jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

DISCORDIA POLÍTICA

gvr1 - copiaLa designación de Gustavo Villegas Restrepo como nuevo Secretario de Seguridad de Medellín por parte del Alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga desató varias críticas.

Gustavo Villegas se desempeñó como Secretario de Gobierno en la Administración de Fajardo y durante el gobierno de Alonso Salazar como Director del Programa de Reinserción de Paramilitares, especialmente del desarticulado Bloque “Cacique Nutibara” de las “desaparecidas” Autodefensas.

La desconfianza de Alonso Salazar con Villegas se desató por el tsunami que generaron las declaraciones de alias “El Tuso Sierra”, quien le dio dedo a los entonces Director de Fiscalías en Antioquia, Guillermo Valencia Cossio y gerente de la empresa Seguridad Total Felipe Sierra, ambos privados de su libertad en la actualidad por tener relaciones con paramilitares.

Villegas Restrepo se vio envuelto en un escándalo al parecer por estar comprometido en el presunto manejo irregular de contratos para la seguridad de los jefes paramilitares, recluidos en una finca en el municipio de la Ceja, oriente de Antioquia, servicios que en su momento prestó la empresa de Felipe Sierra.

El asunto de la discordia política es que Alonso Salazar siendo Alcalde, se metió a la oficina de Villegas a desguazar los computadores en compañía de la difunta Directora del INDER Alicia Vargas, mientras el “pobre Tavo” dirigía los juegos de la ODESUR.

El electo Alcalde Federico Gutiérrez, sostuvo ante la opinión pública que Villegas será Secretario de Seguridad por conocimiento, reconocimiento y pulcritud.

Además, un integrante del equipo de trabajo del designado Secretario de Gobierno, Santiago Gómez, admitió que el escándalo en el que se vio involucrado Gustavo Villegas fue, al parecer, un montaje de Alonso Salazar, en el que las autoridades no encontraron méritos suficientes para entablar una investigación de manera formal.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.