miércoles, mayo 29, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

“LAS MEDALLAS DE MOSQUERA”

medallas1

Desde que los fajardistas aparecieron en el escenario público, hace doce años, se llevaron a más de uno entre los cachos con su trillado refrán: “no se pierde un peso”.

Aunque la Administración de Luis Pérez Gutiérrez ha sido benévola en el sentido de pretender no otorgarle la relevancia necesaria a los desaciertos del anterior gobierno departamental de Sergio Fajardo, los que se tragaron el cuento de que “los dineros públicos son sagrados” andan asombrados por lo que se ha encontrado en el interior del Instituto de Deportes de Antioquia, Indeportes, que lideró Mauricio Mosquera.

En octubre de 2015, mes en el que finalizaron los Juegos Departamentales, la gerencia de Indeportes ordenó la compra de 26.925 (veintiséis mil novecientas veinticinco) medallas, por un valor de $85’758.420 (ochenta y cinco millones quinientos setenta y ocho mil cuatrocientos veinte pesos).

Las medallas fueron compradas para el último evento institucional de Indeportes de ese gobierno, pero se quedaron sin entregar 13.216 (trece mil doscientas dieciséis), marcadas con el logo de “Antioquia la más educada”, equivalentes a $42’005.734 (cuarenta dos millones cinco mil setecientos treinta y cuatro pesos).

Esas preseas que representan el valor de la educación para Fajardo y sus amigos, se convirtieron en metal inservible, pues sólo servirían para que a través de su fundición se realizara un busto a los promotores de semejante detrimento patrimonial.

La Contraloría de Antioquia, deberá tener en cuenta que casi el 50% de las medallitas, unas 13.709 (trece mil setecientas nueve) se quedaron sin entregar, debido a que la final departamental, asisten en promedio 2.500 (dos mil quinientos) deportistas y no todos obtienen presea.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Ruben Benjumea
Soy periodista por vicio y bloguero por pasión y necesidad. Estamos fortaleciendo otra forma de hacer periodismo independiente, sin mucha censura, con miedo a las balas perdidas, pero sin cobardía.