martes, abril 16, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

SIN BRÚJULA

b2Analistas de la comarca argumentan que la Campaña a la Alcaldía de Medellín por el Partido Liberal está atravesando por delicados problemas de planeación y estrategia.

A Eugenio Prieto Soto lo tiene loco tanto asesor, que esto es noticia, que lo otro no lo es. Se les perdió la brújula y no han podido recuperar el horizonte con el objetivo de generar la máxima percepción posible ante la ciudadanía. Si se resisten a cambiar de método no se justifica tanto esfuerzo.

Esa poca percepción es lo que tiene pensando al resto de los integrantes del liberalismo en Medellín que están dudando en continuar apoyando la campaña a la Alcaldía.

La campaña de Eugenio Prieto Soto no puede darse el lujo de cometer errores como difundir la adhesión de Piedad Córdoba en una tierra tan supremamente goda como Medellín en donde el castrochavismo genera repulsa. Piedad, con el respeto que me merece, en Medellín y Antioquia, bastante uribista, es sinónimo de izquierda radical.

Esa clase de cosas, por ejemplo, es lo que hoy tiene haciendo digestión al gavirismo. El viernes pasado en las horas de la tarde recibí una llamada de un integrante del equipo político de la Senadora Liberal Sofía Gaviria, con quien envié mensaje de interés para tomar café.

La Senadora tiene un malestar que comparte el resto de su familia porque no están a gusto con las defensas que Eugenio hace del actual gobierno local, y además, les preocupa el bajo desempeño que tiene su campaña con respecto a los otros candidatos.

El mensajero de la Senadora Sofía Gaviria anotó que de continuar esa situación en las primeras semanas del mes de septiembre muy posiblemente anunciarán su adhesión a la campaña a la Alcaldía de Gabriel Jaime Rico.

Pero hay más movimientos entre los liberales. El Concejal y Presidente de la Corporación, Fabio Humberto Rivera está pensando, está analizando la situación de la campaña de Eugenio para tomar una decisión…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.