miércoles, mayo 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“BUEN VECINO”

mal-vecino

En una urbanización del barrio Guayabal un propietario compró varias cajas de cerveza y desde la sala de su casa reventó a puro volumen el equipo de sonido con vallenatos, champeta, salsa pesada y reguetón.

El vecino empezó la rumba a eso de las 4:00 de la tarde y a las 11:00 de la noche apenas estaba calentando. El hecho fue que dos encapuchados ingresaron a su vivienda y le descargaron los proveedores de sus nueve milímetros en el amplificador de música, además, que le dieron un par de horas para que desocupara la residencia. ¡Pedagogía!, diría Virgilio…

En barrio que se respete, existe el “buen vecino” que celebra con toda y con todas, por ejemplo, el triunfo de su equipo de fútbol. En uno de los tantos partidos del “picaito de barrio” en lo que se convirtió el campeonato local, el Atlético Nacional se enfrentaba contra el Junior de Barranquilla en el Estadio Atanasio Girardot. Aunque no soy fanático de la “pecosa” debo confesar que hice fuerza por el “Tiburón”…

Mi vecino, un furibundo hincha verde tenía su equipo a todo furor: “Ahí salen los duros llegaron los fuertes se visten de verde qué equipo será (…)”. Tengo que admitir que sus gritos me tenían incómodo puesto que el fundamentalista pretendía dárselas de director técnico para todo el vecindario. El partido terminó empatado e irremediablemente se definiría a través de penaltis. ¡Gol del Junior!, y salí a la ventana del cuarto y grite: ¡Junior tu papá!

Nacional ganó el partido y tocó aguantarme toda la noche la siguiente frase: “¡Aquí está tu papá Hp!”…

Narro el par de historias bastante domésticas porque esa actitud de “buenos vecinos” se acabará más temprano que tarde. El Secretario de Seguridad de Medellín, Gustavo Villegas Restrepo anunció que la Alcaldía empezará a cobrar multas sociales a las personas que pierdan la dimensión sobre lo que significa vivir en comunidad.

Los vecinos bullosos, maleducados y en exceso rumberos serán multados por la Administración Municipal con sanciones que podrían sobrepasar los $340.000 (trecientos cuarenta mil pesos). Fácil, vecino bulloso, llamada al número de emergencia 123, visita policial, multa con notificación a las centrales de riesgo si no paga. ¡Qué no pago!, tranquilo, ahí le tienen la deuda hasta que le dé por viajar a San Andrés o Cancún. Para viajar tiene que pagar…

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.