martes, mayo 28, 2024

Lo último

Noticias relacionadas

GEN MILAGROSO

Asbesto-04

El hundimiento del proyecto de ley que buscaba la prohibición del uso del asbesto en el país es el ejemplo de la irresponsabilidad con que se asumen las políticas de salud pública y laboral en Colombia y de la “independencia” del Congreso con relación a las grandes industrias del país.

El proyecto, presentado por la congresista Nadia Blel, tenía como objeto la prohibición en Colombia del uso del amianto por su gran poder cancerígeno según informe de la OMS, sin embargo los congresistas integrantes de la comisión séptima del Senado prefirieron, según ellos, no arriesgar cerca de 60.000 (sesenta mil) puestos de trabajo que genera esta industria.

Blel afirmó que fue tan fuerte el lobby hecho por las industrias del ramo en los días previos a la reunión que trajo como consecuencia el hundimiento del proyecto de ley 97 de 2015.

El asbesto o amianto es un mineral utilizado para la elaboración de tejas, fibroparedes, aislantes de calor, tanques de almacenamiento de agua, tuberías entre otros elementos utilizados en las construcciones y pastillas para frenos de vehículos, lo que implica que no sólo están expuestos a desarrollar la enfermedad quienes trabajan con este mineral, sino muchos de los habitantantes del país que de una u otra manera estamos en contacto con él.

Según la OMS, estudios realizados durante más de 20 años, arrojaron como resultado que la exposición al material está directamente ligada al desarrollo de diversos tipos de cánceres como el pulmonar, o el mesiotelioma (inflamación de carácter maligna del mesotelio, membrana que recubre diversos órganos).

Para más de 50 países, el informe de la OMS, fue suficiente para empezar el desmonte gradual de la industria, que implica la extracción, transporte y manipulación del material, así como el reemplazo en donde fuese necesario. Pero para el gobierno y el Congreso de Colombia no lo fue.

En el debate, y contrariamente a lo que se esperaba, el Ministro de Salud del País, Alejandro Gaviria Uribe, desestimó el estudio, y además subvaloró uno presentado por la Universidad de los Andes y los reportes de las ARL, argumentando que en Colombia no existen registros sistemáticos que permitan determinar que la manipulación del amianto traiga consigo el desarrollo de alguna enfermedad.

Según Gaviria, “no todos los elemento considerados cancerígenos deberían ser prohibidos”. Insistió también el Ministro, que en zonas como el municipio de Campamento Antioquia, donde está la única mina de amianto del país, no existe un sólo caso de cáncer asociado a la manipulación del mineral. ¿Será que Gaviria esconde la verdad sobre el gen milagroso que los habitantes de allí tienen y que los hace inmunes a este tipo de enfermedades?

Pero los integrantes de la comisión 7a del Senado no se quedan atrás, después de las dilaciones de la votación propias de debates de alto impacto, algunos miembros de la Comisión, como la senadora Sofía Gaviria (casualidad la coincidencia de apellido) decidieron cambiar su voto de apoyo al proyecto.

Y como era de esperarse, fiel a su línea de defender a los industriales por encima de los trabajadores, -así sus fervientes lo nieguen- el que redujo la jornada nocturna en pro, según él, de la generación de empleo, el que tanto ha criticado la política laboral Santista, el Senador Álvaro Uribe Vélez, también votó negativo el proyecto.

Artículo anterior
Artículo siguiente
Adolfo Ospina
Licenciado en Educación Español y Literatura de U de A, apareció hace unos 4 años a este proyecto. Especialista en pedagogía de la lengua escrita de la Universidad Santo Tomás, Ambientalista y defensor de los derechos de los animales, peor que Vallejo.