jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“BUENOS FUNCIONARIOS”

Un grupo de empleados de la Alcaldía de Medellín le dieron a conocer al Concejal Bernardo Alejandro Guerra la presunta red delincuencial que viene haciendo de las suyas al interior de la Secretaría de Hacienda Municipal.

De acuerdo con la información en la Subsecretaría de Tesorería que se encarga de cobrar a los contribuyentes los impuestos Predial e Industria y Comercio se detectaron funcionarios inescrupulosos que hacen su “agosto” con el pago de impuestos de ciudadanos morosos.

El asunto es que en dicha Subsecretaría existen personas que se dedican a dejar fenecer los impuestos ante el Municipio a cambio del pago de un porcentaje de la totalidad del monto que se debe aportar.

Los “buenos funcionarios” llaman a los deudores con quienes tranzan el pago de una parte de la totalidad del impuesto para que en contraprestación desaparezcan como deudores morosos ante la Administración Municipal.

Las autoridades competentes tienen los nombres de las personas que presuntamente están involucradas en esa posible irregularidad que compromete, al parecer, a la exsubsecretaria de Hacienda Erika Navarrete, que en la actualidad labora en la Contraloría General de la República y a quien se le atribuye presuntamente la vinculación del personal para esa tarea de cobradores sin cumplir requisitos y perfil.

Funcionarios de la Alcaldía manifestaron su extrañeza sobre el aporte que puede hacer un ingeniero agrónomo en una oficina de cobranzas de impuestos. A Navarrete también se le señala de haber descuidado y “flexibilizado” los controles y supervisión en el cobro de impuestos.

Igualmente, las autoridades evalúan el desempeño de la señora Patricia Elena Cadavid, quien se desempeñó como Líder del Programa de Cobranza de la Subsecretaría de Tesorería al parecer por haber participado de la presunta irregularidad.

Hay que tener en cuenta que el jueves 21 de noviembre de 2013 un funcionario de la Secretaría de Hacienda de Medellín, denunció a una Subsecretaria de esa dependencia (Erika Navarrete) al parecer por haber recibido unos $40’000.000 (cuarenta millones de pesos) por parte del Gerente del Hotel, LE PARC, de El Poblado de propiedad del extranjero, Elie Claude Sabbah Dery.

De acuerdo con la denuncia, los $40’000.000 (cuarenta millones de pesos) pagados a la Subsecretaria fueron por concepto de asesoría, con el fin de disminuir el pago de impuestos del inmueble de Claude Sabbah en un 50% aproximadamente, más los intríngulis necesarios para evadir el pago de la totalidad de la obligación. Ver EVADIENDO IMPUESTOS

CONCEJALES EN GOBIERNO

Luis-Bernardo-VélezSe conoció que varios son los concejales de Medellín que trabajarán desde el próximo año en el gobierno del nuevo Alcalde Federico Gutiérrez. El saliente Concejal, Luis Bernardo Vélez, será nombrado como Secretario de Inclusión Social y Oscar Hoyos trabajará en el área ambiental. Dicen que podría ser nombrado como Gerente de Empresas Varias de Medellín.

Así mismo, los que también comerán de la torta del gobierno municipal serán el caballero José Nicolás Alfonso Duque Ossa y Carlos Mario “El Flaco” Mejía.

RENUNCIA RESTREPO

mir3La opinión pública conoció la renuncia de María Inés Restrepo de Arango a la Dirección de la Caja de Compensación de Antioquia, Comfama.

Entre los argumentos que aceleró la renuncia de Restrepo se habla sobre el pánico que le generó la elección como Gobernador de Antioquia de Luis Pérez Gutiérrez.

Conocimos que María Inés a través de Carlos Mario Londoño, quien se desempeñó como Secretario General de la Caja, y además, dirige el Grupo musical Suramérica, solicitó al nuevo Gobernador una cita protocolaria, con el fin de hablar de varios temas.

El mandatario seccional le envió el siguiente recado: “cuando estudie a fondo lo de Savia Salud nos reuniremos, antes no”…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.