civiles en la recuperación de la seguridad, que según los medios de comunicación se perdió en el gobierno de Petro.

Ni Medellín es la octava maravilla del mundo, ni Bogotá el caos generador del universo, pero hay una diferencia entre las dos ciudades más importantes de Colombia, en la primera, no se cae una hoja de un árbol sin que los cabecillas del combo regente lo autoricen. Y esto se debe en gran medida a la “oficialización” que a través de las Convivir se hizo en Medellín de los grupos de paramilitares.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.