jueves, mayo 30, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

CUENTA DE COBRO

Jardín2

Para la pequeña gran audiencia de esta web el nombre de “MARGARITA PELÁEZ ABAB” quizá no tenga mayor repercusión. Para mí tampoco.

Lo que he escuchado es que la señorita “MARGARITA PELÁEZ” fue una sobresaliente maestra de escuela quien le enseñó las letras del abecedario a muchos de sus alumnos a mediados del siglo XX en “un pedazo de Italia escondido, en el agrio riñón de los Andes”, como dice el himno de esta localidad del suroeste de Antioquia.

“MARGARITA PELÁEZ ABAB”, fue además el nombre que se le puso al Parque Educativo que la anterior Administración Departamental del exgobernador Sergio Fajardo entregó, mal o bien, eso no importa, al municipio de Jardín.

Con la tranquilidad y paciencia que me caracterizan, el anterior fin de semana fui a tomarme un par de cafés en el negocio de “mala fruta”. En ese punto, estratégicamente ubicado por la sencilla razón de que se puede visualizar gran parte del parque principal del pueblo, se acercaron varios amigos para entablar conversación.

Los inconformes trabajadores narraron que los consorcios y contratistas encargados de la construcción del “gran cajón de cemento”, herencia de la “Más Educada” no cancelaron la totalidad de las cuentas pendientes con obreros, trabajadores, celadores, volqueteros y demás.

De acuerdo con los afectados, los contratistas de esa “magna obra” todavía adeudan alrededor de $50’000.000 (cincuenta millones de pesos) que para un constructor de alta gama como los FAJARDO MORENO, acostumbrados a robar en dólares será una chichigua, pero para pequeños trabajadores es una gran fortuna.

Pero hay más. Los contratistas encargados de adelantar las obras de reparación y mantenimiento del piso y el techo del Liceo Departamental Integrado San Antonio, tampoco han pagado los cerca de $25’000.000 (veinticinco millones de pesos) a trabajadores, obreros, celadores y demás que laboraron en el proyecto.

El Alcalde de Jardín, William Rendón sostuvo que entregará los paz y salvos a los constructores de las obras cuando cancelen el último peso. Ver documento

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.