jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“NOMINADAS PELÍCULAS DE FICCIÓN”

la masLa Auditoría General de la República evalúa los gastos en publicidad que hicieron tanto el exgobernador Sergio Fajardo como el exalcalde Aníbal Gaviria. Ambos sobrepasaron el umbral del medio billón de pesos para posicionar su imagen como los mejores gobernantes del país en su momento.

Las contralorías de Medellín y Antioquia deberán analizar también ese reporte y revelarlo con detalles ante la opinión pública para que se entere del manejo de los recursos que aportan los contribuyentes.

El “Oscar” no lo ganó como mejor película extranjera “El Abrazo de la Serpiente” del Director Ciro Guerra, pero en Antioquia fueron nominadas por mejor maquillaje y película ficción: “Antioquia, la Más Educada” y “Un hogar para la Vida”…

De acuerdo con la Auditoría General de la República el exalcalde de Medellín Aníbal Gaviria se gastó entre los años 2014 y 2015 unos $90.563’000.000 (noventa mil quinientos sesenta y tres millones de pesos), más $65.129’000.000 (sesenta y cinco mil ciento veintinueve millones de pesos) ejecutados en publicidad por las Empresas Públicas de Medellín para un total de $155.600’000.000 (ciento cincuenta y cinco mil seiscientos millones de pesos) aproximadamente.

Fajardo por su parte, le ganó a todos los gobernadores del país. Se gastó durante los cuatro años, según la Auditoría General de la República, cerca de $90.000’000.000 (noventa mil millones de pesos) absolutamente preciosos.

El informe del Auditor General de la Nación, Carlos Felipe Córdoba revela, además, que en total entre todos los entes regionales como las alcaldías, gobernaciones y empresas públicas, se gastaron más de $600.000’000.000 (seiscientos mil millones de pesos) en publicidad y eventos contratados de forma directa.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.