sábado, abril 13, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

LA CONDENA DE RESTREPO

Semana y fajardoTuvo más fuerza un fogón de petróleo que el debate que adelantó el Canal Regional de Televisión, Teleantioquia, con los candidatos a la Gobernación José Luis Jaramillo, Andrés Guerra, Olmedo López y Federico Restrepo.

Al conato de debate, bastante aburrido, no asistió el candidato Luis Pérez Gutiérrez, quien adujo que por asuntos de agenda le era imposible participar y aceptar la invitación.

A ojo de buen cubero Pérez no quiso asistir por la sencilla razón que el resto de candidatos lo acribillarían en el canal de televisión que se convirtió desde hace cuatro años en la sala de prensa del mandatario seccional Sergio Fajardo. Pero es entendible, sala de prensa tuvo el exgobernador Luis Alfredo Ramos y tendrá quien gane las elecciones el domingo 25 de octubre…

Dos puntos deben resaltarse del encuentro entre los asistentes al debate, que semejó una buena conversación en una sala de casa de campo.

La pregunta que hizo el Candidato por el Polo Democrático Alternativo Olmedo López al fajardista Federico Restrepo fue bastante diciente. -Doctor Restrepo, ¿cómo explica que su campaña este rodeada de personas como el Senador Juan Diego Gómez cuestionado al igual que su familia por robar tierras?

¿Dónde vive Federico Restrepo? no supo responder. Dijo que no conoce, no sabe nada sobre los cuestionamientos y denuncias penales contra el Senador antioqueño.

Lo otro rescatable de la conversación son los argumentos y evidencias con las que Federico Restrepo ataca a su heredado contradictor Luis Pérez Gutiérrez.

Frente a la pregunta que le hiciera José Ignacio “Nacho” Mejía sobre si tenía pruebas para demostrar las acusaciones que hace contra Pérez por estar presuntamente relacionado con actores ilegales, Restrepo Posada dijo que se basa en una versión periodística de la Revista Semana.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.