jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

POLÍTICOS Y PERIODISTAS

periodismo-cideEl viernes de la semana anterior tuve la oportunidad de compartir toda una tarde y gran parte de la noche con varios amigos colegas periodistas de la radio y la prensa escrita.

De la manera más desprevenida nos fuimos a realizar un recorrido por el norte del Valle de Aburrá, actividad que resultó absolutamente agradable puesto que la conversación y el “buen chisme” fueron el mejor plato.

De regreso a Medellín, en las horas de la noche, los mismos con las mismas, nos fuimos a tomar un traguito a uno de los negocios que hay en la Carrera 70. Nos sentamos y el ron añejo y la cerveza seca no faltó en la mesa junto con la picada, arepa, chorizo y hogao.

El ron va y la cerveza viene. Llegó un momento en el que la papayera vallenata nos cantaba La Reina y Mi Primera Cana. En ese instante el Concejal de Medellín, integrante del Partido de la U santista, Manuel Alejandro Moreno pasaba por el lugar.

-Hola Concejal, ¿cómo vamos? Expresamos. El joven político, animoso y jovial se sentó con nosotros a compartir del agradable momento. Copa va, copa viene. Continuaba la conversación hasta que se tocó el tema sobre las razones y circunstancias por las que el Senador Germán Hoyos, jefe político de Manuel Alejandro, no habla con la prensa.

Hay que resaltar que entre periodistas y políticos no hay amigos ni enemigos, sólo políticos y periodistas. El interrogante desató varias afirmaciones sobre la responsabilidad de informar de un servidor frente a lo que hace por ser parte del escenario político.

Sobre esa calentura, que no pasará de ahí, sería importante recomendar una reflexión sobre la necesidad de contarle a la opinión pública sobre las actividades desde el hacer público y político que realiza este matiz tan importante que hace parte del Partido de la U en Antioquia.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.